Mueren de sed 60 mil duranguenses

Mueren de sed 60 mil duranguenses

Por: RUBÉN CÁRDENAS

AULLIDOS

Alrededor de 60 mil duranguenses, pertenecientes a 230 comunidades rurales de distintos municipios del estado, inician el presente 2012 con problemas serios en el abasto de agua para beber, un amplio sector que está siendo víctima de la severa sequía que asuela al estado, pero también de la falta de obras de infraestructura hidráulica que habrían cubierto esta demanda vital.

La severidad de esta sequía -más de doscientos días sin lluvia- mantiene en situación critica a muchas otras familias duranguenses, sin duda, pero la prioridad es llevarles agua para consumo diario a estos 60 mil duranguenses que están padeciendo ya no solo hambre sino también sed.

Hasta ahora, a bordo de pipas, en un esfuerzo conjunto de diversas dependencias federales como Conagua, Sagarpa, Sedesol, entre otras, se está tratando de llevar el vital líquido a estos habitantes de varias comunidades enclavadas en los municipios del semidesierto, como del norte y sur del estado, principalmente; o sea, el problema se ha ido extendiendo por todo nuestro territorio, inclusive hacia muchas colonias de la periferia aquí en la capital.

Se ha calificado a la actual como la peor sequía de los últimos 70 años en México, con efectos más devastadores en el norte. De hecho, son 14 estados los que mayormente sufren por este efecto climático y Durango, junto con Chihuahua, Sinaloa y Zacatecas, se cuentan entre los más afectados.

Es motivo de reiterados titulares en los medios informativos el grave impacto en el sector agropecuario de toda esta región. Tan solo en Sinaloa, el gran granero del país, está perdido ya el 50 por ciento de la superficie sembrada de maíz y similares pérdidas registran otros cultivos; son millares las reses muertas por la falta de alimento, entre otros daños a gran escala, cuya dimensión no se ha terminado de cuantificar, pero el que la gente no tenga agua ni siquiera para beber debe ser prioridad inmediata para cualquier gobierno.

De acuerdo al gerente local de la Comisión Nacional del Agua, Jorge Nevárez Montelongo, únicamente durante el pasado mes de diciembre, algunas dependencias federales como la propia Conagua, Sagarpa, Sedesol y SCT, invirtieron unos 21 millones de pesos en acciones para paliar la sequía en esta entidad.

Se hacen esfuerzos por liberar casi cuatro millones de pesos más en el curso de esta semana para seguir suministrando agua potable, a través de pipas, a esas mismas 230 comunidades, y así mitigar la sed de sus 60 mil habitantes, pero hace falta la unificación de esfuerzos entre los distintos niveles de gobierno para resolver, de manera permanente, el problema.

Independientemente de la situación atípica que nos aqueja, este año 2012 es electoral, por lo que los gobiernos tienen en este renglón su mirada y enfoque. Resulta claro, entonces, que el apoyo decidido hacia estas familias rurales en tan apremiante necesidad, redundará también en ganancia política durante la elección de julio próximo.

Además, el estira y afloja en cuanto a la liberación de los recursos federales para enfrentar la sequía, justamente por la cuestión electoral, puede durar más tiempo, no se sabe cuánto, en perjuicio de la gente, a la que nada le importan las cuestiones partidistas cuando tiene que racionar cada vaso de agua.

La situación ha llegado a ser tan dramática, que no solo el ganado, sino también los animales domésticos, están muriendo de sed. Todos hemos visto imágenes de reses casi disecadas que yacen en el campo amarillento, y eso implicará problemas en el abasto de carne, pero cuando hasta las mascotas de la casa, las más cercanas a sus dueños, esas que comen y beben de lo mismo que hay en las cocinas, comienzan a perecer por falta de agua, significa que la sequía se ha colado hasta el interior de las casas y que ahora el agua será tan peleada como los alimentos. Ése es el panorama que ha comenzado a observarse en muchas comunidades de Durango, a quienes no se debe abandonar a tan triste suerte.

MAÑANA ESTARÁ EN Durango el presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien atestiguará la conclusión de los trabajos de construcción del puente El Baluarte, lo cual representa un avance sustancioso del proyecto de la supercarretera Durango-Mazatlán… AL FINAL CERRÓ el año 2011 con 60 agentes policiacos ultimados en Durango; de ese total, 57 fueron ejecutados y dos murieron en acciones contra la delincuencia y uno más en accidente automovilístico… CELEBRARON AYER SU día los agentes policiacos preventivos. Diez de ellos recibieron reconocimientos por años de labor y buen servicio hacia la ciudadanía.

TWITTER: @rubencardenas10

http://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/347069.mueren-de-sed-60-mil-duranguenses.html

 

Leave a reply