No sobra el agua en el Valle del Yaqui

No sobra el agua en el Valle del Yaqui

Gaspar Navarro Ruiz / g_navarro_ruiz@hotmail.com

El delegado de la Comisión Nacional del Agua, Florencio Díaz Armenta, les está dando la razón a los productores del Valle del Yaqui que se oponen a la construcción del acueducto de El Novillo, al recomendar utilizar el agua de los pozos y no de las presas para la resiembra emergente en el sur de Sonora

El “Chito” Díaz reconoció que en caso de utilizar en este momento el agua de las presas para los cultivos emergentes en el Valle del Yaqui y Mayo, se pondría en riesgo la superficie de los siguientes cultivos.

“Hay agua en el subsuelo, habría en su momento que bombearla si es que así lo necesitan; la idea es que no se utilice agua de la presa, esta se maneja de acuerdo a ciclos”.

Aseguró que si se utiliza el recurso de la presa, “sería riesgoso, lo mejor es utilizar del subsuelo que no se usa y está disponible; hay suficiente agua, ya que cada vez que hay un riego, hay una recarga normal tanto en el Yaqui como en el Fuerte Mayo”.

Así las cosas, la CONAGUA echa por tierra la versión oficial de que en El Novillo existe abundante agua para llenarle la panza a Hermosillo, sin afectar las siembras del Valle del Yaqui.

Una sorpresiva helada de dos días que azotó los cultivos en Sonora, comprobó que el agua es poca, y que nada está seguro ante el cambio climático.

DONDE LAS cosas se pusieron calientes, fue en el Congreso del Estado donde la Comisión del Transporte mandó por un tubo las pretensiones de aumento a la tarifa de los concesionarios que abarrotaron con camiones la calle principal del Poder Legislativo.

La Comisión del Transporte que preside la diputada panista Eloísa Flores, recomendó que el gobierno estatal envíe un estudio para analizar si es viable un incremento a la tarifa, lo cual solo es darle largas a la solicitud de aumento de los camioneros.

Durante la reunión, el coordinador de la bancada tricolor Roberto Ruibal Astiazarán, consideró que el problema de los camioneros va más allá del aumento a 8.50 pesos a la tarifa o entrega del resto del subsidio, sino que a como están las cosas por los embargos de unidades, lo que se necesita es un rescate de la empresa por parte del gobierno estatal.

Lo justo, sería que el gobierno estatal cancelara las concesiones a los camioneros por mala administración, y se las entregara a quien pueda ofrecer un mejor servicio y haga a la empresa autofinanciable. El gobierno estatal no está para entregar los recursos de los ciudadanos a irresponsables ni a chantajistas.

POR OTRA PARTE, la pretensión de los concesionarios de aumentar la tarifa a 8.50 pesos no tiene futuro. El titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano, José Inés Palafox, declaró que es inviable la propuesta de SICTUHSA de 8.50 y que como máximo podría aumentarse la tarifa en un peso más a los actuales cinco pesos.

“Los 8.50 es algo que ellos (concesionarios) están planteando, no es algo que haya salido del estudio, ellos podrán pedir hasta lo que quieran, pero para que se los den está difícil, los estudios nos dicen que no llega a los 8.50, está a lo mucho en seis pesos”, precisó.

Y lo que es peor para los camioneros, la SIDUR amenaza con meterle mano a las finanzas de la empresa concentradora del transporte porque considera que hay una mala administración que ha originado hasta el embargo de las unidades de transporte.

Los camioneros jugaron rudo al denunciar aumentos excesivos en los salarios o dietas de los legisladores mientras que las tarifas se mantuvieron congeladas durante un sexenio, razón por la cual los ofendidos diputados se oponen a autorizar el incremento a las tarifas, y hasta denunciaron que para presentar mayores gastos de operación para justificar el aumento utilizaron facturas “infladas” de servicios.

Para José Inés Palafox según los estudios financieros practicados a los camioneros, la actual tarifa les alcanza para la operación, y que si hay deficiencias, es por una mala administración.

La desesperación de los camioneros se hizo patente también en Navojoa, donde se realizó un plantó de camiones frente a las oficinas de atención legislativa del diputado y presidente en turno del Congreso del Estado Alberto Natanael Guerrero López, para que agilice la autorización del aumento a la tarifa o la entrega del subsidio.

El “Pitillo” Guerrero López arremetió contra el gobernador Guillermo Padrés a quien acusó de dejar crecer el problema.

Recordó que los diputados de la alianza presentaron una iniciativa de reforma a la Ley de Transporte que devuelve las facultades al gobernador para que autorizara el aumento o no a las tarifas, pero fue vetada por el mandatario estatal y devuelta a la Comisión de Transporte del Congreso, donde duerme el sueño de los justos por el rechazo de los diputados panistas a bajarla al pleno.

Sobre la solicitud de alza, Guerrero López advirtió que no están dadas las condiciones económicas de la población para soportar un aumento.

No solo los diputados están en contra del incremento, sino también los usuarios. Ayer la luchadora social Rosa María Oleary encabezó a un grupo de ciudadanos para presentar ante el Congreso miles de firmas de rechazo a un posible aumento a los camiones.

Por si algo faltara a los camioneros, la dirigencia estatal del PAN se manifestó en contra de un posible incremento de la tarifa a 8 pesos con 50 centavos.

“No estamos de acuerdo en un incremento y menos de 8 pesos con 50 centavos, la situación no está para cargarle la mano al usuario”, señaló el dirigente panista Juan Bautista Valencia Durazo.

Pero Don Juan se fue de largo en los palazos, al pegarles de rebote a los diputados, a quienes consideró irresponsables porque no han mostrado seriedad en el análisis de la solicitud de incremento a la tarifa. Eso ya calienta.

http://www.termometroenlinea.com/blogs1.php?artid=23761&relacion=termometroenlinea&columna201=MACHINCUEPAS&cids=201

Leave a reply