Nuevo riesgo al agua y el sistema alimentario: el fracking

 


 

25-marzo-2014

Por Claudia Campero

Colabora con Blue Planet Project y Food & Water Watch

Forma parte de la Alianza por la Salud Alimentaria y la Alianza Mexicana contra el Fracking

Twitter @claucampero

Pocas personas están al tanto de un nuevo riesgo al agua, al sistema alimentario y a la salud que la Reforma Energética puede provocar. Me refiero a la extracción de hidrocarburos por fractura hidráulica o fracking. ¿Recuerdan a diputados y senadores a favor de la reforma hablando de la riqueza desaprovechada de gas que tiene México? Se referían al gas de lutitas.

Para obtener gas y aceite de lutitas se utiliza una técnica conocida como fractura hidráulica o fracking que consiste en introducir millones de litros de agua mezclada con arena y químicos (muchos de ellos tóxicos) para romper la roca y liberar los hidrocarburos. Los estados donde se tienen identificados estos recursos son principalmente Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua y Veracruz. En al menos los primeros tres ya existen pozos exploratorios donde se ha usado fracking.

Si se ha hablado poco de fracking, todavía se ha hablado menos de los impactos que causará en otras actividades económicas. En particular, me referiré a la agricultura y la ganadería.

El fracking compite por el uso del agua. Cada pozo que se fractura requiere entre 9 y 29 millones de litros de agua y para desarrollar este tipo de extracción se necesitan cientos de pozos en una región pues pocos pozos no resultan atractivos para las empresas. Esto es un problema particularmente en zonas donde de por sí hay estrés hídrico como el norte del país. Las y los agricultores y ganaderos posiblemente se enfrentarán con nuevos competidores por este elemento indispensable para su producción.

El fracking contamina el agua superficial y subterránea. Todavía más grave que el consumo del agua que se hace por el uso de esta tecnología es la contaminación que provoca. El líquido de fracturación consiste en una mezcla de agua, arena y químicos. Se han identificado hasta 750 químicos en este líquido. Los expertos señalan que más del 25% de estas sustancias pueden causar cáncer y mutaciones, el 37% afectar al sistema endocrino, el 50% dañar el sistema nervioso y el 40% provocar alergias.

Ya existen casos documentados en EEUU, donde esta práctica se viene dando desde hace una década, que muestran las consecuencias en el ganado vacuno. Las vacas que han sufrido la exposición a fluídos utilizados en fracking tienen mayores dificultades reproductivas, nacimientos sin vida y deformidades en los becerros. En Lousiana, 16 vacas murieron después de beber agua contaminada con los químicos utilizados en el proceso de fractura.

Finalmente, existen ya más de mil casos documentados de contaminación del agua por fracking, si agua con este nivel de contaminación se utiliza en el riego de alimentos, ¿cómo saber las consecuencias en la salud humana? ¿usted consumiría alimentos que provengan de zonas contaminadas?

Por esta razones, la agricultura y ganadería local, el derecho a la alimentación, al agua y a la salud se pueden ver fuertemente afectada por el fracking. En vez de seguir profundizando nuestra dependencia en los combustibles fósiles cada vez más caros y con mayor impacto ambiental, ¿por qué no le apostamos a una verdadera transición hacia las energías renovables con pleno respeto a las comunidades donde se genere?

http://blogs.eluniversal.com.mx/weblogs_detalle20028.html

 

 

Leave a reply