Opinión: Los focos rojos que Peña enfrenta por falta de agua

Mariana Becerra Pérez

Opinión: Los focos rojos que Peña enfrenta por falta de agua

Por Mariana Becerra Pérez  @ceeymx
   0 Comentarios

Mariana Becerra Pérez es investigadora del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY). Tiene estudios de Licenciatura en Ciencia Política y Maestría en Políticas Públicas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Puedes contactar al Centro de Estudios Espinosa Yglesias en Facebook, Twitter o en su sitio en internet www.ceey.org.mx.

***

De acuerdo con las Naciones Unidas, 828 millones de personas viven en condiciones marginales sin acceso a agua potable ni a saneamiento. Esta cifra aumenta cada año en 6 millones de personas, y alcanzará los 889 millones para el año 2020.

Asimismo, la mitad de la población mundial habita en ciudades, en las cuales el 26% de los hogares no cuenta con acceso al agua. Las regiones más afectadas por esta escasez son el Medio Oriente y África del Norte.

Para el caso de México, de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la cobertura de agua potable es de 95.4% en el sector urbano y de 87% en el sector rural. En cuanto al tratamiento de aguas residuales, la cobertura es de 85%.

Nuestro país, además, presenta condiciones específicas que agravan la escasez del agua, ya que la población se concentra principalmente en la zona centro norte del país, en donde hay menor precipitación y por lo tanto menor disponibilidad del recurso. En cambio, en el sur la población es menor y la precipitación mayor.

La condición de los acuíferos tiene un impacto importante en la disponibilidad del recurso. De acuerdo con la Conagua, en México se tienen identificados 653 acuíferos, de los cuales 101 se encuentran sobreexplotados, es decir la extracción de agua es mayor a su recarga natural.

Asimismo, el que las tarifas de agua no reflejen el costo real del recurso origina que no haya incentivos económicos para el buen uso de éste.

El problema de la escasez del agua en nuestro país se ha ido agravando en las últimas décadas, al grado de que ha habido conflictos violentos debido a la falta de este recurso en diversos estados, principalmente en aquellos donde la disponibilidad de agua es muy baja.

El volumen de agua demandado siempre es mayor al suministrado, lo que tiende a generar conflicto. La situación de escasez se debe a variables tanto biofísicas como sociales; a medida de que la condición del acuífero empeora, la probabilidad de que haya conflicto social aumenta, y lo mismo sucede si se busca alterar el sistema de tarifas de agua.

Los factores que han llevado a situaciones de conflicto en nuestro país son las siguientes: el tratar de aumentar las tarifas de agua; la disminución en la dotación del recurso; la falta de respeto a los acuerdos, así como a la falta definición de los derechos de propiedad.

En el sector agrícola, esto es muy evidente. El bajo costo de las cuotas del servicio de riego, así como los subsidios a la electricidad utilizada para el bombeo (tarifa 09), facilitan el desperdicio e impiden lograr un mejor aprovechamiento del agua.

Además, el cambio climático ha afectado la disponibilidad del recurso en los últimos años, ocasionando graves situaciones de sequías que han generado pérdidas económicas, en el sector agrícola principalmente.  

Con relación a lo anterior, el gobierno de Peña Nieto debe prestar particular atención en los focos rojos en donde el conflicto social es latente debido a las condiciones de escasez de agua, como lo es el norte del país y la zona del Valle de México.

En los últimos días, por mencionar algunos ejemplos, se ha presentado escasez de reservas de agua en 11 presas de Sinaloa, lo que ha afectado a sus cultivos; en Durango, se ha tenido que arrancar un operativo para atender a 120 localidades, debido a la falta de disponibilidad del agua, y en la Ciudad de México, debido a reparaciones del sistema Cutzamala, las delegaciones Iztapalapa, Tláhuac, Milpa Alta y Tlalpan han sufrido de alta escasez de agua.

El pasado 22 de marzo, el presidente Peña Nieto presentó las cuatro líneas de acción para la Política Nacional de Agua en nuestro país.

En lo que se refiere a la escasez, se señala que habrá servicios de agua adecuados y accesibles, para lo cual se construirán cinco grandes acueductos para abastecer a las ciudades, se instalarán plantas desalinizadoras y se identificarán nuevas fuentes de abastecimiento de agua. Además, se prohibirá la extracción de agua subterránea que permitirá mayor control y se reducirá la sobreexplotación de los acuíferos.

En el Pacto por México, el tema del agua se ve reflejado en el compromiso 50 y 51, los cuales tratan sobre el almacenamiento pluvial y sobre el incremento de coberturas de agua, drenaje y tratamiento así como el tema de las sequías. Para esto, se revisarán 115 presas con alto riesgo, y 5,000 kilómetros de bordos.

El cumplimiento de estas líneas de acción será muy importante para evitar que se presenten conflictos sociales debido a la escasez del recurso.

Sin embargo, se requiere de grandes recursos para poder garantizar, por ejemplo, que se cumpla con la prohibición de extracción de agua subterránea, algo que se venía regulando en el sexenio anterior a través de la identificación de usuarios clandestinos e irregulares, y por medio del censo de aprovechamiento de aguas. 

Adicional a lo anterior, para el 2015 al gobierno de Peña Nieto le va a tocar rendir cuentas sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) -fijados por la Organización de las Naciones Unidas en el año 2000-, cuyo fin es reducir la pobreza extrema en el mundo.

Con el cumplimiento de estas líneas de acción se podrá lograr el objetivo número 7, que es el de garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y, en específico, reducir a la mitad la población sin acceso a fuentes de abastecimiento de agua potable y a servicios de saneamiento.

Como parte de su misión, el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) busca generar ideas, a través de la investigación, para enriquecer el debate informado y el proceso de toma de decisiones sobre temas trascendentales en la vida del país. En los próximos meses, el CEEY estará evaluando el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018, y se evaluarán todos los ejes que contendrá, incluido el tema de Desarrollo Sustentable.

A partir de esta evaluación, se podrán generar propuestas, con base en la opinión de los expertos, que podrán fortalecer las líneas de acción que el gobierno planteará durante los próximos seis años en materia de política de agua.  

***

Las opiniones de los colaboradores y los usuarios de ADNPolítico.com no representan el punto de vista de este sitio ni el de Grupo Expansión.

http://www.adnpolitico.com/opinion/2013/04/26/opinion-como-atacara-pena-focos-rojos-por-falta-de-agua

Leave a reply