Para el 2025, unas 1,800 millones de personas tendrán “drástica falta de agua”

 

CRÓNICAS DE LA CIUDAD DE MÉXICO

Para el 2025, unas 1,800 millones de personas tendrán  "drástica falta de agua"

Por Albino Moctezuma Viveros

MÉXICO, a 08 de julio del 2011  

  • Según la FAO, de Naciones Unidas
  • El cambio climático agrava el problema: Jacques Diouf
  • Habrá guerras por la injusta distribución: UAM
  • Riesgo de que se privatice la producción y la distribución

 

Especialistas en la materia prevén un panorama terrible para la humanidad por la escasez de agua e, incluso, hablan de una tendencia de acaparamiento del líquido por parte de grandes empresas trasnacionales –como fue el caso de las “7 hermanas” de la industria petrolera que de 1950 a 1970 controlaron la producción, distribución y precio del crudo (*)– y de que ello podría provocar conflictos sociales y guerras.

En este escenario, el Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, predice que para 2025, 1,800 millones de personas vivirán en países o regiones con una drástica falta de agua, y dos tercios de la población mundial podrían encontrarse en condiciones de escasez.

El discurso de la FAO es una estrategia mediática, pues es falso que el agua se acabe, dado que es una fuente inagotable; lo que sí pasará es que la acaparen las empresas trasnacionales, responde aquí en México el profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Jorge Legorreta Martínez. Y fundamenta: “desde hace 30 años se inició un paradigma global alrededor del planeta, donde el agua pasó a ser un recurso muy apetecible para los grandes consorcios mundiales”

Otras opiniones señalan que “la escasez de agua dulce es la gran amenaza a la que se enfrenta la humanidad, sobre todo en los países en vías de desarrollo”. El sitio Web de La Cerca revela que más de cinco millones de personas mueren cada año de enfermedades relacionadas con el agua, como son el cólera y la disentería.

De la Página de la vida extraemos la siguiente advertencia: “existe el riesgo de privatizar la producción de agua potable, su distribución y fijación del precio”. Agrega que a medida que la demanda aumenta, “proliferan también los rumores sobre las guerras” que puede provocar la falta de recursos hídricos.

Producir alimentos con menos agua

Considera el director general de la FAO que el problema de escasez de agua está siendo agravado por el cambio climático, sobre todo en las regiones más áridas del mundo, en las que viven en la actualidad más de 2,000 millones de personas, la mitad del total de la población pobre.

Para hacer frente a la escasez, incluso cuando aumenta la demanda de alimentos, “tenemos que apoyar iniciativas para producir más comida con proporcionalmente menos agua”. En declaraciones publicadas en la página de la FAO, en Internet, Jacques Diouf exhorta a la humanidad a proteger los afluentes, conservar la salud de los bosques y mejorar la forma en que riega los cultivos y cría el ganado.

Como comunidad global “tenemos la capacidad de mejorar mucho la gestión de nuestros recursos hídricos y proporcionar a más gente acceso al agua”, pero –apunta, entre otras razones, el funcionario–, “no podemos lograrlo sin dar mayor prioridad política para garantizar” que todos tienen acceso al recurso hídrico y “sin invertir en programas que mejoren los sistemas de conservación y distribución”, protejan los ecosistemas, aprovechen la lluvia y la usen el agua de manera más eficaz en la producción de alimentos.

Habrá guerras a causa del agua

Sostiene Legorreta Martínez, en entrevista para DESDElared, que en el mundo hay un problema de distribución inadecuada de los recursos hídricos y que a ello se debe la escasez, no al volumen del agua que tiene el planeta.

Afirma el profesor e investigador de la UAM que los recursos hídricos serán “acaparados, esa es la tendencia, para dar a pocos un nivel de desarrollo mucho mayor, que al gran conjunto de la población mundial”.

Asegura que habrá disputas por el agua y “conflictos sociales.” Está de acuerdo con la versión de que se provocarán “guerras por la injusta distribución del líquido”.

“Lo que preveo es que hemos llegado a un escenario de escasez para ciertos sectores mayoritarios de la población, porque no hemos aprovechado el agua pluvial. Estamos todavía despreciando mucha agua que la naturaleza regala, que es gratis, y estamos creando infraestructuras hidráulicas para extraer el líquido de otras cuencas y del subsuelo, que son aguas muy caras, e incentiva mucho la tendencia privatizadora”.

3 mil millones de personas carecerán de agua

Por su parte, el sitio La Cerca comparte la tesis de la FAO, en el sentido de que la escasez de agua dulce es la gran amenaza a la que se enfrenta la humanidad, sobre todo en los países en vías de desarrollo. Para 2050 –asienta con datos de las Naciones Unidas–, 2,700 millones de personas sufrirían en forma directa la falta de agua, un año en que según las previsiones, la población mundial sumará 9,000 millones de habitantes.

Actualmente, 2 mil millones de habitantes
disponen sólo de 50 litros por día

Hoy en día, 2,000 millones de personas cuentan con menos de 50 litros de agua al día para beber, asearse y cocinar. Otro dato más para “alimentar el desasosiego actual” es que el consumo de agua se ha multiplicado por seis en los últimos 70 años, mientras que la población se ha triplicado.

Los mares y océanos representan casi 97% del agua del planeta. El resto, un 3%, es agua dulce; de este porcentaje, alrededor de 70% se halla en los casquetes polares y los glaciares en forma de hielo; otro 30% se localiza en el subsuelo, la mayor parte en acuíferos profundos, difíciles de alcanzar. Los lagos y los ríos contienen poco más de 0,25%, aunque la mayor parte está en los lagos. Las nubes y el vapor de la atmósfera contienen una cantidad de agua seis veces mayor que todos los ríos del mundo.

Algunos esperan que la desalinización del agua marina resuelva los problemas de la escasez. Hoy en día, sólo 0,2% del líquido se ha obtenido por ese método; la mayor parte es consumido en zonas desérticas o insulares.

Los pobres, los más afectados

Comenta el sitio Página de la vida que a mediados del presente siglo, 20% del incremento de la escasez mundial de agua obedecerá al cambio climático. En las zonas húmedas es probable que las lluvias aumenten, mientras que en muchas otras, propensas a la sequía, e incluso en algunas regiones tropicales y subtropicales, disminuirán y serán más irregulares.

La calidad del agua empeorará con la elevación de su temperatura y el aumento de los índices de contaminación. Ya en los últimos años se ha evidenciado una importante disminución en su calidad, y los más afectados siguen siendo los pobres, ya que 50% de la población de los países subdesarrollados está expuesto al peligro que representan las fuentes contaminadas.

Derroche indiscriminado

En este orden de ideas, el portal Planeta Sedna opina que a pesar de que el ciclo del agua es continuo y perpetuo, la explosión demográfica hace que cada vez se necesité más. Las principales causas que agravan la situación son el derroche indiscriminado y la falta de herramientas legales para sancionarlo; el déficit de servicios básicos de abastecimiento y saneamiento; la degradación y contaminación de los cursos superficiales, tanto por la descarga de afluentes urbanos, como industriales; el manejo inadecuado de las cuencas hidrográficas; la deforestación indiscriminada de vastas zonas geográficas y daños causados por la falta de regulación del uso del suelo ante inundaciones.

Asunto de seguridad nacional

Las fuentes, los manantiales, las cuencas o cañadas están en acelerada vía de extinción; hay cambios de clima y de suelo, inundaciones, sequías y desertización, comenta Monografías.com, pero –acota–, es la “acción humana la más drástica: ejerce una deforestación delirante, ignora los conocimientos tradicionales, sobre todo de las comunidades indígenas locales, y retira el agua de los ríos de diferentes maneras, entre otras, con obras de ingeniería, represas y desvíos”.

“El principio básico es que el agua no es un bien económico que pertenezca a una empresa, cuenca o país, sino un patrimonio común de la humanidad, al que todo el mundo debe poder acceder para cubrir sus necesidades básicas”, concluye.

(*)Las 7 hermanas fueron: Exxon, Gulf, Texaco, Mobil, Standard Oil, British Petroleum y Royal Dutch Shell, empresas que llegaron a controlar más de 98% de la producción de petróleo en territorios de naciones que, posteriormente, constituyeron la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

http://www.desdelared.com.mx/aguascalientes/noticias/2011/opinion/0708-albino.html

 

Leave a reply