PARADIGMAS DEL AGUA

PARADIGMAS DEL AGUA

RAÚL CUÉLLAR CHÁVEZ

El valle de la Comarca Lagunera con un clima semidesértico ha sido privilegiado en la disponibilidad de agua, lo que ha permitido a través de los años impulsar el desarrollo de la región a partir de las actividades productivas, principalmente la agricultura.

El crecimiento de las actividades urbanas, industriales y agrícolas en el valle de la Comarca Lagunera, con el tiempo ha estado demandando cada vez más agua, que se ha cubierto con las reservas subterráneas del acuífero Principal y con los almacenamientos en las presas.

Una de las principales fuentes de abastecimiento de agua es el acuífero Principal, que ha sido aprovechado desde la década de 1930. La otra fuente importante es el Río Nazas, que dio origen a las actividades agrícolas en la región.

Desde entonces ha existido una extracción intensiva de agua que se ha reflejado en un abatimiento del nivel freático del acuífero. Por tal motivo y para buscar detener la sobre- extracción, en 1949 se estableció la primera veda para regular la construcción de nuevos pozos en el acuífero Principal. Sin embargo, y a pesar de las acciones realizadas no se ha logrado reducir las extracciones, dando como resultado que por largo tiempo se haya estado extrayendo un volumen mayor a la capacidad de recarga del acuífero, aprovechándolo de una manera que no es sustentable.

Además de la extracción intensiva de agua subterránea que provoca un desbalance entre la extracción y la recarga, el déficit se ha agravado por la reducción de la recarga natural derivada de las aportaciones de los ríos Nazas y Aguanaval.

A diferencia de la gran variabilidad en la disponibilidad de agua en el Río Nazas, el acuífero Principal es más estable y ha sido una alternativa de suministro de agua para las actividades en el valle. Por lo que respecta al río, dependemos de las lluvias que se capten en la cuenca. En cuanto al acuífero, las reservas de agua dependen de las extracciones y la recarga, siendo menos sensible a los cambios en las lluvias de la región.

Debido a lo anterior, se hace necesario realizar acciones para lograr el abasto sustentable de agua en el valle de la Comarca, para lo cual se ha propuesto y concertado un plan de diez acciones estratégicas que incluye, entre otras acciones prioritarias, la reducción del agua utilizada por la agricultura sin ampliar la superficie cultivada, haciendo un uso más eficiente del agua, buscando gradualmente el equilibrio de los niveles freáticos del acuífero.

Por medio de diversos estudios se ha concluido que el equilibrio del acuífero es alcanzable para soportar el crecimiento urbano y conservar las actividades productivas actuales, mediante la reducción de las extracciones del acuífero a través del uso eficiente del agua en todas las actividades, reduciendo las fugas en los sistemas urbanos y tecnificando los sistemas de conducción, distribución y aplicación del riego agrícola, conservando la superficie cultivada.

Es importante aclarar que la disponibilidad de agua en el valle de la Comarca es mucho mayor que la demanda para el abastecimiento a la población y a la industria, por lo que se prevé que el suministro de agua para estos sectores está asegurado en el futuro.

Para la agricultura es necesario buscar nuevos esquemas para converger a soluciones concertadas entre las autoridades del agua y los usuarios. Es claro que lo que se ha hecho en el pasado no ha sido suficiente para lograr una reducción del agua utilizada que permita una operación sustentable del acuífero Principal y poder preservar en el futuro las actividades agrícolas que representan una parte muy importante de la economía regional.

Es necesario que se establezcan acuerdos o convenios, para que, a partir de los cuales, se implementen acciones para establecer un ordenamiento en los usos del agua.

Una opción que no se ha evaluado es que las autoridades del agua modifiquen las concesiones con base al uso eficiente del agua sin crecer la frontera agrícola, estableciendo compromisos de largo plazo con los usuarios agrícolas para reducir el volumen real utilizado. El problema del manejo del agua en el valle de la Comarca es muy complejo y data de hace muchos años, por lo que para hacer viable el equilibrio del acuífero, primero se deberán concertar acuerdos entre las autoridades federales (Conagua) y estatales (Coahuila y Durango) con los usuarios agrícolas.

http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/878803.paradigmas-del-agua.html

Leave a reply