Peligra abasto de agua aquí por sobrexplotación en el noroeste

Peligra abasto de agua aquí por sobrexplotación en el noroeste

El problema que actualmente enfrenta a comunidades menonitas con grupos de campesinos inconformes del noroeste de Chihuahua fue advertido desde principios de 2006

 

Fuente: Héctor Dayer

Campesinos integrantes del Comité Prodefensa del Agua durante el bloqueo

 


Luis Carlos Ortega | NorteDigital

El problema que actualmente enfrenta a comunidades menonitas con grupos de campesinos inconformes del noroeste de Chihuahua fue advertido desde principios de 2006 al entonces presidente Vicente Fox.

Desde ese año el Congreso del Estado le hacía ver al Gobierno federal los alcances que podría tener la omisión de acciones enfocadas a poner freno a la supuesta sobreexplotación de los mantos acuíferos y retención ilegal del agua por parte de las comunidades menonitas asentadas en la zona.

A su vez, los herederos de los seguidores del movimiento cristiano anabaptista llegados a Chihuahua desde finales de 1922, aducen contar con documentación emitida por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para permitir la perforación de los alrededor de 400 pozos abiertos en terrenos que corresponden al acuífero Santa María.

Los argumentos se apoyan en que además se trata de zonas consideradas de libre alumbramiento, no obstante lo cual, según los campesinos mexicanos, representa un uso indiscriminado de los acuíferos que se encuentran interconectados, lo que además de poner en riesgo la existencia futura del agua en la zona, genera desabasto del vital líquido en los viejos pozos.

De acuerdo a los campesinos, los menonitas están llevando a cabo no sólo una explotación indiscriminada del agua, sino que sus pozos son perforados al triple de la profundidad legalmente permitida lo que ha provocado la reducción del nivel del agua profunda al grado de quedar fuera del alcance de los antiguos pozos que alimentan del vital líquido a los grupos de campesinos.

Motivados por esto, desde el pasado miércoles 1 de agosto, los productores agrícolas tomaron las instalaciones de la caseta de cobro de Villa Ahumada como protesta por lo que consideran una falta de atención de Gobierno del Estado y a la Conagua, para su problema.

A varios días de este hecho los grupos de agricultores mantienen tomadas las casetas de peaje, como factor de presión para obligar a ambas instancias de gobierno a intervenir y procedan a destruir los pozos y presones construidos por los menonitas en la última década, que consideran ilegales.

Los agricultores chihuahuenses argumentan que además los menonitas adquirieron terrenos originalmente de agostadero para transformarlos en agrícolas sin contar con los permisos para el cambio de uso de suelo y sin estudios serios que avalen la decisión, situación que ha derivado sólo en la aplicación de multas por parte de la Sagarpa que los menonitas se han concretado a pagar pero sin poner freno a la explotación de los pozos.

La situación ya involucró el uso de armas de fuego por parte de los agricultores, uno de los cuales disparó en contra de un transformador en un afán por evitar el funcionamiento de los pozos.

La situación implica una exigencia mayor de que se plantee una solución al problema para evitar un posible conflicto armado entre las partes.

Cabe señalar que durante su gestión, el ex dirigente de la Junta Central de Agua y Saneamiento de Chihuahua, Miguel Ángel Jurado, se refirió a la necesidad de llevar a cabo algún tipo de acción regulatoria para la perforación de nuevos pozos en el noroeste del estado.

El entonces funcionario estatal destacaba el hecho de que la supuesta sobreexplotación de los mantos acuíferos del noroeste, especialmente en el caso del acuífero Santa María, incluso podría afectar en el lapso de 15 años las reservas de agua potable de Ciudad Juárez, según consta en reportes periodísticos correspondientes al citado año.

http://www.nortedigital.mx/article.php?id=18173

Leave a reply