Pendiente, reglamento para la Cuenca Lerma-Chapala

Pendiente, reglamento para la Cuenca Lerma-Chapala

Según el reporte de la Comisión Estatal del Agua, hasta el viernes pasado Chapala se encontraba a 35.95% de su capacidad. Informador Redacción

  • La Presa Solís registra 73% de almacenamiento

La publicación del ordenamiento controlaría los niveles de las 11 presas y los almacenamientos de la pequeña irrigación

GUADALAJARA, JALISCO (02/JUN/2013).- La Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó en 2012 la próxima publicación del Reglamento del Acuerdo para la Distribución del Agua de la Cuenca Lerma-Chapala. Con ese ordenamiento se obligaría a que el actual documento ya no sea sólo de palabra; sin embargo, hasta la fecha no hay noticias.

En abril pasado, la Comisión Estatal del Agua (CEA) emitió un comunicado en el que confirmaba que los volúmenes actuales de almacenamiento de las 11 principales presas ubicadas en la Cuenca del Río Lerma correspondían a la asignación de volúmenes de los usuarios agrícolas y la parte correspondiente de agua para el Lago de Chapala, estipulados dentro del convenio de distribución celebrado en diciembre de 2004 entre cinco estados.

Ese convenio de las aguas superficiales de la Cuenca Lerma-Chapala “no favorece a ningún Estado o grupo de usuarios, y fue elaborado por técnicos especializados del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, con la aprobación de los técnicos de los cinco estados, quienes determinaron una Política Óptima Conjunta (POC)”, destacó la dependencia estatal. “Se elaboró con base en un periodo de 52 años y contempla registros diarios previendo que el almacenamiento del Lago de Chapala no baje de 25% de su capacidad (dos mil millones de metros cúbicos), para lo cual se fijaron niveles de operación en las 11 presas de la Cuenca, lo que garantiza las aportaciones del Lerma a Chapala”.

El gobernador Aristóteles Sandoval ya se reunió con el director de la Conagua, David Korenfeld Federman, y le manifestó su interés y preocupación por los niveles del lago. Por ello le solicitó la formalización del reglamento para el uso de las aguas en la Cuenca, el cual está previsto en el convenio de 2004. Con dicho ordenamiento, además del control de las 11 presas, se pretende incluir los almacenamientos de la pequeña irrigación.

En julio de 2012 esta casa editorial publicó que el Gobierno federal frenaba la llegada de agua a Chapala y beneficiaba a usuarios de Guanajuato. El convenio de distribución ordena que las 11 presas o infraestructuras ubicadas en la Cuenca Lerma desfoguen hacia el lago jalisciense cuando rebasen 80% de sus niveles de almacenamiento, pero desde esa fecha, Yuriria superaba su nivel de operación e incumplía con el acuerdo.

Mientras la pasada administración de la Comisión Estatal del Agua de Jalisco exigía el desfogue de Yuriria, la Conagua argumentó que se realizaron obras en la Presa Solís (aguas arriba; ambas en Guanajuato), por lo que se envió agua a esta laguna para facilitar los trabajos. “El excedente en Yuriria le corresponde a usuarios de Guanajuato”, respondió la dependencia federal.

Pero en esa fecha, Héctor Castañeda, director de Cuencas de la CEA, exigió al Gobierno federal que desfogara Yuriria. “Todas las presas de la Cuenca deben desfogar a 80% de su nivel de almacenamiento. No deben retener el líquido”.

En las 11 presas de la Cuenca hay una capacidad de almacenamiento operativo de dos mil 054.35 millones de metros cúbicos. En 2012, el nivel en estas infraestructuras era de 840.7 millones de metros cúbicos, pero hoy se cuenta con 959.1 millones. Hay mejores niveles.

La buena noticia para Chapala es que la Presa Solís, el embalse más grande (tiene una capacidad para 800 millones de metros cúbicos) pasó de 22.26% a 73.18% en su nivel de almacenamiento.

CRISIS EN "CALDERÓN"

Autoridades mantienen la alerta en los niveles de almacenamiento de la Presa “Calderón”, que abastece a más de 300 mil habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara. El embalse se encuentra a 19.82% de su nivel total.

El Lago de Chapala y la Presa “Calderón” (que incluye agua del embalse de La Red, en la Región de Los Altos) son las principales fuentes de abastecimiento para la zona metropolitana. El promedio anual indica que del primero se extraen 9.5 metros cúbicos por segundo para la ciudad; de la presa se dispone 1.2 metros cúbicos por segundo.

Ante la escasez de “Calderón”, el SIAPA apoya con agua de la Planta Potabilizadora No. 1 de “Miravalle”, con la intención de preservar el líquido de la presa.

El agua de “Calderón” es enviada originalmente a la Planta Potabilizadora Número 3 de San Gaspar, en Tonalá. De allí se abastece mediante el Acuaférico hasta la zona de Los Belenes, en Zapopan, pero puede extenderse al centro de este municipio y hasta la Colonia Providencia en Guadalajara.

TELÓN DE FONDO

Sequía afecta consumo humano, cultivos y ganadería

El recuento de la presente sequía es que las regiones Norte, Altos Norte, Altos Sur y Ciénega de Jalisco sufren una “severa falta de agua por la sequía” en los últimos años, reconoce la Comisión Nacional del Agua (Conagua). En estas zonas hay 43 municipios con más de un millón de habitantes y las escasas lluvias de años pasados los afectan en diferentes grados.

Falta de líquido para consumo humano y para las actividades agrícolas y ganaderas, que son las principales actividades económicas de esas regiones, son los principales problemas.

En 2012, dependencias federales y estatales apoyaron en el abasto de agua potable y perforación de pozos a comunidades de Lagos, Ojuelos, Huéjucar, Mezquitic, Chimaltitán, Villa Guerrero, Teocaltiche, Encarnación de Díaz, Unión de San Antonio, Arandas y San  Miguel el Alto. En el campo, el Congreso sí etiquetó 80 millones de pesos dirigidos a productores de 40 municipios que perdieron sus cosechas en 2011.

Pero en 2013 el Congreso de Jalisco dejó “un presupuesto raquítico”, critica Ricardo Rhon, director de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Desarrollo Rural. “Tenemos un seguro para daños (catastróficos) por 20 millones y estamos viendo cómo hacer la bolsa más grande con la Sagarpa; queremos llegar a los 100 millones de pesos para apoyar a los afectados”.

El sector ganadero registra un acumulado de 600 mil cabezas de ganado desaparecidas. El hato ganadero (cuatro millones de cabezas) ya se desplomó 15 por ciento.

Por su parte, la Confederación Nacional Campesina realiza un recuento de daños en Jalisco, indica su titular Roberto de Alba. En 2012 se registraron afectaciones en más de 250 mil hectáreas

SABER

Leave a reply