Posición de la Coalición de Organizaciones Mexicana por el Derecho al Agua ante la Convención Nacional Democrática.

En asamblea realizada el 11 de septiembre del 2006, las organizaciones integrantes de la Coalición Mexicana por el Derecho al Agua (COMDA), acordamos participar en la Convención Nacional Democrática bajo las siguientes consideraciones:

  • Las mexicanas y mexicanos tenemos derecho de elegir a nuestros gobernantes y el proyecto de nación que deseamos mediante el sufragio efectivo. Tal derecho implica que el estado y sus instituciones garanticen la equidad, la transparencia y la honestidad en los procesos electorales y, en general, en la vida pública de nuestro país. Dichas condiciones no fueron cumplidas durante el pasado proceso electoral y, por el contrario, la voluntad popular fue transgredida a través de múltiples y graves irregularidades.
  • La falta de equidad, credibilidad, transparencia y certeza en materia electoral se suman a los graves problemas de pobreza, desigualdad social, depredación de los recursos naturales, inseguridad e injusticia social que ha caracterizado el desarrollo económico de México en los últimos veinte años y que se vieron severamente agravados durante el sexenio de Vicente Fox.
  • En este contexto, la Convención Nacional Democrática ofrece una oportunidad para la articulación y consolidación de un movimiento nacional que promueva la democracia y la construcción de un proyecto alternativo de nación tendiente a la resolución de los problemas más apremiantes del pueblo mexicano. La CND es un espacio propicio para la integración de una agenda nacional que responda a las necesidades e intereses de todas las ciudadanas y ciudadanos de México.

La COMDA propone a las y los delegados de la Convención Nacional Democrática a sumarse a la lucha en la defensa del agua y contra su privatización sobre la base de los siguientes ejes de lucha.

1.- Por el Derecho Humano al Agua. El agua es un elemento esencial para la vida de los seres humanos y por lo tanto es un derecho de todas y todos los mexicanos. Por tal motivo se convoca a la Convención a sumarse a la campaña “El derecho al agua a la Constitución” con el fin de elevar a rango constitucional el derecho al agua. El lanzamiento de la campaña se llevará a cabo del 21 al 31 de octubre en el marco de la acción internacional llamada “Octubre Azul” convocada por el movimiento mundial en defensa del agua.

2.- Contra la privatización y por la gestión pública del agua. El agua es un recurso público y no debe ser entregado a las empresas privadas. El estado debe hacerse cargo de la gestión del agua bajo criterios de equidad, transparencia y honestidad. La Convención Nacional Democrática debe pronunciarse por frenar y revertir la privatización de los servicios del agua.

En el campo la certificación de predios y la creación de un mercado del agua están propiciando la falta de acceso a las fuentes de aprovisionamiento de agua para la alimentación y la producción de alimentos de millones de personas. El acceso al agua en zonas rurales debe basarse en el derecho de los pueblos originarios para acceder, usar y controlar los recursos naturales de sus territorios.

3.- Por un manejo sustentable del agua. La contaminación del agua por los desechos agrícolas e industriales, la falta de tratamiento de aguas residuales, la deforestación y sobre-explotación de los acuíferos, entre otros problemas, hacen insustentable el uso del agua. Las políticas hídricas subestiman los criterios ambientales y privilegian los intereses económicos de unos cuantos (grandes empresas industriales, agro-industriales y de servicios) en detrimento de la mayoría de la población. Es necesario que la Convención Nacional Democrática se pronuncie por fortalecer el uso sustentable del agua y los recursos naturales y se oponga radicalmente a los mega-proyectos que atentan contra el medio ambiente y afectan a las poblaciones locales tales como las presas La Parota, Arecediano, El Cajón, entre otras.

4.- Por una gestión equitativa del agua, mecanismos democráticos de decisión y control social. La desigual distribución del agua entre regiones, sectores y grupos de la población profundiza las inequidades aumentado las desventajas de quienes tienen menos acceso a los recursos y al poder. Una gestión democrática del agua se basa en criterios de equidad de género, de etnia y de clase y también evita las asimetrías entre el campo y la ciudad y las diferentes regiones del país. El establecimiento de mecanismos democráticos de gestión y administración del agua y de instancias de vigilancia y control social permitirán un uso más eficiente, transparente y justa del agua en el marco en un proyecto de nación que pone en el centro el bienestar de las personas y de todas las especies del planeta.

¡Agua para todas y todos
El derecho al agua a la Constitución!

Informes sobre la COMDA: comdainfo@hotmail.com

Leave a reply

Softplug.net