Preocupa abasto de agua: Simapag

Preocupa abasto de agua: Simapag

Por: Alfonso Ochoa, Lunes, 25 de Julio de 2011

 

El bajo nivel de las presas obliga a saturar la explotación de los pozos; descartan aplicar tandeos

 

La presa de La Esperanza tiene un bajo nivel de almacenamiento, sin embargo, el organismo operador aún extrae agua de ella. Foto: Gerardo García

El abasto de agua para la capital pasa por una situación preocupante, así lo calificó el director del Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guanajuato (Simapag), Edgardo Meave Pérez, aunque aseguró que no es alarmante.

Explicó que la batería de pozos de Puentecillas que entró en operación en 1983, fue diseñada para que no hubiera problemas de abastecimiento en 30 años, pero la ciudad creció más de lo planeado; además las presas para dotar de agua a la ciudad están a un nivel muy bajo ante la falta de lluvias.

En los últimos días, casi el 90 por ciento del agua potable se extrae de la batería de pozos de Puentecillas, el resto de las presas de La Esperanza y Mata, a la presa La Soledad ya no se le extrae agua pues está a su nivel mínimo, cuando en temporadas normales el 60 por ciento del abastecimiento de la ciudad se da a través de los pozos y el 40 por ciento de las presas.

Sin embargo, dijo que no es una situación de alarma pero sí preocupante y que por eso proyectan perforar nuevos pozos.

"El problema es que si se sigue extrayendo agua de la batería de pozos los mantos freáticos se continuarán abatiendo, y no se sabe en realidad cuánto nos pueda durar esa fuente de abastecimiento, además de que puede cambiar la calidad del agua y hacer más difícil su potabilización", comentó el director del Simapag.

Otro factor es que el estar abasteciendo a la ciudad sólo con agua de los pozos de Puentecillas es más caro por el bombeo, lo que implica más gasto de energía eléctrica.

"La parte más problemática para abastecer es la zona de la cañada porque ahí hay zonas muy altas, en la zona sur no hay problema, pues es plano el terreno", dice Meave Pérez.

Por eso la importancia de las presas, pues como están a un nivel más alto que la ciudad el abastecimiento se hace por gravedad, por eso hay que cuidar las presas, dijo.

"A La Esperanza hay que cuidarla mucho, pues la cortina tiene más de cien años y no es de cemento, es Patrimonio de la Humanidad, por eso ya no dejamos pasar vehículos pesados por la compuerta, y se han estado haciendo trabajos de limpieza en la misma compuerta", dijo.

Meave Pérez tiene la esperanza que las presas este año alcancen su nivel máximo de captación a pesar de que la temporada de lluvias no ha sido buena. "Por eso no se ha estado tandeando el servicio, pues es ilógico que en época de lluvias estemos con tandeos, lo que sí es muy es importante es que se cuide el agua, apuntó.

"La producción de los pozos ha aumentado porque ha disminuido la de las presas, pero esto nos ha llevado a que aumenten el costo de producción porque como estamos sacando más agua de los pozos tenemos que gastar más energía eléctrica.

En enero pagábamos cerca de un millón de pesos al mes a la CFE, ahora estamos pagando más de un millón 500 mil pesos", contó el entrevistado.

Otro ejemplo que demuestra la importancia de las presas es que el metro cúbico de agua de los pozos cuesta 4.08 pesos, y de las presas 78 centavos. Por eso lo ideal sería contar con más presas o que recuperen su nivel de capacidad mediante desazolve, por eso a corto plazo la solución es más pozos y mejorar la infraestructura para conducir el agua a la zona urbana, además de reutilizar el agua de las plantas de tratamiento, agregó el director del Simapag.

"No sabemos cuál es la recuperación de los pozos, si hay recuperación de los mantos freáticos o no, por eso se tiene que ser muy prudentes, pues estamos extrayendo agua de alrededor de 400 metros de profundidad; el agua es buena, pero podemos llegar a un punto en que el agua ya no sea potable por que tenga metales pesados o arsénico".

Meave Pérez dice que no sabe todavía cuántos pozos se perforarán, pero que la ventaja es que se tienen las concesiones de la Conagua y los recursos para ello, calculando que un pozo cuesta alrededor de cuatro a cinco millones de pesos, pero en ello "siempre hay riesgo".

Agregó que algo muy importante es ampliar la capacidad de conducción del agua hacia la zona urbana, por lo que se construiría un ducto de los pozos de Puentecillas al cárcamo.

"Si no hay agua no puede haber crecimiento de la ciudad, por eso la preocupación del alcalde, pues a él le interesa solucionar este problema más allá de su administración", afirmó Meave.

RECUENTO

Nivel de las presas:

  • La Esperanza tiene 219 mil metros cúbicos de agua
  • La Soledad 189 metros cúbicos de agua
  • Mata 619 mil metros cúbicos de agua de agua

http://correo-gto.com.mx/notas.asp?id=234315

Leave a reply