Pretende el Estado entregar a la IP la distribución del agua

Iniciativa de ley privilegia el interés mercantil: especialistas

Auge de bebidas embotelladas, por acceso desigual al líquido, resaltan

José Antonio Román
Periódico La Jornada
Jueves 19 de marzo de 2015, p. 18

La concentración del agua que hasta ahora se ha dado en el país se debe esencialmente a la falta de voluntad política del gobierno para regular su distribución y servicio; ahora pretende entregar dicha responsabilidad a los particulares, señalaron diversos especialistas académicos y de la sociedad civil.

En la presentación del libro Apropiación del agua, ambiente y obesidad, destacaron que el auge del negocio de bebidas embotelladas se debe a una convergencia de varias cuestiones, entre las cuales destacan el abandono o erosión de los servicios por parte del Estado, el creciente acceso desigual a los sistemas de distribución, el cambio de dieta y la publicidad.

En la presentación, Alejandro Álvarez Béjar y Víctor Manuel Toledo, académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); Anabel Espinosa, investigadora en salud alimentaria de El Poder del Consumidor, y Gian Carlo Delgado, coordinador de la publicación, criticaron la pretensión, por ahora suspendida, de la Cámara de Diputados de una Ley General de Agua que privilegie el interés mercantil del vital líquido sobre el derecho humano.

En el libro se señala que de acuerdo con datos del Banco de México, la industria del agua en recipientes pasó de embotellar mil millones de litros en 1970 a comercializar 84 mil millones de litros en todo el mundo en 2000, para luego llegar a 237 mil millones en 2010.

En este sentido, Toledo dijo que México es el país con el más alto consumo per cápita, seguido de Italia y el segundo a nivel mundial por volumen total después de Estados Unidos. Al mismo tiempo, a nivel nacional cada habitante consume entre 146 y 174 litros al año de refrescos, además de otras bebidas azucaradas, y unos 62 litros por persona de cerveza.

Anabel Espinosa ligó esta creciente apropiación del agua por parte de la industria embotelladora con el tema de la salud, donde los principales efectos se observan en un gravísimo problema de diabetes, obesidad y sobrepeso, que daña la salud y la esperanza de vida de los mexicanos, pero también genera enormes costos a los sistemas sanitarios públicos.

Así, dijo que mientras en 2000 la diabetes provocaba 46 mil muertes al año, en 2013 esta cifra de decesos llegó a más de 90 mil.

En tanto, Gian Carlo Delgado, coordinador del texto, señaló que el principal problema de las empresas refresqueras y embotelladoras en el mundo es el suministro del agua. Pero en México, ese problema se redujo sensiblemente desde la administración del presidente Vicente Fox, quien dotó de concesiones suficientes del líquido para su explotación, dijo, tras citar investigaciones contenidas en el libro.

http://www.jornada.unam.mx/2015/03/19/politica/018n1pol

Leave a reply

Softplug.net