Pretenden destruir su actividad económica tradicional y afectar su economía, aseguran


Autoridades los excluyen de proyecto turístico y contaminan fuentes de agua, acusan rarámuris

 

Vista de la Barranca del Cobre, principal corredor turístico de la Sierra Tarahumara. Los pobladores indígenas denuncian que las autoridades han afectado su actividad económica tradicionalFoto Miroslava Breach

Miroslava Breach

Corresponsal

Periódico La Jornada
Domingo 23 de marzo de 2014, p. 27

Chihuahua, Chih., 22 de marzo.

Comerciantes mestizos y pobladores indígenas del divisadero de la Barranca del Cobre denunciaron que autoridades de turismo federal y estatal contaminan sus fuentes naturales de agua y han destruido su actividad económica tradicional, sin darles la oportunidad de beneficiarse de la derrama financiera que genera el principal corredor turístico de la Sierra Tarahumara.

Esta semana, 10 indígenas de la comunidad de Bacajípare, ubicada en las laderas de Barranca del Cobre, fueron hospitalizados por enfermedades gastrointestinales e infecciones en la piel debido a que sus aguajes, de donde extraen el líquido que beben, están contaminados con aguas negras que vierten los hoteles y las instalaciones del Parque Aventura, que administra el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), donde se ubica el teleférico.

Los comerciantes integrados por mestizos y artesanos indígenas, que ofrecen sus mercancías a los viajeros del ferrocarril Chihuahua-Pacífico y a los turistas que visitan las zonas aledañas a la Barranca del Cobre, denunciaron que las autoridades han hecho caso omiso a sus demandas y pretenden desplazarlos de sus puestos.

Acusaron a funcionarios de la Secretaría de Economía del estado y del Fideicomiso de Fonatur Barrancas del Cobre-Mar de Cortés de tergiversar el concepto original con el que fue creado este fondo, que pretendía crear infraestructura turística integrando a las comunidades indígenas y mestizas de la zona, pero con los años no sólo han trastocado su forma de vida, sino que ahora pretenden marginarlos del proyecto y de la derrama económica.

En nombre de los artesanos indígenas, Martina Tapadera dijo que se han quedado sin ventas en la zona del divisadero debido a que los directivos de fideicomiso turístico se llevan a los turistas directo al Parque Aventura sin permitirles recorrer la zona donde se instalan los comerciantes.

Aguas negras a la barranca

Lorenzo Moreno Pajarito, gobernador indígena de Bacajípare, denunció que los grades hoteles de la barranca, que llegan a cobrar 300 dólares la noche de hospedaje, vierten sus aguas negras al fondo de la barranca contaminando los aguajes naturales de los que se abastecen más de 70 familias que habitan esa comunidad.

Ese problema ha sido denunciado desde 2006 y durante más de ocho años, autoridades de la Comisión Nacional del Agua, del gobierno de Chihuahua y del municipio de Urique no han dado una respuesta a la demanda de la comunidad. Por el contrario, la contaminación se agravó con las nuevas instalaciones del teleférico.

Los turistas que utilizan los hoteles Mirador de la Barranca, Misión y Mansión Tarahumara, entre otros, acuden a los paseos en la tirolesa más larga de México y suben al teleférico, pero no saben que sus desechos van a dar directo a los aguajes en el fondo de la Barranca del Cobre.

Internamos a 10 personas con malestares en el estómago y granos en la cara y manos (producidos) por el agua sucia. No hay agua para consumo humano, si esto no se arregla vamos a parar los hoteles, advirtió el gobernador indígena de Bacajípare.

http://www.jornada.unam.mx/2014/03/23/estados/027n1est

Leave a reply