Proponen reducir el consumo promedio de agua por habitante

Proponen reducir el consumo promedio de agua por habitante

Fuente: Norte

El plan maestro para contrarrestar los problemas de la sequía propone reducir consumo de agua a 200 litros por persona al día  

Luis Carlos Ortega | NorteDigital

En tanto que los tres niveles de gobierno toman medidas para mitigar los efectos futuros de la sequía, la dinámica del sector productivo y de los habitantes de ciudades como Juárez deberán tomar a su vez acciones para adaptarse a los efectos presentes, en el entendido de que muchos de éstos serán irreversibles.

Gustavo Córdova Bojórquez, investigador y especialista en materia de agua del Colef, destaca que el ahorro del vital líquido debe ser un factor fundamental en este sentido.

Asegura que el plan maestro desarrollado para este objetivo, establece una meta de reducción del consumo promedio por habitante al día de hasta un 40 por ciento, ya que actualmente se tiene un nivel diario de 333 litros per cápita, que se pretende reducir a 200.

“Esto implica que el sector productivo por un lado apueste a negar el acceso y la instalación de empresas que demanden un alto consumo de agua en sus procesos productivos, y por el otro que las industrias ya existentes implementen medidas y tecnologías enfocadas al ahorro del vital líquido”, destacó.

En lo referente al consumo doméstico indicó que además de la necesidad de promover una amplia campaña de concientización en la población, ésta debe ir acompañada del desarrollo y la implementación de tecnologías y medidas caseras enfocadas al ahorro de agua, que deberán irse integrando como un elemento permanente dentro de la cultura de los juarenses.

“Las empresas asentadas en la ciudad deberán con el tiempo tener plantas propias de tratamiento de agua residual que les permitan reusar ésta en algunos de sus procesos; a su vez las empresas no deben generar aguas residuales con alto contenido de ciertos contaminantes que las plantas de tratamiento que tenemos no pueden procesar”, indicó.

En esta categoría incluyó metales pesados como el cadmio o el zinc, y sustancias orgánicas como el azúcar, que en el caso de las empresas dulceras resulta ser el principal elemento desechado a través del drenaje, y que no puede ser tratada a nivel de planta por ser una gran generadora de materia orgánica.

“Como ciudad requerimos un nivel de presión de agua de 7 metros cúbicos por segundo, que es lo que ahora necesitamos como ciudad; se calcula que para el 2020 esa presión debe ser de 10 metros cúbicos por segundo, pero de acuerdo al plan maestro, para ese entonces al menos dos metros cúbicos deberán ser obtenidos de aguas residuales, cuando ahora las plantas existentes sólo tienen capacidad para generar medio metro cúbico por segundo”, comentó.

Aseguró que el agua obtenida de proceso secundario puede ser destinada a actividades agrícolas, y a nivel urbano a diversos usos como el riego de parques y jardines, la construcción, trabajos de pavimentación y lavado de autos, una actividad que en este momento ya tiene la obligación de utilizar sólo aguas de tratamiento secundario.

Destacó que a nivel doméstico existen pequeños trucos que a nivel general pueden permitir desde ya la reducción del consumo como el introducir un ladrillo o una botella llena de agua en el depósito del sanitario, la utilización de implementos como cebolletas y otro tipo de tecnologías caseras, y el sentido común a la hora de hacer uso del vital líquido como simplemente durar menos tiempo en la regadera.

“Por ley deberán utilizarse cebolletas y otro tipo de sistemas ahorradores de agua, eso va a tener que ser tarde o temprano una obligación; lo otro es que en los hogares se cuente con sistemas de recuperación de agua de lluvia como el que ya funciona en el Colef, todo enfocado a tener una reducción de consumo de 200 litros diarios por persona”, destacó.

Afirmó que en gran parte, el problema que tenemos a nivel de región hoy en día proviene de los sistemas de producción implementados en los años 40 cuando nos vimos favorecidos por la situación de guerra, que nos permitió convertirnos en proveedores de productos diversos a los Estados Unidos.

“Este modelo que se aplicó para todo el norte nos llevó a tener muy altos consumos de agua por el uso intensivo de esta que demandaba el proyecto agrícola puesto en marcha desde los años 40; era el modelo general para el suministro de algodón, granos y diversos productos que continuó con la Alianza Para el Desarrollo firmado durante la época de Kennedy, que fue cuado se consolidaron los principales campos de cultivo pero sin medir las consecuencias”, aseguró.

http://www.nortedigital.mx/44430/proponen_reducir_el_consumo_promedio_de_agua_por_habitante/

Leave a reply