Proyecto hidroeléctrico amenaza tierras sagradas


La edificación afectaría 10 mil has. de la sierra de Nayarit, donde pueblos coras, tepehuanos, huicholes y mexicaneros pretenden seguir los pasos de Wirikuta

Por:   Excélsior

domingo, 02 de marzo del 2014

  • Si prospera el proyecto Las Cruces, de la CFE, sobre el río San Pedro Mezquital, la Maxatena quedaría seco o inuncado, alerta ONG. Foto: Excélsior

San Pedro Ixcatán, Nayarit.- La campaña #DefiendeMuxatena crece en redes sociales y pinta para convertirse en un movimiento nacional e internacional como el grito de Salvemos Wirikuta en 2012-2013, contra las concesiones otorgadas a mineras canadienses en tierras sagradas del pueblo huichol (Wixarica).

La victoria se logró después de largas jornadas de información, una atinada defensa legal, la solidaridad de varios sectores de la sociedad y un emblemático concierto de rock denominado Wirikuta Fest. Al final, las autorizaciones para la extracción de oro y plata fueron canceladas en territorio donde los wixaricas realizan anualmente sus peregrinaciones.

Ahora, en 2014, la lucha de coras, mexicaneros, tepehuanos y huicholes es contra el proyecto hidroeléctrico Las Cruces, que impulsa la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre el río San Pedro Mezquital, que afectaría a poco más de 10 mil hectáreas en la sierra de Nayarit, en los municipios de Rosamorada, Ruiz, El Nayar, Acaponeta, Tuxpan y Santiago, incluidos 14 sitios sagrados y ceremoniales de los pueblos indígenas.

En respuesta a esta situación, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) y la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), entre otras organizaciones de la sociedad civil, lanzaron una campaña en internet (defiendemuxatena.org), con el fin de recabar al menos 15 mil firmas en una primera etapa y exigir a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) no otorgue el cambio de uso de suelo en terrenos forestales ni autorice la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) a la CFE.

La megaobra, que representa una inversión de siete mil 795 millones de pesos, afectaría un ecosistema clave para la mitigación del cambio climático, la migración de aves del Pacífico y la generación de recursos pesqueros, alertó Alejandro Olivera Bonilla, coordinador de Políticas Públicas del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) en el Noroeste.

Explicó que San Pedro Mezquital es el séptimo río más caudaloso del país y el único que queda libre de represas en la Sierra Madre Occidental; su afluente desemboca en el mar, en la Reserva de la Biosfera Marismas Nacionales, hogar de 20 por ciento de los manglares que existen en México, refugio de una gran diversidad de especies, barrera natural contra los huracanes y sumidero de dióxido de carbono.

Biólogo de profesión, Olivera detalló que en la zona conviven 33 variedades de reptiles, ocho de anfibios, 52 de mamíferos, 188 de aves, 60 de peces y el llamado ostión de placer, que es nativo de las costas de Nayarit.

La roca sagrada

En la cuenca del río San Pedro Mezquital encontramos la Muxatena, una formación rocosa de singular belleza, considerada sitio sagrado por el pueblo indígena cora (náyeri), que a decir de los activistas quedaría seco o inundado, en caso de que prospere la iniciativa para generar 790 gigawatts al año, “que no representa ni el uno por ciento de la demanda de energía eléctrica en la región”.

En este importante lugar de adoración, cada 24 de junio se festeja el Día de San Juan en una ceremonia multicolor con flores, vestimenta tradicional, música y danza.

De acuerdo con la cosmovisión del pueblo náyeri, en la Muxatena se celebra la vida física y espiritual asociada al afluente con rituales y ceremonias religiosas, donde se intercambian figuras del santo y se realizan ofrendas para pedir o dar gracias por los favores recibidos.

A pesar de que la Muxatena, palabra que no tiene traducción al español, es un lugar sagrado principalmente para los indígenas cora, también es visitado por huicholes, tepehuanos y mexicaneros, quienes comparten sitios ceremoniales que con la presa desaparecerían.

Servicios ambientales

Municipio de Ruiz, Nayarit.- El aval a la hidroeléctrica Las Cruces tendría impactos en la economía de más de 20 comunidades de Nayarit que se benefician con las crecidas del río San Pedro Mezquital, que entre los meses de julio y octubre bañan sus tierras, lo que aporta nutrientes y minerales a los cultivos, además de que los pastos crecen y hay alimento suficiente para el ganado.

El agua que desciende naturalmente de este afluente mantiene además el equilibrio salino en Marismas Nacionales y ofrece condiciones adecuadas para la pesca y la práctica de la ostricultura.

El río es también generador de turismo de naturaleza a través de empresas locales que organizan recorridos en sus desembocaduras para la observación de áreas de reproducción, descanso y alimentación de miles de aves migratorias, así como inmersiones de buzos que disfrutan de increíbles paisajes marinos.

De acuerdo con Ernesto Bolado Martínez, director de Sumar, Voces por la Naturaleza, las crecidas de San Pedro Mezquital tienen un valor bruto anual en servicios ambientales del orden de mil 250 millones de pesos, que son la principal fuente de ingresos de 12 mil familias.

Destacó que según una evaluación realizada en 2010 por la consultoría AgroDer, los recursos que genera el afluente se distribuyen principalmente en cuatro actividades productivas: agricultura y ganadería (más de mil millones de pesos), pesca (150 millones de pesos) y turismo (más de 36 millones de pesos).

Dijo que si tomamos en cuenta el valor actual del río San Pedro Mezquital, en los 50 años de vida útil que tendría la hidroeléctrica Las Cruces se dejarían de percibir 62 mil 500 millones de pesos frente a una inversión de menos de ocho mil millones de pesos por parte de la CFE y sus socios, que durante cinco años de construcción generarían alrededor de cinco mil empleos para albañiles, carpinteros y electricistas.

“El proyecto es altamente ineficiente y con un alto riesgo ambiental y socioeconómico, ya que la mayor parte de las afectaciones son irreversibles, porque una vez que se levanta la cortina de la presa, los impactos perduran en el tiempo, no hay manera de recomponer el sistema, aun cuando termine la vida útil de la hidroeléctrica, que por cierto, de los 50 años que tiene proyectados, 33 estaría fuera de operación”, reveló Bolado.

Activistas proponen consultas a indígenas

Cemda y la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) denunciaron que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no realiza una consulta previa e informada a las comunidades indígenas, en términos del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) (un tratado que protege a los pueblos originarios y tribales), para conocer su opinión sobre Las Cruces en su lengua y conforme a los usos y costumbres.

En la localidad de Rosarito, a la que se llega en camión de redilas después de una hora de camino cuesta arriba, Excélsior fue testigo de la estrategia que aplica la CFE para obtener el visto bueno de los comuneros para la construcción de la hidroeléctrica.

Sin anuncio, los representantes de la paraestatal llegan y convencen a los integrantes del Comisariado de Bienes Comunales a firmar una convocatoria para una asamblea general extraordinaria, que tiene como objetivo obtener desde el primer momento la anuencia de los indígenas coras para la expropiación de sus tierras; el cambio de uso de suelo en terrenos forestales y convenios de ocupación temporal para el desarrollo de la hidroeléctrica.

A cambio, la CFE ofrece obras de compensación social, en una comunidad donde la mayoría de las familias, que vive en condiciones de extrema pobreza, no cuenta con apoyos como el Programa Oportunidades.

De esta forma, los pueblos indígenas firman documentos “elaborados en términos que están fuera de su comprensión total”, porque aunque hablan un poco de español no entienden completamente el idioma.

Sandra Moguel Archila, asesora legal de AIDA, dio a conocer que en el corto plazo se emitirán alertas a relatores de Naciones Unidas para que conozcan la situación que priva en la región y se enviará un reporte a la Convención sobre Humedales de Importancia Internacional (RAMSAR), que desde 2010 estableció algunas recomendaciones que no son tomadas en cuenta en el proyecto hidroeléctrico.

Explicaciones

En la plaza principal de San Pedro Ixcatán y ante funcionarios de la Semarnat, representantes del gobierno del estado y aproximadamente 500 comuneros, ejidatarios, académicos, pescadores e indígenas, la Comisión Federal de Electricidad expuso por primera vez en un foro abierto los aspectos legales, técnicos y ambientales del proyecto hidroeléctrico Las Cruces.

El equipo de la CFE, encabezado por Martín López Hernández, jefe del Centro de Anteproyectos del Pacífico Norte, contó con el apoyo de investigadores de la Universidad de Guadalajara y la Universidad de Nayarit para dar a conocer en un tiempo aproximado de una hora y media los estudios realizados para sacar adelante la megaobra.

En la exposición resaltó que de 2000 a 2011 la demanda de energía eléctrica en Nayarit creció 12 por ciento anual y para 2018 se requerirá de la generación adicional de 790 gigawatts hora, lo que ofrece justamente la presa que se pretende construir en la entidad.

Comentó que se analizaron cinco opciones para el desarrollo de los trabajos y al final “nos movimos hacia arriba para evitar alguna afectación al sitio sagrado de Muxatena”, en la confluencia del río San Pedro Mezquital con el arroyo El Naranjo.

Manifestaron que llevan en total 33 consultas indígenas con traductor, donde se explicó a las comunidades el proyecto hidroeléctrico Las Cruces y se revisaron junto con ellos sus sitios sagrados, “y en todos los casos se llegó a un acuerdo que quedó plasmado en un acta avalada por un notario público”.

La presa funcionaría de tres a 21 horas diarias, dependiendo de la incidencia de lluvias, lo que permitiría mantener un caudal de 30 metros cúbicos por segundo, que son las condiciones mínimas para la supervivencia de las especies.

http://www.vanguardia.com.mx/proyectohidroelectricoamenazatierrassagradas-1958823.html

 

Leave a reply