Proyecto Lago de Pátzcuaro

José Sarukhán

Proyecto Lago de Pátzcuaro

 

Licenciatura en Biología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en 1964. En 1968 obtuvo la maestría en Botáni…

Más de José Sarukhán

 

06 de agosto de 2010

 

Hace un par de días, acompañado de varios colegas miembros del Patronato de la Fundación Gonzalo Río Arronte (FGR), tuve la oportunidad de visitar uno de los proyectos que la FGR apoya en el tema de agua (uno de los tres temas centrales de interés a la Fundación). La visita fue a la zona del lago de Pátzcuaro, donde, desde hace siete años, se ha apoyado un proyecto para contribuir a la recuperación ambiental del lago en colaboración con el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) y los gobiernos federal, estatal y municipales.

 

La gama de proyectos involucrados en el trabajo de rescate de la calidad del agua del Lago, es amplia. Visitamos, entre otros, los esfuerzos (algunos de ellos heroicos) de control de cárcavas de erosión, causada por años de deforestación que, por desgracia, aún continúa de manera flagrante e ilegal, erosión que aporta miles de toneladas de tierra que azolvan el lago; la construcción de sistemas de tratamiento de aguas residuales de varias poblaciones en la forma de humedales artificiales que vierten las aguas tratadas al lago; la oferta de ecotecnias a los residentes de pequeñas poblaciones ribereñas, que incluyen sistemas de recolección de agua pluvial y que permiten satisfacer las necesidades de agua para uso personal para todo el año, hasta sistemas de potabilización de agua por técnicas de radiación solar, diseñadas por el IMTA.

 

Aunque ya había oído hablar de este proyecto por muchos medios, sólo hasta esta visita pude constatar varias de las bondades del mismo. La primera es su característica integral, que cubre desde aspectos de mejoría de la capacidad de captación de la precipitación pluvial en los bosques que circundan la cuenca del lago, hasta el tratamiento de las aguas residuales, pasando por aspectos que inciden en el comportamiento individual de los habitantes y en la forma que aprovechan el agua y disponen de ella una vez usada. Un segundo punto, refrescante en el medio mexicano, ha sido la continuidad del proyecto desde que inició, a pesar de varios cambios en el gobierno estatal y en los de los municipios participantes.

 

Adicionalmente, he de comentar el poder detonador del proyecto en cuanto a la cantidad de recursos, provenientes de diversas fuentes, que el donativo ha generado para la recuperación del lago, que es del orden de 10 pesos por cada peso aportado por la FGR. Un propósito central de ese proyecto es que los conceptos y las metodologías utilizadas en el mismo sean replicables para otras regiones del país.

 

El proyecto se ha guiado en su desarrollo por un enfoque conocido como proceso adaptativo, en el que los resultados parciales de las experiencias ayudan a confirmar o modificar los planes de trabajo, lo que permite que el aprendizaje de las experiencias del personal involucrado vaya mejorando y consolidando su futuro trabajo en un tema que involucra, además de la complejidad del sistema biológico y físico de la cuenca del lago, los aspectos sociales económicos y culturales de la población de la zona.

 

Falta aún mucho por hacer, pero es estimulante ver los resultados obtenidos, y especialmente el grado de participación de los habitantes de la región y la entrega y profesionalismo de las personas que conducen el proyecto. Están aún por delante los retos de la adopción completa de los métodos y resultados de los trabajos realizados por parte de los habitantes de la región, de manera que la población no sea solamente una receptora pasiva de los mismos, sino un activo y convencido protagonista en los cambios, así como el reto de encontrar los mecanismos de apoyo económico (de las comunidades mismas, pero especialmente de los tres órdenes de gobierno) que aseguren la viabilidad al futuro de los avances logrados.

 

Biólogo investigador de la UNAM

http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/49333.html

 

Leave a reply