“La extracción desmedida seca el Churince”


"La extracción desmedida seca el Churince"

La Laguna Intermedia del sistema, cuya medición era de 200 metros, tiene una reducción de 60% en su perímetro de agua: Juan Carlos Ibarra, Subdirector del Área de Protección de Flora y Fauna de Cuatrociénegas.

·         2011-10-20•Comarca y Estados

La Laguna intermedia presenta un daño considerable . Foto : Francisco Rocha

Torreón .- A poco más de un mes de que Milenio diera a conocer sobre la fragmentación y los bajos niveles de su manantial, la laguna Intermedia del sistema hídrico Churince, en el Valle de Cuatrociénegas, hábitat de comunidades marinas ancestrales, puede darse por perdida, pues ha quedado reducida a un conjunto de charcos donde no se aprecia ya vida, ni poblaciones de peces, ni de fauna terrestre.

Ante tales efectos, finalmente funcionarios representantes de las Secretarías del Medio Ambiente en el Estado y la Federación, así como del departamento de Ecología en el municipio de Cuatrociénegas, admiten que la causa del daño es lo que investigadores como Valeria Souza y Evan Carson han estado señalando: la extracción desmedida tanto en el valle de Cuatrociénegas como en los aledaños.

Y es que, de acuerdo con la investigadora Valeria Souza, por primera vez en 10 mil años se puede atestiguar la pérdida del que fuera el hábitat de poblaciones de especies en peligro de extinción e invaluables para el ámbito científico mundial, ya que cuentan con un tapete bacteriano que ha quedado atrapado en el tiempo desde hace millones de años, al igual que los estromatolitos y representan fósiles vivientes. Ambos desencadenaron las condiciones que dieron origen a la vida en el planeta.

La Laguna Intermedia del sistema Churince, cuya medición aproximada era de 200 metros, tiene una reducción de cerca de 60 por ciento en su perímetro de agua, según estima Juan Carlos Ibarra, Subdirector del Área de Protección de Flora y Fauna de Cuatrociénegas de la Secretaría del Medio Ambiente, quien señala como una de las principales causas de la afectación a la extracción de agua, tanto en el Valle de Cuatrociénegas como en aledaños, con fines agrícolas.

Su manantial es nutrido por la poza Churince que también se muestra ya con una reducción drástica en sus niveles de agua, en comparación con las condiciones en las que se podía ver hace poco más de un mes. La poza a la vez conecta con Laguna Churince, o Laguna grande, que es la de mayor tamaño, y ya se encuentra seca en su totalidad prácticamente desde 2009.

 

Juan Carlos Ibarra detalla que personal del Área de Protección de Flora y Fauna de Cuatrociénegas ha visto en recorridos como el agua se ha estado filtrando gradualmente a través del canal que la conecta con la poza y no alcanza a llegar a la laguna.

“En Churince no hay una extracción directa, pero puede ser afectada por otras en el mismo Valle o en otra cuenca”.

Alejandra Carrera Máynez, directora de Educación Ambiental y Conservación de la Secretaría del Medio Ambiente en Coahuila, define que Laguna Intermedia mantenía un nivel de agua constante, “se mantenía llena” pese a las variaciones naturales mínimas que registraba en sus volúmenes de acuerdo a la temporada climática”.

Cuando en la actualidad define que está por desaparecer, a lo que añade que es un alarmante indicador de los cambios que han estado ocurriendo tanto en el sistema Churince como en el Valle de Cuatrociénegas.

“Se nos está yendo el valle, cualquiera puede ver las alteraciones, no se necesita ser investigador para detectarlas porque son evidentes, se puede ver que existe una afectación fuerte, porque hay lagunas que durante muchísimos años tenían una cantidad de agua constante, ahora se están secando, lo que es un indicador alarmante”.

Fernando Mario Pérez Zapata, coordinador de Educación Ambiental del Departamento de Ecología en el municipio de Cuatrociénegas, declara que los mantos freáticos que nutrían al sistema Churince están siendo afectados por la sobreexplotación del agua para la producción de alfalfa que se genera en valles aledaños, como el Valle de las Calaveras y el Valle del Hundido, ubicado el primero en la parte norte y el segundo al sur del Valle de Cuatrociénegas.

“Conagua alega que no hay una interconexión entre el sistema Churince y el Valle del Hundido, pero las hay, lo que definen investigadores como Valeria Souza”.

Comenta que la conexión entre el Valle de Cuatrociénegas y el de Calaveras está comprobado por un estudio realizado por el Comité Técnico de Aguas Subterráneas, organismo que se encarga del monitoreo de los mantos freáticos de los valles para regular la explotación.

Define que de seguir sin control la explotación en dichas zonas, seguirán las afectaciones en el valle de Cuatrociénegas, por lo que se debe ordenar el aprovechamiento sustentable del agua.

Yazmín Murra

http://impreso.milenio.com/node/9047149

Leave a reply