Qué tienen en común El Zapotillo y la Expo Bicentenario con Expo Sevilla 1992

Qué tienen en común El Zapotillo y la Expo Bicentenario con Expo Sevilla 1992

 

Francisco Trejo

Hace algunos meses en este mismo espacio, abordé el tema que nuevamente me ocupa, no es la ausencia de temas de interés lo que me orilla a retomarlo, es la falta de transparencia, incongruencia y ausencia total de ética política de nuestras autoridades tanto en el ámbito federal como el estatal.

La millonaria inversión en los Festejos del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución ofenden a una sociedad millonariamente sumida en la pobreza, la falta de información sobre el monto cierto de la inversión, incide en que la ciudadanía perciba, en estos eventos, un espíritu patriotero acompañado de derroche de recursos públicos y corrupción.

En la firma del contrato de fideicomiso, tanto el ejecutivo federal como el estatal hablaron de más, imagínese, se les ocurrió señalar que se construiría una macroplaza y un parque “que cambiarían el rostro de Guanajuato”, a manera de lo que fue la Expo Sevilla, España 1992, lo que sin duda es posible, sin embargo, lo que hoy tenemos es un parque inconcluso en terreno cerril, que en diciembre dejará de tener utilidad, al menos no se informa otra cosa.

Pero la enjundia de nuestras autoridades no quedó en la comparación con la Expo Sevilla 1992, señalaron además una afluencia de 12 millones de visitantes de todo el mundo, algo así como 90 mil diarios durante el tiempo que nuestro “Disney Park” estará abierto para los magnos festejos; 3 mil empleos en la construcción y 15 mil indirectos una vez abierto el parque, pero las promesas fueron en aumento, la traza de la “Ruta del Bicentenario” como una alternativa turística, la remodelación y equipamiento de la Alhóndiga de Granaditas, Teatro Juárez, Casa Miguel Hidalgo, apertura de dos Zonas Arqueológicas, 3 mil millones de pesos de derrama económica, entre otros y se aventuró al ofrecer un sustancial avance en la construcción de la presa El Zapotillo, promesa que los leoneses ya no creemos, pues al igual que temas como el súper tren interurbano, sólo se han utilizado mediáticamente y con fines electoreros.

Como lo señalé en la colaboración de este servidor hace algunos meses, en nuestro país existen más de 50 millones de mexicanos en pobreza, ¿tendrán contemplado los organizadores incluir a estos paisanos en algún evento? Les interesarán a éstos mexicanos marginados, los festejos independentistas y revolucionarios o, hubiesen preferido apoyos sociales y de infraestructura que les permitan al menos contar con una posibilidad de salir de la pobreza en la que se encuentran sumidos, recuerden que también votan.

Es importante que con prudencia y equilibrio, los tres niveles de gobierno participen con la ciudadanía en este tipo de festejos, sin embargo, deben sujetarse a las necesidades que como municipio, estado y país tenemos, se deben privilegiar sobre cualquier otra cosa, las necesidades mínimas del ser humano, lo que en este estado y en este país dista mucho de ocurrir, por ello los cuestionamientos, el enojo, el reclamo, la impotencia y con toda seguridad el cobro de facturas a autoridades insensibles, alejadas totalmente de los grupos menos favorecidos .

No se debe gastar en un estado como el nuestro más de mil 100 millones en ningún tipo de festejo, hacerlo es irresponsable, reprobable, es un insulto a una población preocupada por su subsistencia, por la falta de seguridad social, de educación, vivienda, no se deben gastar los recursos públicos con tanta ligereza, a nivel nacional ya lo reconoció Alonso Lujambio, flamante encargado de los festejos, una vez anunciado el cambio de Secretaría encargada de los mismos, tras la salida de Fernando Gómez Mont, de la Secretaría de Gobernación, quien al asumir el cargo señaló que en los festejos se percibió cierto desorden y que estos tendrán un incremento, por lo que la suma programada de 2 mil 900 millones de pesos, se modificará.

La Comisión Estatal encargada de los festejos se encuentra auxiliada, según el propio Ejecutivo del Estado, por un Patronato, Consejo Consultivo y Comité Técnico, perteneciendo éste último a un fideicomiso, en fin a ciencia cierta no sabemos cómo o quien toma las decisiones en estas “funcionales figuras”.

En la Expo Sevilla 1992, participaron 112 países, 23 organismos internacionales y se logró en 175 días una afluencia de 42 millones de visitantes, permaneciendo prácticamente abiertas las puertas día y noche, por lo que los 12 millones de personas que se esperan en Guanajuato se antoja más que difícil.

La derrama económica en Sevilla y las construcciones fueron impresionantes, hoy en día quedan sólo cerca de 18 pabellones, las obras construidas en la ciudad y sus alrededores continúan vigentes, para muestra El AVE tren de alta velocidad español que hoy en día representa uno de los sistemas de transportes más eficaces en Europa, vaya pues, desatinada las declaraciones y la “comparación”.

ftotrejo@gmail.com
http://impreso.milenio.com/node/8806300

Leave a reply