Racionan el agua en plena canícula

 

Racionan el agua en plena canícula

08/08/2013    Habitantes padecen intenso calor y las llaves comunitarias, así como las pipas que llegan cada 8 días, no son suficientes

Por: Mario Portillo

La señora Ana Laura sufre por la falta del líquido y la irregularidad con la que llegan las pipas a la colonia Blanca Navidad.

 


NUEVO LAREDO.- El intenso calor no es motivo suficiente para que se redoblen los esfuerzos, por parte de las autoridades, para llevar agua a los sectores donde no hay servicio de agua potable y alcantarillado.

La colonia Blanca Navidad es una de las más afectadas en estas épocas, debido a que cada ocho días van pipas a llevar agua a los vecinos.

“Aquí vienen cada ocho días a traernos el agua, a veces se tardan más, pero tenemos que estarles presionando al número que nos dieron para que vengan”, comentó la señora Verónica.

En su casa viven seis personas, dos adultos, un adolescente y dos niños, por lo que el líquido se consume rápidamente ante las distintas necesidades como bañarse, lavar los trastes y la ropa.

“Ahorita como hace mucho calor, las niñas quieren bañarse a cada rato y se acaba más rápido; a veces la hacemos con lo que nos dejan que es un tinaco y un tambo, pero a veces no”, manifestó.

Y es que aunque hay llaves comunitarias, es un esfuerzo extra el ir por el agua, hasta los puntos donde están instaladas.

Comentó que aunado a este detalle, hay quien busca aprovecharse de la situación de las personas.

“Antes estaba un muchacho que si no le dabas dinero no te dejaba agua, pero lo acusamos y lo quitaron, pero sí les da uno ahí para las cocas o algo sólo por no dejar; el que está ahorita no cobra nada”, agregó Verónica.

En plena canícula, Verónica y su familia sortean el calor escondiéndose entre la sombra y refrescándose seis personas con un ventilador.

La colonia Blanca Navidad es una de las que menor desarrollo presenta ya que es irregular, por lo que apenas y hay pocas casas con servicio de luz con lo que pueden realizar algunas tareas básicas del hogar, aunque muchas viviendas no tienen siquiera lo elemental para una vida digna.

Ana Laura, otra vecina, quien cuida a los niños de su hija, aseguró que en ocasiones se tardan alrededor de 15 días en que vuelvan las pipas a la colonia y corroboró que anteriormente les cobraban el servicio.

“Ahorita ya no, pero antes sí cobraban; ahorita yo la verdad no les doy porque no tengo dinero”, expresó.

En su hogar viven también seis personas, entre los que se encuentran dos niños pequeños que piden bañarse para mitigar el calor.

“Ellos solos piden bañarse, les pongo la tina y ahí se bañan para aguantar”, comentó.

Mencionó que cuando se acaba el agua tienen que acarrear de bote en bote desde la toma comunitaria para llevar a su hogar, y juntar el agua necesaria para lavar y que los menores se bañen.

Pidió a las autoridades que pongan mucha atención a esta colonia que se ubica en el sur-poniente de la ciudad.

“Le digo a las autoridades que manden las pipas, porque como quiera uno se aguanta el calor, pero los niños no deben de sufrir”, puntualizó.

 

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

http://www.elmanana.com.mx/noticia/1519/Racionan-el-agua-en-plena-canicula.html

 

Leave a reply