RECURSOS AL LÍMITE

RECURSOS AL LÍMITE

07.23.10 Enviar esta nota 

 

Opinión de Pame Tajonar Méndez

 

Datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) señalan que en relación a la distribución del agua subterránea, se presentan acuíferos como el de la cuenca de Oriental o la parte noroccidental del Valle de Puebla con disponibilidad suficiente, comparado con acuíferos de las zonas de Tecamachalco, Palmar del Bravo y Tehuacán, que están sobreexplotados.

 

El acuífero del Valle de Tecamachalco, está considerado entre los cien más sobreexplotados a nivel nacional, seguidos por los del Valle de Puebla y la Cuenca Libres-Oriental, los cuales presentan en la actualidad reservas muy escasas.

 

Se ha calculado que en promedio cada persona utiliza 300 litros de agua, aunque con 60 litros se cubrirían las necesidades elementales.

 

El uso excesivo de este recurso ha provocado que de los 180 pozos de la región de Nealtican y Xoxtla sean insuficientes para abastecer a los más de dos millones de habitantes que tiene la capital poblana.

 

El agua para los habitantes de la Puebla capital será cada vez más escasa y de peor calidad, servicio que por cierto se debe pagar al Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (SOAPAP).

 

Lo que resulta también muy delicado, además de lamentable y vergonzoso, son las declaraciones que usuarios de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) hicieron a este medio con respecto a la autorización de pozos precisamente en el acuífero de Tecamachalco en lo que va del presente año ¡Sí, exactamente! Ése que está considerado entre los cien más sobreexplotados de México.

 

No es creíble que el director local de la Conagua en Puebla, Manuel Beristain Gómez, no tenga conocimiento de la veda que tiene dicho acuífero. Precisamente el papel de la Comisión es velar por el recurso hídrico y, según usuarios, los funcionarios están haciendo lo contrario y las autorizaciones se han dando por intereses políticos.

 

Uno de los derechos humanos es justamente el acceso al agua, pero de todos, no solo de los cuates y compadres de los funcionarios públicos en turno.

 

Esto habla pésimamente mal del actuar de Beristain Gómez, sin mencionar claro, que es otro tema aparte y en extremo delicado, el ambiente tan hostil, de absoluta falta de respeto y de hostigamiento hacia las mujeres que laboran en la dirección local de la Conagua en Puebla. Pero queridos lectores, ése es tema de otra entrega.

 

Deterioro y desaparición continúa a ritmo sin precedentes

 

La apropiación de los recursos naturales se lleva a cabo de forma directa como son la producción de alimentos, medicinas, cosméticos, materias primas para la industria; y de forma indirecta como la producción de oxígeno y absorción de carbono, regulación del ciclo hidrológico y el clima, conservación de suelos.

 

El resultado del uso de los recursos naturales y de la biodiversidad para nuestra especie es por lo tanto la obtención de beneficios culturales, económicos y sociales, entre los más importantes.

 

Una buena proporción de la población nacional y del estado de Puebla se considera en estado de pobreza, lo anterior relacionado con el crecimiento poblacional, la sustitución de vegetación primaria para la ampliación de la frontera agrícola y ganadera, desarrollo urbano, entre otros factores, ha provocado un uso indiscriminado de los recursos naturales y de la biodiversidad, teniendo como consecuencia que la disponibilidad de los recursos naturales y de la biodiversidad ya no sean suficientes para abastecernos.

 

Otro factor que ha influido es la falta de ingresos económicos debido a la carencia de proyectos productivos viables para las comunidades rurales, disminuyendo la posibilidad de que las familias de zonas rurales tengan los recursos para acceder a la compra de productos básicos como son la carne de animales domésticos y adquisición de carbón, es por esta razón que las comunidades indígenas, rurales o rancherías se ven en la necesidad de usar los recursos naturales principalmente a través de la extracción de éstos para uso doméstico que permita la subsistencia de las poblaciones, generado por lo tanto, que se dé un uso irracional, como la tala y la cacería clandestina o no regulada, afectando de manera directa a las poblaciones de flora y fauna silvestre; teniendo como consecuencia la disminución en la distribución y abundancia de las poblaciones silvestres de flora y fauna, llevándolas a la extinción local o regional.

 

Servicios Ambientales

 

La biodiversidad provee de importantes bienes y servicios a la especie humana, los cuales se clasifican en dos grandes grupos: los de apropiación directa como son la producción de alimentos, medicinas, cosméticos, materias primas para la industria; y los de uso indirecto como la producción de oxígeno y absorción de carbono, regulación de los ciclos hidrológicos y el clima, conservación de suelos, entre los más importantes.

 

El uso y apropiación de la biodiversidad ha dado como resultado importantes beneficios culturales, económicos y sociales, explicó en entrevista exclusiva para este medio la Maestra en Ciencias Concepción López Téllez, catedrática e investigadora de la Escuela de Biología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

 

Los ecosistemas que funcionan en condiciones óptimas, proporcionan flujos de agua limpia y en cantidades confiables, suelos productivos, un clima relativamente predecible y muchos otros servicios, que están bajo creciente presión en todo el mundo. En la Evaluación de Ecosistemas del Milenio, se concluyó que más del 60 por ciento de los ecosistemas del mundo se están usando de manera no sostenible.

 

Actualmente, existe un enfoque de desarrollo en el que se considera a los servicios ambientales y que busca básicamente el equilibrio entre el desarrollo socioeconómico de las poblaciones humanas y el mantenimiento de la biodiversidad y los recursos naturales. Sin embargo, la humanidad parece que aún no valora adecuadamente su importancia, pues el deterioro y la desaparición de la biodiversidad continúa a un ritmo sin precedentes.

 

Algunos de los bienes que se explotan económicamente y sobre los que existe información son principalmente recursos naturales usados como insumos para la producción de productos pesqueros, madera, medicinales, derivados de la biodiversidad, plantas ornamentales, artesanías e información procesada sobre biodiversidad, que se convierte en fuente de ingresos directos, en el caso de que se venda asociada a actividades como el turismo.

 

Usos del agua y situación de las cuencas hidrológicas

 

La disponibilidad de agua para su aprovechamiento es otro de los importantes servicios ambientales que proveen los ecosistemas y del que el ser humano depende y su disponibilidad y calidad obedecen a una gran cantidad de factores tanto físicos, químicos como biológicos.

 

En este sentido, México se caracteriza porque más de la mitad de su superficie está cubierta por zonas áridas y semiáridas, en las que el 67 por ciento de las lluvias se presentan en cuatro o cinco meses, de junio a octubre, de forma torrencial lo que dificulta su aprovechamiento. Aunado a lo anterior, la mayor concentración de las zonas urbanas se encuentran ubicadas en la parte centro y norte del país, el 77 por ciento de la población, zonas donde solo se genera el 32 por ciento del escurrimiento natural ocasionado por la lluvia, en contraste con el 68 por ciento de la zona sureste y que solo concentra el 23 por ciento de la población.

 

En relación a Puebla, el estado posee recursos hidrológicos superficiales y subterráneos, con un aporte anual de alrededor cinco mil milímetros de agua que al igual que en el resto del país, no se encuentran distribuidos uniformemente, ya que existen regiones como la Sierra Norte donde se presentan abundantes corrientes superficiales, mientras que en la Mixteca Poblana las lluvias son escasas y estacionales.

 

Asimismo, el territorio poblano se caracteriza por presentar una accidentada topografía, que da como consecuencia que los escurrimientos de la región norte no puedan ser aprovechados extensivamente y en su mayor parte escapan hacia el estado de Veracruz.

 

En las regiones hidrológicas del estado de Puebla como son: La Región Hidrológica Río Balsas, Tuxpan-Nautla, la del Papaloapan y la del Río Pánuco; las tres primeras abarcan la mayoría de la superficie de la entidad (99.75 por ciento). La región que registra la mayor precipitación de lluvia, entre mil 500 a tres mil milímetros al año, es la de Tuxpan-Nautla. En general se propician escurrimientos aproximados de seis mil 697 milímetros cúbicos anuales, siendo casi el 60 por ciento del escurrimiento virgen de toda la entidad. Así mismo, en la región Papaloapan se ha calculado que el volumen estimado de escurrimiento anual es de tres mil 116 milímetros cúbicos, que representa el 28 por ciento del escurrimiento virgen.

 

El 78 por ciento del agua en la entidad poblana es utilizada principalmente para la actividad agrícola, seguida de la actividad urbana (10 por ciento) y el resto es usada para la actividad industrial; en lo que respecta al uso per cápita del vital liquido en la entidad, se ha calculado que en promedio cada persona utiliza 300 litros aunque con 60 litros se cubrirían las necesidades elementales; el uso excesivo de este recurso ha provocado que de los 180 pozos de la Región de Nealtican y Xoxtla sean insuficientes para abastecer los más de dos millones de habitantes que tiene la capital, señaló la investigadora de la BUAP.

 

Las actividades humanas, como las descargas de aguas negras a los cuerpos de agua sin un tratamiento previo, la sobreexplotación de acuíferos y la deforestación han dado como resultado: una disminución en la calidad del agua, la eutrofización de cuerpos de agua debido al alto contenido de materia orgánica, pérdida del caudal de ríos y arroyos; y azolvamientos de drenajes

naturales. Impactos que no solo afectan a las actividades humanas sino también a las comunidades de plantas y animales que se abastecen del vital liquido.

La mayoría de los principales ríos están contaminados, ya que sus afluentes traen agua limpia proveniente de manantiales y aguas negras no tratadas de usos municipales, industriales, diversos comercios, de servicios, usos agrícolas, pecuarios, domésticos y en general de cualquier otro uso. Esta contaminación es considerada de gravedad, de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana NOM127–SSA1–2000, por lo que urgen tomar medidas drásticas y desarrollar estrategias de prevención.

 

Esta situación demanda llevar a cabo acciones administrativas orientadas a una política sobre el agua como un recurso limitado ante necesidades múltiples, ya que millones de personas y en general las especies dependemos de los servicios ecosistémicos de las cuencas hidrológicas, contribuyendo de manera directa a la salud de los sistemas ecológicos, se requiere por lo tanto de la asignación eficiente de agua por medio de una valoración de los diferentes usos a los que puede dedicarse este recurso, de tal manera que se permita a la sociedad conocer en qué actividades se puede usar el agua, así como la gestión para la promoción en la distribución equitativa de los costos y beneficios la eficiencia, sostenibilidad, legitimidad, responsabilidad, descentralización y participación del agua, que permita obtener los mayores beneficios económicos, tanto para las actividades humanas, como para la estimación del valor económico de los ecosistemas, demandó López Téllez.

 

Manejo del suelo en Puebla

 

Los suelos constituyen uno de los recursos naturales de mayor importancia para la población, desgraciadamente su degradación constituye un grave problema.

 

En la actualidad, alrededor del 90 por ciento de los suelos en México presenta distintos grados de erosión, producto del mal manejo. Para el caso particular de Puebla, la mayoría de las estimaciones sobre el estado actual de los suelos en Puebla son de carácter cualitativas y no existe una metodología estandarizada ni criterios uniformes.

 

Determinar y valorar la magnitud de la erosión es importante para poder planificar y así proyectar las medidas que permitan cuidar los suelos; para evaluar su magnitud se debe considerar factores ecosistémicos como el clima, vegetación, tipo y características de los suelos, topografía, uso del suelo. Sin embargo, la determinación, la valoración y planificación del cambio del uso suelo constituyen una tarea difícil y laboriosa.

 

A nivel nacional, la pérdida del suelo se da principalmente por la erosión hídrica (56 por ciento), la erosión eólica (28 por ciento), por degradación química (12 por ciento) y por degradación física (4 por ciento). La ausencia de una política agraria con énfasis en el cuidado y conservación de los suelos y su entorno, ha acelerado los procesos erosivos en muchas regiones del país y como consecuencia la desertificación.

 

En el estado de Puebla, las áreas boscosas han experimentado un daño grave, debido principalmente a la tala indiscriminada, la sustitución de la vegetación natural para la ganadería y la agricultura, al sobrepastoreo, extracción de leña, industria, urbanización, así como al uso de tecnologías no aptas aplicadas en ecosistemas frágiles.

Se requiere de la generación de alternativas sustentables del uso y manejo del suelo, con el fin de evitar cultivos agrícolas en zonas con pendientes abruptas y desarrollar en las áreas con menos pendientes un programa de capacitación agrícola en el que se tengan en cuenta las condiciones naturales del entorno, así como rescatar el manejo tradicional sustentable.

 

Además es importante realizar obras y prácticas de conservación de suelo en áreas degradadas así como el fomentar el uso de fertilizantes orgánicos, evitar prácticas no aptas como la tala y desmonte desmedido, las quemas no controladas, evitar la contaminación por productos químicos, entre los más importantes. Lo anterior son actividades que deben de ser orientadas y financiadas por los gobiernos municipales, estatales y federales, instituciones científicas, organizaciones no gubernamentales y empresas privadas que estén bien orientadas y canalizadas a la planificación del uso del suelo de acuerdo a su aptitud natural, concluyó la Maestra en Ciencias Concepción López.

 

Para permanecer en contacto:

 

pametajonar@planetaazul.com.mx

 

(Periodista Ambiental)

http://www.planetaazul.com.mx/www/2010/07/23/recursos-al-limite/

 

Leave a reply