Reducción de agua subterránea trae riesgo de arsénico

Reducción de agua subterránea trae riesgo de arsénico

Las aguas fósiles o mineralizadas se empiezan a explotar cuando se agota el manto somero, advierte la CNA; el riesgo existe en la ciudad.

Lun, 24/01/2011 – 13:15

Guadalajara.- El progresivo abatimiento de los mantos acuíferos en Atemajac-Tesistán y en Toluquilla, trae riesgos inevitables de arcenicismo y otros fenómenos comunes al agua confinada o geológica, que se ubica en las partes bajas de los mantos del subsuelo, advierte el director de proyecto de aguas subterráneas del organismo de cuenca Lerma-Chapala-Santiago, Martín Velasco Ornelas.

"Sí, existe ese riesgo, entre más profundo la sacas existe el riesgo de que salga esa agua más mineralizada, un poco más contaminada; toda
el agua es tratada pero existe siempre ese riesgo, y entre más profundo te vayas a sacar el agua, más te cuesta; al industrial, al público urbano, a todos les cuesta, y agreguemos que un bombeo más abajo te va a costar la energía (…) aun así aquí no pasa como en
Monterrey, que tiene pozos a 500 o 600 metros de profundidad, y que el nivel estático está entre 250 y 300 metros, pero puede pasar…".
– Toluquilla tiene problemas de arsenicismo…
– Sí, pero no son pozos tan profundos, imagínate que te vayas más profundo, pues es peor (…) en Toluquilla hay mucho agricultor, todo
lo contrario de Atemajac en que la mancha urbana los ha ido sacando, y ya es puro fraccionamiento, pero en Toluquilla hay aun mucho uso
agrícola, hay uso agropecuario, que en un futuro si siguen asi tendrán que desaparecer, se tendrán que recorrer más, los vamos empujando.

El funcionario explica que ya existe una norma oficial para la recarga de acuíferos, lo cual se puede "siempre y cuando se esté cumpliendo
todos los parámetros que te piden las normas, que son la 014 y la 015, para no contaminar el acuífero".

Las vedas vigentes buscan "el control para abastecimiento de agua y los usos domésticos para Guadalajara; una explotación racional, impidiendo el cambio de uso de suelo y los incrementos del volumen de extracción y contruccion de obra (…) si tú como constructor haces tu
fraccionamiento, compras tu derecho y haces el pozo, por lo regular entregas el pozo al SIAPA para que lo administre, o lo entregas al
municipio; entonces deberían de decir, a ver el tÍtulo de la CNA, donde debes de cumplir con ciertas características, para que asÍ estés
dentro de la ley; y la autoridad se cubra con lo que está recibiendo: si recibes un pozo con un título de cuatro pulgadas de diámetro y con
16 litros por segundo, pues que así sea realmente, porque al fin y al cabo el constructor ya no va a ser el responsable, lo será el SIAPA o
el ayuntamiento que se hagan cargo".

Velasco Ornelas opina que desde que entró la primera veda, en 1951, "ha habido afectaciones, pero no tan drásticamente".
Ello, resume, porque el sistema de agua potable tiene copiosdas fugas que recargan el acuífero; pero también a que "ha habido buenos
temporales, pero se la logrado estabilizarlo, y aparte es un acuífero semiconfinado, no es como el de Monterrey, es un acuifero de fácil
recarga, es rápido".

– ¿Semiconfinado es que esta relacionado con otros acuíferos y puede recibir beneficios de otros acuiferos?

– Si, la parte del estrato de arriba permite que pueda entrar el agua los acuíferos confinados son los que están confinados entre dos rocas
y no permiten fácilmente pasar el agua.

– ¿Pero el tipo de suelo que hay en Atemajac ayuda?

– Sí, es de fácil infiltración, entonces si queremos recargar el acuífero debemos saber muy bien la calidad de agua que le metemos.

Agustín del Castillo

http://www.milenio.com/node/629111

Leave a reply