Reflexiones sobre el Día Mundial del Agua

Opinión / Columna

 

            Claudia Sofía Corichi 

Reflexiones sobre el Día Mundial del Agua

Organización Editorial Mexicana

20 de marzo de 2012

           

 

  El próximo jueves, se cumplirán 19 años desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas decretó el Día Internacional del Agua. La fecha es significativa, y en términos concretos es una invitación a las naciones del mundo a realizar actividades relacionadas con la conservación y el desarrollo de los recursos hídricos. La idea global es la de establecer un compromiso mundial en cuanto a abordar los desafíos que plantean la calidad del agua, los ecosistemas y el bienestar humano y la divulgación de la necesidad de adoptar medidas para hacer frente a los problemas relacionados con la calidad del líquido.

La situación del agua en todo en mundo y en especial en nuestro país es muy delicada. Según el último informe publicado sobre Desarrollo Humano, gran parte de los países del orbe, tienen una disponibilidad baja de recursos hidráulicos y prácticamente la tercera parte de ellos ya padece escasez. Según ese mismo documento, México se encuentra entre los países con baja disponibilidad, situación que es alarmante pues hace tan solo 50 años se disponía del doble de agua por persona.

Por ello, es necesario realizar acciones para proteger el agua, ya que durante años hemos dilapidado este líquido y no contamos con el respaldo de políticas públicas exitosas que generen conciencia en las personas respecto de la importancia de cuidar el recurso para el presente y para las generaciones futuras. Debemos adoptar medidas con el objeto de lograr una gestión integrada de los recursos hídricos, porque de lo contrario la situación que hoy es amenazadora se convertirá crítica e inmanejable, provocando conflictos sociales e incluso disputas entre países y efectos devastadores en la actividad económica.

Los recursos hidráulicos de un país se miden con base a la disponibilidad natural media de agua por habitante en un año, es decir, el agua de lluvia que se transforma en escurrimiento de agua superficial y en recarga de los acuíferos. En los últimos cinco años, se redujo la disponibilidad de agua en el territorio nacional.

El impacto ecológico es irreversible, pues nos enfrentamos a la desaparición de lagos y humedales, la disminución de caudales de ríos, el agotamiento de manantiales, la pérdida de vegetación, la desaparición de ecosistemas, la depreciación de la calidad del agua, el hundimiento y el agrietamiento del subsuelo. En lo que toca al impacto económico, este deriva del las alzas en los costos de extracción del líquido vital y el encarecimiento del servicio de agua potable a la población. Un ejemplo de esto son las cifras que la OCDE dio a conocer recientemente de acuerdo a un estudio que realizo, en donde se demuestra que las tarifas de agua en México son las más bajas entre los países integrantes de dicho organismo, y también las que castigan más a los pobres. De acuerdo con el estudio, el precio promedio de los servicios de agua y saneamiento para los hogares mexicanos es de 0.49 dólares por metro cúbico, mientras que en Dinamarca asciende a 6.70 dólares.

Resulta impostergable frenar el desperdicio del agua, varias regiones del país, inclusive su capital, sufren en temporadas de inundaciones que dañan la infraestructura social y privada, destruyen el patrimonio de muchos connacionales y, en el peor de los casos, cobran vidas humanas.

El acelerado y desorganizado crecimiento de las poblaciones en nuestro país, ha tenido como consecuencia inmediata que la calidad del agua sea muy mala, en virtud de que se han ido minando los recursos hídricos derivado de las descargas constantes de aguas residuales. Dando como resultado que sólo el 5% del agua que hay no esté contaminada.

Cuidar el agua significa asegurar la vida de las generaciones futuras, no podemos seguir siendo unos simples espectadores de este grave problema, resulta imprescindible e impostergable actuar con oportunidad, responsabilidad y eficacia, pues de lo contrario pronto nos enfrentaremos a una catástrofe nacional de dimensiones inimaginables.

*Senadora

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2473568.htm

Leave a reply