Renta Pemex la tecnología para aguas profundas

Contratos de cinco años

Renta Pemex la tecnología para aguas profundas

Seadrill, GREMSA e Industrial Perforadora de Campeche son las proveedoras.

·         2012-03-06•Negocios

Son de tipo semisumergible, flotan como barcos cargueros.Son de tipo semisumergible, flotan como barcos cargueros. Foto: Claudia Guadarrama

El desarrollo exploratorio en aguas profundas, derivado de la Reforma Energética de 2008, ha inducido la firma de contratos de arrendamiento de plataformas de sexta generación con tres empresas, necesarias para emprender este tipo de trabajos en el golfo de México

En este sentido Petróleos Mexicanos (Pemex) estableció contratos con empresas que le rentan tres plataformas, West Pegasus, Centenario y Bicentenario, las cuales han sido puestas en operación desde 2011 para perforar pozos que cuentan con potencial para convertirse en yacimiento productor de crudo.

Pemex designó a las compañías Seadrill, Industrial Perforadora de Campeche (IPC) y Grupo R Exploración Marina (GREMSA), como proveedores de la tecnología que requiere realizar trabajos en tirantes de aguas profundas.

En el golfo de México se tendrá la necesidad de perforar en tirantes de agua que van de 500 hasta 3 mil metros de profundidad, cerca de la frontera con Estados Unidos.

Sin embargo, para acceder a estos niveles es necesario contar con la tecnología adecuada y probada a nivel mundial, la cual es en su mayoría propiedad de empresas privadas que la desarrollan.

Según información de la paraestatal, la compañía noruega Seadrill cuenta con un contrato de cinco años para el arrendamiento de la plataforma semi sumergible West Pegasus, la cual se espera comience en el corto plazo, la exploración de crudo en el pozo Supremus cercano al vecino país del norte.

Dicho complejo fue arrastrado desde el puerto de Jurong en Singapur hasta México durante el segundo trimestre de 2011.

En el caso de la Bicentenario, propiedad del conglomerado Industrial Perforadora de Campeche (IPC) y Grupo R Exploración Marina (GREMSA), que llegó desde Coréa, se estima que pueda realizar trabajos en la misma zona.

En el caso de la plataforma Centenario, también de sexta generación y propiedad de Grupo R, también cuenta con un contrato de arrendamiento de cinco años.

Las tres plataformas son semi sumergibles, es decir, son tripuladas pues no están fijas y flotan de manera similar a los barcos cargueros, lo que implica que pueden ser movidas de una lugar a otro, según las necesidades requeridas.

La West Pegasus se encuentra actualmente al sur del golfo de México, y se estima que en un par de meses sea la primera en iniciar las tareas de exploración a 30 millas de la frontera con EU.

Les exigen seguridad

La paraestatal mantiene una exigencia importante en materia de seguridad a las empresas que arrendan las plataformas de sexta generación, esto con el fin de evitar algún incidente mayor, ya sea por los trabajos de exploración o por fenómenos climáticos.

En el caso específico de la plataforma Centenario, cada semana se llevan a cabo diversos simulacros y ensayos con el objetivo de que los trabajadores dominen tanto las rutas de evacuación, así como el uso de los equipos de rescate.

Se detalla el uso de los alimentadores de oxígeno hasta el abandono y abordaje de los botes salvavidas, mejor conocidos como mandarinas, detallan los manuales de los ejercicios de salvamento.

Al respecto, Nibia Esther Villanueva, supervisora de seguridad en la plataforma Centenario, y una de las cinco mujeres que laboran en ella, afirmó que en el complejo petrolero ubicado en el mar, cuenta con cuatro mandarinas, las cuales tienen capacidad para 90 trabajadores cada una.

En caso de surgir una emergencia mayor en la que los trabajadores no puedan llegar a los botes, en los corredores se cuentan con balsas para mantener a flote a un número aproximado de 25 personas.

Por ello la supervisora de seguridad en la plataforma aseguró que el complejo cuenta con capacidad sobrada de espacio en caso de que se requiera abandonar esta infraestructura, tal como ocurrió ante la llegada de la reciente tormenta tropical Arlene.

En entrevista por separado, el superintendente de la plataforma, Mario Alberto Hernández, sostuvo que de presentarse un huracán de gran categoría, con rachas de viento de más de 70 kilómetros por hora, el primer paso a seguir es prohibir que los trabajadores permanezcan en la parte superior de la plataforma, a fin de evitar accidentes mayores.

El funcionario explicó que en caso de presentarse condiciones de latente peligro, no sólo para el personal, sino también para los trabajos de perforación del pozo y la operación de la plataforma, el capitán, es quien debe decidir si se procede a realizar la evacuación o incluso mover el complejo para buscar un lugar más seguro.

“Este oficial, deberá decidir si se evacua el complejo e incluso si se sella la perforación, al mismo tiempo que desconecta la plataforma para moverla a aguas más profundas”, detalló Mario Alberto Hernádez.

Claves

Características

► Con la infraestructura arrendada y puesta en operación desde el año pasado, se ha realizado la perforación de 22 pozos en las denominadas aguas profundas del golfo de México.

► Este tipo de complejos son necesarios cuando el proyecto exige operar en tirantes de agua (de la superficie, hasta el fondo marino) de 500 hasta los tres mil metros.

► La operación de una plataforma de sexta generación exige montos de inversión de más de un millón de dólares cada día, para asumir el pago de nómina, mantenimiento y renta

Nayeli González/México

http://impreso.milenio.com/node/9124359

Leave a reply