Reservas potenciales de agua

Reservas potenciales de agua

 

Por: MANUEL VALENCIA CASTRO

A la ciudadanía

El año pasado, en el Colegio de México se llevó a cabo un foro para contribuir con propuestas a la elaboración del nuevo Programa Nacional Hídrico; durante este evento, escuché a Eugenio Barrios, director del Programa Agua de WWF-México, hacer una propuesta sobre las reservas potenciales de agua, que en mi opinión, resulta verdaderamente interesante y de gran importancia para el país. En ese momento, el directivo del Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF por sus siglas en inglés) nos obsequió un mapa de México en el que se podían apreciar todas las cuencas hidrológicas con factibilidad muy alta, alta y media para ser decretadas reservas de agua.

La explicación del mapa fue breve y prácticamente se refirió a la leyenda que se incluye en el mismo: “este programa representa una acción temprana de adaptación, enfocado en rescatar agua para el ambiente y las futuras generaciones, y coincide con la imperiosa necesidad de la sociedad de recuperar su patrimonio natural, mediante una gestión centrada en el ahorro y que garantice cuencas en equilibrio, objetivo estratégico de la Agenda del Agua 2030 del Gobierno de México.

El esfuerzo de esta Identificación de Reservas Potenciales de Agua para el Medio Ambiente en México, se lo debemos a la Alianza WWF-Fundación Gonzálo Río Arronte I. A. P., y a la Conagua. El análisis fue orientado a identificar aquellas zonas del país con disponibilidad de agua, con una biodiversidad importante sujeta a algún tipo de conservación y con presiones hídricas menores. Esto es, la reunión en un mismo lugar geográfico de áreas naturales protegidas y/o humedales Ramsar o sitios prioritarios para la conservación, presencia de vedas, sin presas, sin distritos de riego, sin sobreexplotación de acuíferos, con una baja densidad poblacional, y desde luego el agua disponible, una combinación como ésta podría dar la máxima calificación para una zona de muy alta factibilidad para ser decretada Reserva Potencial de Agua.

Los autores de este estudio, definen una cuenca con muy alta factibilidad de la siguiente manera: “las unidades de gestión con disponibilidad de agua superficial, con presencia de veda, importantes para la conservacio→ n por tener sitios Ramsar, ANP (áreas naturales protegidas) y vacíos de conservación de ecosistemas acuáticos epicontinental, y no tener presencia de ninguna presión.”

A partir de esta referencia, si no cumple con la condición de la conservación de la biodiversidad, o si existen presas, o si los acuíferos están sobreexplotados, si no hay vedas o la densidad de población es muy alta, se van restando puntos ocasionando que la cuenca baje en su factibilidad a alta, media y sin posibilidades de decretarse como Reserva de Agua.

Interesante el proceso de clasificación, sin duda, que viene a confirmar lo que tantas veces hemos escrito en esta columna, lo que hemos dicho en foros y conferencias: que las presas son el colesterol y los trigliceridos de los ríos, que la conservación de la biodiversidad de los ecosistemas como los Humedales Ramsar es fundamental para generar los servicios ambientales que mantienen la calidad de vida de los habitantes, y que la gestión sustentable de los acuíferos subterráneos, esto es, agua para siempre y para todos, es la principal acción que debe tomarse para enfrentar los retos del cambio climático.

La numeralia de este estudio señala que se identificaron 189 unidades de gestión o cuencas, distribuidas en todo el país, de las cuales 19 fueron clasificadas con una factibilidad de muy alta para decretarse como reserva, 54 se clasificaron como de alta factibilidad y 116 con factibilidad media. Huelga decir que en nuestro organismo de cuenca, las Cuencas Centrales del Norte, únicamente 9 cuencas fueron identificadas con una factibilidad media para ser decretadas Reservas Potenciales de Agua. Qué significa esto, que se encuentran en el último peldaño de esa posibilidad.

Si pudieramo ver esto en el tiempo, ¿qué se tendría que hacer en nuestra cuenca Nazas-Aguanaval, para treparnos al peldaño de alta factibilidad? Tenemos agua, áreas naturales protegidas como Jimulco y el Cañón de Fernández, en este último tenemos un sitio Ramsar, existe una veda, pero, también tenemos una gran superficie de riego, acuíferos sobreexplotados, presas con un volumen importante de almacenamiento y para completar el cuadro una alta densidad de población, sería ingenuo pensar que es fácil modificar toda esta parte negativa que resta posibilidades, pareciera quizá más sencillo, como vamos, convertir nuestra cuenca en una sin factibilidad, porque algo que no he mencionado es que en nuestro país existen más de 300 cuencas que no son candidatas a pertenecer a las Reservas Potenciales de Agua.

http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1016758.reservas-potenciales-de-agua.html

Leave a reply