Resienten deterioro los ríos del País

Resienten deterioro los ríos del País

Reforma, nacional/ 22 Febrero, 2011
Adriana Alatorre

Más de la mitad de la red fluvial de México se encuentra severamente afectada por la disminución del caudal, la modificación e invasión de cauces, la contaminación y la pérdida de vida silvestre, advierte un estudio del Instituto Nacional de Ecología.

Cinco de los ríos más caudalosos del País, detalla el estudio, se ubican dentro de las categorías más elevadas de alteración: Balsas, Santiago, Pánuco, Grijalva-Usumacinta y Papaloapan.

Las alteración que sufren los ríos por el mal manejo de los propios cauces y las tierras aledañas, advierte, representan un riesgo en materia de disponibilidad y calidad del agua y de las importantes funciones biológicas que cumple la red fluvial.

El estudio Evaluación del Grado de Alteración Ecohidrológica de los Ríos y Corrientes Superficiales de México explica que las obras de infraestructura construidas sobre los cauces -incluyendo desde presas hasta puentes- afectan los ciclos hidrológicos más de lo que se puede apreciar a simple vista.

"Las presas modifican la composición química del agua, cambian su temperatura, alteran el patrón temporal y espacial del flujo hídrico (las crecidas estacionales, por ejemplo), y modifican la disponibilidad de agua y la distribución de sedimentos en las planicies de inundación", apunta.

Por otro lado, indica, el agua utilizada para el riego agrícola retorna a los ríos con grandes cantidades de sedimentos, fertilizantes, pesticidas y otros compuestos químicos.

Las modificaciones en las áreas ribereñas, agrega, influyen también de manera sustancial en la salud general de los ríos.

"Además de la extracción de agua de los ríos como un importante factor para su alteración en nuestro País, las descargas residuales y el aporte de fosfatos y nitratos provenientes de la agricultura juegan un importante rol en dicha modificación", apunta.

Con base en el análisis de datos de 597 mil 976 kilómetros de red fluvial, el Instituto Nacional de Ecología concluye que 42 cuencas que concentran el 53 por ciento de los cauces del país registran niveles altos y muy altos de alteración ecohidrológica.

"Las redes fluviales, cauces y corrientes con el mayor impacto potencial directo drenan a un 33 por ciento del territorio nacional y corresponden al 37 por ciento de la red hidrográfica del País", advierte.

En las siete cuencas más alterados del País, agrega, reside 52 por ciento de la población de México.

"Es apremiante buscar un balance entre la demanda de agua por parte de las actividades humanas y los requerimientos para mantener la integridad de los sistemas acuáticos a través del suministro de un caudal apropiado", remarca el estudio del Instituto Nacional de Ecología.

Juan Carlos Valencia, director del Organismo de Cuenca del Río Balsas, reconoció que la red fluvial de esa región enfrenta una severa presión y se encuentra entre las más contaminadas del País.

El funcionario de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) explicó que población de la cuenca se ha triplicado en los últimos 50 años, lo que ha incrementado la demanda de agua y los niveles de contaminación.

La cuenca, que abarca ocho estados -Morelos, Tlaxcala, Puebla, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Estado de México y Jalisco-, concentra el 17 por ciento de los municipios del país y cuatro zonas metropolitanas: Puebla-Tlaxcala, Cuernavaca, Lázaro Cárdenas y Uruapan. Existen al menos 674 localidades a la orilla de los cauces.

"Los mayores índices de contaminación se localizan en el río Atoyac-Zahuapan y en el río Apatlaco. que atraviesan la cuarta zona metropolitana más grande del país, la de Puebla y Tlaxcala", apuntó en entrevista el funcionario federal.

Invaden aguas negras al Apatlaco

CUERNAVACA, Morelos.- Entre las inmensas raíces de un sauce amarillo nace el manantial de agua que abastece a la ciudad de Cuernavaca y que llega el Río Apatlaco, uno de los más contaminados del País.

El cauce cristalino ubicado dentro del Centro Ecológico Chapultepec apenas alcanza el primer kilómetro de flujo cuando comienza a mezclarse con descargas clandestinas de aguas sin tratamiento residual.

A lo largo de 63 kilómetros del Río Apatlaco, el Organismo de Cuenca del Río Balsas ha identificado más de 2 mil descargas de las cuales 18 aportan un caudal aproximado de 580 litros por segundo de aguas negras.

Las obras que se están realizando actualmente dentro de este parque recreativo no contemplan el tratamiento de las aguas. Incluso, por debajo de estas nuevas estructuras que presumen el logotipo de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), se observa una abertura donde se mezcla con las primeras aguas residuales.

Al hacer un recorrido por el lago, es visible la barrera del color azul de las aguas limpias y el oscuro de las descargas.

Estas aguas contaminadas provienen de la zona urbana del municipio de Cuernavaca que cuenta con 79 mil 783 viviendas con drenaje. De estás, 48 mil 122 están conectadas a la red pública y 31 mil 661 cuentan con drenaje conectado a fosa séptica, barranca, grieta y río.

El color azul del pequeño lago del Parque Ecológico será el único tramo donde se conserve la buena calidad que brota del subsuelo proveniente de la zona alta del Valle de Cuernavaca.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) calcula la carga total generada por este conglomerado y la zona conurbada en 38.6 toneladas al día de contaminantes, constituyendo un tramo crítico en el río.

A lo largo del cauce se pueden identificar al menos tres zonas del Río Apatlaco con mayor deterioro de calidad del agua: el primero que comprende la zona metropolitana de Cuernavaca; el segundo, localizado entre las confluencias del río Apatlaco con el arroyo Poza Honda, así como del mismo río con el río Yautepec.

Los principales contaminantes que se presentan en los tramos urbanos del río son de origen orgánico.

Actualmente, el Río Apatlaco encuentra varios elementos de presión como la falta de saneamiento básico y la disposición de aguas residuales sin tratar en barrancas y otros cuerpos receptores de origen natural.

Además, se ha identificado que desde el principio de la cuenca la deforestación y vegetación de los bosques, así como la contaminación por falta de sitios de disposición final de basura y el crecimiento desordenado de la población, está ahorcando a este pequeño cauce.

Dentro del estado de Morelos se tienen identificados al menos 50 manantiales que tienen usos tan variados como la irrigación de grandes extensiones agrícolas, el consumo doméstico e industrial, el abastecimiento a centros piscícolas para pesca y recreación.

Actualmente, el Plan Estratégico para la Recuperación Ambiental de la Cuenca del Río Apatlaco contempla rehabilitar y operar las plantas de tratamiento residual existentes, mejorar la eficiencia global de los organismos operadores e impulsar la participación ciudadana.

Leave a reply