Retrasan 20 años plan hídrico para Tabasco

Retrasan 20 años plan hídrico para Tabasco

Estados • 20 Agosto 2012 – 4:20am — Antonio Villegas

Las obras para prevenir las anegaciones en la entidad, que dejan pérdidas cada año, comenzaron desde 1996 solo con proyectos, y se estima que concluyan hasta 2030.

Autoridades siguen permitiendo fraccionamientos en zonas bajas.

previa   siguiente

México  • Aunque se contempló que concluiría antes de finalizar el gobierno Felipe Calderón, el ambicioso plan de 9 mil millones de pesos que buscaba acabar con el problema de las inundaciones en Tabasco se ha convertido en una serie de obras interminables que requerirán mantenimiento anual e inversiones por lo menos hasta 2030.

A la fecha, los tabasqueños han visto dos planes de obras contra inundaciones: el Plan Integral contra Inundaciones, Pici (2003), que invirtió 2 mil 600 millones, y el Plan Hídrico Integral de Tabasco, PHIT (2008), en el que se gastaron casi 8 mil mdp. Durante su campaña, Enrique Peña anunció lo que parece será un tercer plan, que esbozó como “Proyecto Hidraúlico”.

Los proyectos para buscar que Tabasco deje de inundarse no son nuevos y datan de 1996 cuando Conagua, CFE y UNAM fueron convocados por el presidente Ernesto Zedillo para estudiar obras que controlaran los principales ríos del estado, creándose el proyecto Gran Visión , pero sin inversiones. De esta idea general nacieron los dos planes sucesores.

Según el responsable actual de las obras que se realizan en Tabasco, Marco Antonio Parra Cota, éstas “tendrán que continuar por dos décadas más, porque hay que darle mantenimiento a la infraestructura que ya se construyó y buscar que las obras que quedaron pendientes por falta de inversión se ejecuten en el corto plazo. Esto depende de la Cámara de Diputados”.

Hace unas semanas, Conagua solicitó a Hacienda que refrende el programa para los periodos 2013 y 2014 invertir los 1 mil 600 mdp que faltaron en varios proyectos. No les dio tiempo. “Creemos que si así ocurre podría llegar a los 2 mil mdp el monto para concluir con lo que se proyectó, pero eso depende del nuevo gobierno”, indica.

Explica que el plan hídrico fue planeado para invertir 9 mil 377 millones de pesos “a partir de noviembre de 2007 y hasta finales de 2008”, pero las veleidades presupuestales ajustaron solo 7 mil 915 millones de pesos a finales de 2012, es decir, 84.5% de lo que se esperaba totalmente.

Pero el PHIT no tiene mucho que envidiarle a su antecesor, el Pici, cuyas obras fueron insuficientes para salvar a Villahermosa en 2007. Incluso, un informe de la Auditoría Superior de la Federación emitido ese mismo año dio cuenta que se desconocía el destino de 2 mil 400 millones donados por Petróleos Mexicanos al gobierno de Manuel Andrade para obras hidraúlicas.

En 2003, en el marco del Pici, se inició la construcción de la Compuerta El Macayos, que desviaría el agua que baja de las presas del Alto Grijalva hacia el río Samaria, que atraviesa cientos de poblados. Esto evitaría que más agua fuera a Villahermosa vía el río Carrizal e inundara el noroeste de la capital, como ocurrió en 1999.

La obra enfrentó problemas y y hasta el momento ninguna autoridad garantiza que esté lista para finales de este sexenio.

El gobernador, Andrés Granier, sostiene que por no concluirse con las obras de los planes proyectados, Tabasco ha perdido unos 50 mil millones de pesos en inundaciones anuales.

Y la situación se agrava si se considera que hacen falta dos canales en el río Grijalva que desvíen el agua de la capital hacia zonas bajas, ampliación de puentes, dragados de ríos y renovación de bordos en las márgenes, que en las épocas de estiaje se vienen abajo.

Se contempla la reubicación de familias de lugares bajos, una ley para impedir asentamientos por debajo de la cuota de 10 metros sobre el nivel del mar, reubicación de ductos de Pemex, entre otras tareas, todas contempladas en el Plan Hídrico Integral de Tabasco.

Para organizaciones ambientales, un plan integral en realidad nunca existió como tal porque Conagua no supo siquiera cuáles eran las delimitaciones de los cuerpos de agua.

“No ha habido un plan serio de que nos digan en qué canales cuánta agua van a regular, en los dragados indebidos de ríos tampoco nos dicen el gasto de agua ni del desfogue de presas”, asegura Hugo Ireta Guzmán, enlace institucional de la Asociación Ecológica Santo Tomás.

“El problema es que hay una mala planificación urbana, problemas de reforestación y un inexistente análisis de la zona federal en cuanto a sus responsabilidades, cauce y bienes nacionales que no están definidos”, agrega.

En medio de todo esto, la CNDH acreditó que muchas de las grandes obras planteadas en el PHIT violaron derechos humanos e insistió en procesar al entonces titular de la Conagua, José Luis Luege Tamargo, por dichas arbitrariedades, conforme a la recomendación 61/2011, emitida en noviembre del año pasado y que el organismo federal decidió no aceptar.

En la recomendación, la comisión revela que además de la corrupción en obras licitadas, la Conagua afectó a miles de campesinos con la apertura de “canales de alivio” que desviaron el agua de Villahermosa hacia zonas lagunares, mostrándose “indolente” para indemnizarlos.

Parra Cota niega las acusaciones de la Conagua y señala que los canales de alivio u obras de derivación sólo sirvieron para proteger a más de 600 mil personas.

“Estamos listos para informar qué se ha hecho en el plan hídrico y los beneficios reales que se han obtenido, se podrá hacer actualización del programa y quizá se plantee otro, pero tiene que seguir, es el famoso plan 20-30, que puede ser al 2025 o 2030, acciones que se tienen que seguir haciendo”, concluye.

Para el gobernador electo, Arturo Núñez Jiménez, el actual Plan Hídrico Integral de Tabasco debe revisarse a fondo para conocer su utilidad.

Así, las autoridades hablan ahora de proyectos hasta 2030 que empezaron a estudiarse en 1996 y a ejecutarse en 2003 pero que no acaban por poner fin a la incertidumbre de los tabasqueños con las inundaciones.

1996:
Ernesto Zedillo y Roberto Madrazo encargan a Conagua, CFE, UNAM e Instituto Tecnológico del Agua integrar el Gran Visión-Proyecto Integral contra Inundaciones en Tabasco, tras el paso de los huracanes Opal y Roxane. No se ejecutó ninguna obra.

2003:
Tras la anegación de Villahermosa en 1999, los gobiernos de Vicente Fox y Manuel Andrade ponen en marcha en abril de 2003 las obras del Pici, que buscan controlar las avenidas de agua mediante creación de bordos y compuertas.

2008:
Luego de la inundación de la capital y varios municipios en noviembre de 2007, los gobiernos de Felipe Calderón y Andrés Granier ponen en marcha el Plan Hídrico Integral de Tabasco que busca acabar con los problemas de inundaciones en el estado.

2012:
Conagua anuncia que el plan se amplía en su visión hasta 2030 y pide refrendar inversiones al menos para el periodo 2013-2014. El candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, anuncia su “Proyecto Hidraúlico” para Tabasco, durante su campaña.

Inversiones

Plan Integral contra Inundaciones (Conagua-gobierno de Tabasco)

2003-2007
2 mil 600 mdp (excedentes petroleros para obras de protección entregados al gobierno estatal, cuyo destino se desconoce, según la ASF)

Nov 07-Dic 08
1 mil 817 millones de pesos (acciones urgentes)

2009
1 mil 168.67 millones de pesos

2010
1 mil 166.93 millones de pesos

2011
2 mil 73 millones de pesos

2012
1 mil 689.34 millones de pesos

Total autorizado:
7 mil 915.35 millones

Requerido faltante:
1 mil 461.65 millones

Total PHIT:
9 mil 377 millones de pesos

http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/88bb6fc5edd1ab4f8c0d5060c06072b5

 

 

Leave a reply