Rinden declaración tres indígenas acusados de contaminar agua en Colonia Puebla

Rinden declaración tres indígenas acusados de contaminar agua en Colonia Puebla

Fueron "detenidos" y golpeados por autoridades ejidales. Su situación jurídica está por determinarse.

Hermann Bellinghausen
Publicado: 23/07/2013 09:24

 La noche del lunes estaban apenas rindiendo su declaración en la Fiscalía de Justicia Indígena de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Mariano Méndez Méndez, Luciano Méndez Hernández y Juan López Méndez, “detenidos” y golpeados el sábado por las autoridades ejidales de la Colonia Puebla, municipio de Chenalhó, quienes los acusaban de “contaminar con tóxicos” el agua de la comunidad, hecho que no se pudo confirmar. El término de 48 horas para determinar su situación jurídica vencía la madrugada de hoy martes.

En tanto, las Abejas de Acteal sostuvieron en un comunicado que los hechos en el ejido Puebla son “un mensaje claro de odio y de violencia”.

Macario Arias Gómez, católico de la comunidad, quien junto con Francisco López Sántiz está amenazado de muerte por las autoridades prístas, dijo a La Jornada por vía telefónica que los detenidos se encuentran fuertemente golpeados “pero no en la cara, sino en las costillas y la espalda, que los ministerios públicos y los abogados no pueden ver”.

Los priístas del ejido responsabilizan a Arias Gómez “de que haya problema” por una ermita católica que nunca antes estuvo en disputa, en una comunidad donde predominan otras iglesias cristianas, pero sólo un grupo de evangélicos oficialistas, de manera indebida, se opuso a que los católicos reedificaran su recinto de culto; finalmente se apoderaron del predio y metieron presos a los despojados y un vecino que los defendió.

El comisariado ejidal Agustín Cruz Gómez hizo acudir a declarar a presuntos intoxicados para inculpar a los detenidos, dos de ellos bases de apoyo zapatistas y uno identificado con la iglesia bautista. Arias Gómez relata que luego de desatarse el rumor de que el agua del poblado estaba contaminada, Mariano Méndez fue a revisar su tanque, “y allí fue que lo agarraron, lo golpearon y lo acusaron”. Según otros testimonios, posteriormente los priístas vaciaron todos lo tanques de almacenamiento, dejando sin agua a la comunidad y desapareciendo la posible evidencia.

Por su parte, al pronunciarse sobre las agresiones en la Colonia Puebla contra Abejas, bases de apoyo zapatistas y Pueblo Creyente, la Organización de la Sociedad Civil Las Abejas sostuvo: “La impunidad en el caso Acteal y sobre todo la excarcelación de los paramilitares autores de la masacre, ha generado más violencia. Es precisamente lo que está pasando en la Colonia Puebla, porque los paramilitares ya vieron que robar y matar no es castigado, al contrario, reciben premios del gobierno”.

La organización tzotzil apuntó: “La impunidad sólo genera más conflictos y muertes. La estrategia de contrainsurgencia del ex presidente Ernesto Zedillo ha dejado una herencia de dolor y de violencia. Y es precisamente lo que se sigue alimentando y reproduciendo en la Colonia Puebla, con el pretexto de la disputa del predio de la iglesia católica”.

“Las acciones de violencia de las autoridades comunitarias, al destruir la obra de reconstrucción de la ermita católica el pasado jueves 18, y la agresión y tortura física hacia tres personas el día 20, es un mensaje claro de odio y de violencia. Lo que está pasando en la Colonia Puebla no es un juego. Nos preocupa y tememos por la vida de los católicos y la de nuestros compañeros y compañeras de Las Abejas, y la de las personas que no están de acuerdo con la violencia, como el caso de un bautista que por el simple hecho de haberse negado a participar en la violencia, fue golpeado” (y detenido).

Las Abejas subrayan el comportamiento de las autoridades del lugar, “que en vez de resolver el conflicto por la vía del diálogo y como hermanos tzotziles, recurren a la violencia, tal como en 1997 las mismas autoridades de esa comunidad golpearon a nuestros compañeros; lo que está pasando es parecido a cómo se fue agravando el problema de 1997” (año que culminó con la masacre de Acteal). Comparándolo con el actual conflicto en Puebla, que se antoja artificialmente creado, la organización, adherente de la Sexta, menciona: “El entonces presidente municipal de Chenalhó, Jacinto Arias Cruz, cuando una comisión de paz de Las Abejas fue a pedirle que detuviera la violencia de los paramilitares en la quema de casas y el robo de pertenencias de Abejas y bases de apoyo del EZLN, respondió: ‘ustedes son los provocadores’”.

Ante las actuales amenazas de muerte contra sus compañeros en el ejido, las Abejas exigen “urgentemente” a las autoridades “competentes” la atención del conflicto “sin más pretextos ni contratiempos”. Al presidente municipal de Chenalho, José Arias Vázquez, lo “invitaron” a actuar imparcialmente, “ponerse del lado de la paz y la justicia, y que no cometa la misma estupidez de su antecesor Arias Cruz, quien si no fuera por la corrupción de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, no estaría fuera de la cárcel”.

 El nuevo conflicto, concluye la organización, “tiene que ver con la impunidad y la injusticia que imparte el mal gobierno mexicano”, y propone: “Mientras se resuelve la disputa del terreno de la iglesia católica, las autoridades tienen que castigar a los responsables de la agresión contra Mariano Méndez Méndez, Luciano Méndez Hernández y Juan López Méndez. Y si les pasa algo a nuestros compañeros de Las Abejas, los responsables directos serán Agustín Cruz Gómez, comisariado ejidal y demás autoridades comunitarias, y no descartaremos la responsabilidad del presidente municipal de Chenalhó, José Arias, del gobierno de Manuel Velasco Coello y el de Enrique Peña Nieto”.

http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2013/07/23/92436419-rinden-declaracion-tres-indigenas-acusados-de-contaminar-agua

Leave a reply