Robo de cables en Sistema Lerma deja a miles sin agua

Robo de cables en Sistema Lerma deja a miles sin agua

17 de junio de 2012 • 09:02

Autoridadeshan empezado a sustituir las mallas ciclónicas por la construcción de bardas y puertas de mayor seguridad en las instalaciones de la red.
Foto: Especial

Alejandro Ramos

 

Distrito Federal.- La delincuencia afecta el abasto de agua en la Ciudad de México por los constantes robos de cables de energía eléctrica, válvulas y diversas piezas de los equipos que operan los pozos en la red hidráulica del Sistema Lerma.

Dichos hurtos ocasionan que, en promedio, dos veces por semana se reduzca el caudal para el Distrito Federal.

Ramón Aguirre, director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM), explicó que cada vez que se afecta la operación de un pozo al DF le dejan de llegar 3.5 millones de litros por día, lo que impacta a unas 200 mil personas.

"En su gran mayoría, son robos de cable de cobre. Se estima que tenemos que reponer entre 40 y 50 metros de línea, en promedio, semanal.

Al año, en promedio, se cambian 2.6 kilómetros de cable robado, donde el daño mayor es al servicio de agua, pues un pozo deja de trabajar hasta por tres días en lo que se habilita la red eléctrica", expuso Aguirre.

El Sistema Lerma aporta a la Ciudad 10 mil litros de agua por segundo (que representa el 5 por ciento del total del abasto al DF), los cuales se extraen de 395 pozos y son canalizados por túneles y ductos a lo largo de 170 kilómetros, desde Michoacán hasta Huixquilucan, para distribuirse junto con el líquido que llega del Cutzamala.

Por la ola de atracos, autoridades del SACM han levantado 110 denuncias penales en los últimos 17 meses –en promedio 6 por mes, principalmente en el Edomex–, aunque en ningún caso se ha logrado dar con los responsables.

"Lo que las bandas delictivas buscan es vender el cobre o el metal de llaves, válvulas y tornillos en el mercado negro. No es un delito federal: son robos menores; pero, por la frecuencia, se convierten en una severa carga para nosotros", explicó Héctor Manuel Reyes, director de Agua Potable y Potabilización del SACM.

Los funcionarios explicaron que, en ocasiones, los hurtos son cometidos por gente armada que llega en camionetas y amenaza al personal que vigila las instalaciones.

"Urge incrementar la vigilancia con policías en la zona de pozos y reforzar las medidas de seguridad en las instalaciones, como cambiar mallas por bardas de cemento, mejorar la iluminación, así como rehabilitar los accesos", dijo Aguirre.

Y amenazan a empleados

Los caminos de la planta El Zapote, en Huixquilucan, son usados por bandas de delincuentes como atajo para conectar hacia la carretera a Toluca.

Este año, afirma un empleado, por lo menos en cuatro ocasiones personas armadas los han obligado a abrir las plumas de acceso y salida para circular por las veredas del lugar.

"Los casos los hemos tenido en la tarde y noche: llegan varios hombres en camionetas y nos piden a punta de pistola que les demos paso. Con este atajo, ellos se ahorran como 6 kilómetros para que se conecten rumbo a Toluca y otros municipios", indicó.

Ramón Aguirre, director del SACM, dijo que el mismo problema se presenta en otros puntos de la red del Lerma, aunque con menos frecuencia.

Buscan blindar red del Lerma 

Ante estos hechos, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM) busca reforzar la seguridad en las instalaciones del Sistema Lerma con el fin de evitar robos a los equipos de la red que ponen en riesgo la operación de los 395 pozos que la abastecen.

Para ello, la dependencia pedirá a las autoridades de la Policía del Estado de México –por donde atraviesa la mayor parte de la red– que incrementen la vigilancia de los pozos y campamentos de dicho sistema, ya que el principal hurto se da en los cables de energía eléctrica y los transformadores, los cuales permiten el trabajo de los pozos.

Ramón Aguirre, director general del SACM, informó que también han empezado a sustituir las mallas ciclónicas por la construcción de bardas y puertas de mayor seguridad en las instalaciones de esta red, a colocar más luminarias y reforzar la seguridad perimetral con alambre de navajas o concertina.

"En el caso de los cables, ya se sustituye el cable de cobre por el de aluminio, cuyo costo en el mercado negro es más bajo que el cobre. Al menos esto va a inhibir la alta frecuencia en los robos, pues actualmente se pierden 20 metros de línea en promedio semanal, mismo que se tiene que sustituir lo más rápido posible para evitar que la disminución del caudal se prolongue por varios días", indicó.

Aguirre destacó que los principales problemas se presentan en la zona de Lerma e Iztapalapa, en los pozos ubicados en el Periférico, Canal Nacional y Canal de Chalco. 

"En Tlalpan y Periférico también hay robos, así como en Viaducto Tlalpan. En Coyoacán se ubica la inseguridad en una parte de Periférico y los Pedregales.

"Las mayor parte de las denuncias se presentan al MP mexiquense, sobre todo, en el caso del Lerma se presentan una vez por semana en promedio. En el DF casi no se presentan denuncias, dado el contacto directo que se tiene con Secretaría de Seguridad Pública, la cual interviene inmediatamente para detener a los delincuentes", expuso.

En tanto, Héctor Manuel Reyes, director de Agua Potable y Potabilización del SACM, comentó que, al menos cada mes se reúnen tres o cuatro veces con los elementos de la Policía mexiquense para diagnosticar zonas de inseguridad y fijar operativos de vigilancia.

"A estas juntas también asiste el personal de Telmex y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pues de igual forma enfrentan el robo de cable de las líneas telefónicas y del tendido eléctrico. Sin embargo, pese a que la Policía establece estrategias para contrarrestar este fenómeno, los resultados apuntan que no son satisfactorios, ya que, simplemente, en lo que va de este año, el Sistema de Aguas ha presentado 33 denuncias penales ante el Ministerio Público", expresó.

Reyes aseguró que la inseguridad no baja, sólo se mueve por zonas. Ya que una noche le pegan a un pozo por la región de Lerma, y días después, lo hacen por Tenango del Valle.

Ante esto, añadió, pediremos endurecer la ley para que este tipo de delitos se tipifiquen como graves y el castigo sea mayor.

"Recientemente, se construyó la barda con reja lo cual nos brinda más seguridad. Anteriormente, sólo había malla ciclónica y los rateros la rompían con facilidad y se metían a las instalaciones del pozo para ver qué se robaban. A veces se llevan un pedazo de cable, pero si nos encontraban fuera de la caseta también nos quitaban relojes y dinero.

"Hoy, con la nueva barda, ya nos sentimos más seguros. En la noche simplemente nos metemos a la caseta y cerramos bien las puertas", comentó uno de los trabajadores del SACM en el poblado de Tarasquillo, Edomex.

Reyes dijo que el personal de campo extraña los patrullajes que antes hacía el Ejército en toda la red del Lerma, pero desde que se fueron, hace más de 10 años, los robos empezaron a proliferar, aunque en los últimos 2 años han sido más frecuentes.

"Lo único que quedó de recuerdo son las instalaciones que antes ocuparon los militares. La mayoría están abandonadas", apuntó el funcionario.

Si fuiste testigo de un acontecimiento y quieres denunciar algo o compartir tu punto de vista sobre un tema, entonces envía tu aportación a TÚ REPORTERO y lo publicamos.

Sigue a Terra Noticias en tu móvil m.terra.com.mx

Sigue también en tu tablet a Terra Noticias tablet.terra.com.mx

 

Reforma – Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.

http://noticias.terra.com.mx/mexico/df/robo-de-cables-en-sistema-lerma-deja-a-miles-sin-agua,de9e93e92baf7310VgnVCM4000009bcceb0aRCRD.html

Leave a reply