Se las arreglan con poquita agua ante escasez

Se las arreglan con poquita agua ante escasez

MARICELA AGUILERA MARTÍNEZ
NOTA PUBLICADA: 18/6/2012

La situación de la escasez de agua continúa en Las Huertitas, ahora deben vivir con botes, tinacos y tambos dentro y fuera de su casa para almacenar la poca agua que les llega ocasionalmente.

Los vecinos afirman que la falta de agua es evidente, pero difiere en las calles, pues algunas familias tienen años sin agua, a otros les llega frecuentemente, otros tienen sólo por periodos cortos y en horarios nocturnos, y unos en cambio deben acarrearla.

“No ha habido agua, a veces sí hay y dura 15 días, y luego 15 días que no hay, después un día sí y 3 días no, y así. No tiene un horario ni un día, tenemos que batallar mucho con eso”, dijo la ama de casa de la familia López Ortiz, vecina de Jardines de Vista Hermosa.

La familia López Ortiz compró un tinaco de 5 mil litros para poder abastecerse, pero no le sirvió de nada, pues el agua no alcanza a subir y las pipas que les envían no les dejan agua, y ahora sólo es un adorno más del frente de su casa. “No, no sube, ni aquí al tinaco, ni en el de allá arriba, ni en la llave hay, y pues yo llevo ya 3 meses y desde entonces estamos batallando, pero otros tienen más tiempo”, explicaron.

La “moda” en la colonia ahora es tener tambos, botes y garrafones para almacenar el agua fuera y dentro de casa, además de mantener la manguera conectada a la llave de paso, “pues haga de cuenta que pone uno la manguera y a veces cuando el chorrito está un poco más grande sí alcanza a llegar a los patios”.

María Ofelia, vecina de la calle Valle Verde, explica que debe estar al pendiente de la hora en que les “echan el agua” para llenar sus garrafones, pero cuando no hay agua gasta hasta 100 pesos en comprar el agua de garrafón para preparar la comida de su familia.

Además mencionó que el agua que se les proporciona con las pipas es insuficiente pues ya la tienen apartada. “Hay veces que andan las pipas, pero también son bien especiales, nos dicen que ya las tienen destinadas y no nos dejan nada de agua”.

José Luis Hernández, de la calle Naranjo en Las Huertitas, comentó que tiene meses con esta situación de falta de agua y que deben crear estrategias para poder ahorrar. “Pues uno hace el ahorro como puede, la utiliza 2 ó 3 veces la poca agua que le llega, porque a veces no hay ni para la comida”.

Otras tácticas que hacen los vecinos es el acarreo de agua de colonias donde sí hay, para lavar los trastes, la ropa, el baño y el aseo del hogar; otros buscan familiares que cuentan con el servicio de agua. “Para lavar la ropa yo me voy y la lavo con mi suegra, cerca del panteón y ahí si hay agua”, dijo otra vecina de Las Huertitas.

Los vecinos afirman que la falta de agua es evidente, pero difiere en las calles, pues algunas familias tienen años sin agua, a otros les llega frecuentemente, otros tienen sólo por periodos cortos y en horarios nocturnos, y unos en cambio deben acarrearla.

“No ha habido agua, a veces sí hay y dura 15 días, y luego 15 días que no hay, después un día sí y 3 días no, y así. No tiene un horario ni un día, tenemos que batallar mucho con eso”, dijo la ama de casa de la familia López Ortiz, vecina de Jardines de Vista Hermosa.

La familia López Ortiz compró un tinaco de 5 mil litros para poder abastecerse, pero no le sirvió de nada, pues el agua no alcanza a subir y las pipas que les envían no les dejan agua, y ahora sólo es un adorno más del frente de su casa. “No, no sube, ni aquí al tinaco, ni en el de allá arriba, ni en la llave hay, y pues yo llevo ya 3 meses y desde entonces estamos batallando, pero otros tienen más tiempo”, explicaron.

La “moda” en la colonia ahora es tener tambos, botes y garrafones para almacenar el agua fuera y dentro de casa, además de mantener la manguera conectada a la llave de paso, “pues haga de cuenta que pone uno la manguera y a veces cuando el chorrito está un poco más grande sí alcanza a llegar a los patios”.

María Ofelia, vecina de la calle Valle Verde, explica que debe estar al pendiente de la hora en que les “echan el agua” para llenar sus garrafones, pero cuando no hay agua gasta hasta 100 pesos en comprar el agua de garrafón para preparar la comida de su familia.

Además mencionó que el agua que se les proporciona con las pipas es insuficiente pues ya la tienen apartada. “Hay veces que andan las pipas, pero también son bien especiales, nos dicen que ya las tienen destinadas y no nos dejan nada de agua”.

José Luis Hernández, de la calle Naranjo en Las Huertitas, comentó que tiene meses con esta situación de falta de agua y que deben crear estrategias para poder ahorrar. “Pues uno hace el ahorro como puede, la utiliza 2 ó 3 veces la poca agua que le llega, porque a veces no hay ni para la comida”.

Otras tácticas que hacen los vecinos es el acarreo de agua de colonias donde sí hay, para lavar los trastes, la ropa, el baño y el aseo del hogar; otros buscan familiares que cuentan con el servicio de agua. “Para lavar la ropa yo me voy y la lavo con mi suegra, cerca del panteón y ahí si hay agua”, dijo otra vecina de Las Huertitas.

http://www.am.com.mx/Nota.aspx?ID=549326

Leave a reply