Se olvidaron del agua

 

2014-06-23

Mexico

Reformas estructurales

José Víctor Rodríguez Nájera

ALAI, América Latina en Movimiento

El Estado mexicano tiene un gran desafío sobre uno de los derechos humanos básicos del que está comprometido con sus ciudadanos, la distribución y el acceso al agua.
 Dicen los que saben, que las próximas luchas entre el ser humano se darán por la disputa de este líquido y no por el control de energías convencionales como la nuclear o el petróleo, como otros especulan.
Por lo pronto, en nuestro país parece revelarse ya este problema. Hoy en día se adquiere un litro y medio de agua casi por al mismo precio que uno de leche, esto hace suponer que algo importante sucede en nuestro sistema económico, o la leche es muy barata o el agua es muy cara, el lácteo cuesta 17 pesos mientras que el agua 15.
Aunado a que el Estado les proporciona a las grandes empresas Electropura, Bonafon y Coca-cola –sólo por nombrar a las importantes en este sector–, el agua a precio de regalo, centavos de peso por millones de metros cúbicos del líquido, que las estas empresas filtran, procesan, empacan y distribuyen, multiplicando su precio donde el consumidor paga al final las grandes sumas.
Muy lejos quedaron aquellos tiempos en que las familias contenían el vital líquido en jarras de barro, luego de hervirlas, con la intención de tener abasto disponible para el resto de la semana para toda la familia.
Luego, hace un par de décadas, se manifestó una campaña amplia para que ser hirviera el agua antes de consumirla, ya que el riego de contagiarse por alguna infección era probable, al señalarse que las líneas de la tubería no garantizaban la higiene necesaria para su consumo, es decir, el mantenimiento era inadecuado.
 De esta forma, las amas de casa evaluaron el ahorro económico que representaba la aparición de la firma Electropura, que en envases de cristal de 20 litros ofrecía agua purificada a bajo precio. Le siguieron firmas como Bonafon, Ciel, entre otras más.
Por varios años impulsaron con gran éxito sus productos, incluso se atrevieron a realizar variantes como agua de sabor y en diferentes cantidades, que tuvieron mucho éxito.
Esta situación está a punto de cambiar, vamos, está mutando. El Congreso de la Unión y la administración de Enrique Peña Nieto impulsan reformas a las que ha calificado de estructurales; pero además de olvidarse de grupos vulnerables cómo los indígenas, se olvidó también del gran tesoro que tenemos a la vista, el agua. Impulsa una reforma sobre los energéticos, pero no sobré este bien natural básico.
 Los recurrentes incrementos al precio del gas y la gasolina hacen que el precio del agua esté por los cielos. El incremento de impuestos y la formulación de nuevos (vigentes a partir del 1 de enero pasado) hacen una escalada de incrementos en todos los sectores.
Aquellas empresas que se negaban a vender por unidad sus productos, ahora tiene que salir a marcarlos de casa en casa, como hace 20 años; pero hay una variante, ya existen pequeños productores y distribuidores de agua purificada, que han tenido un gran éxito en zonas particularmente populares, porque ofrecen precios más accesibles.
El destino de estas grandes empresas de agua envasada, al parecer, tienen sus días contados, a menos que sacrifiquen sus jugosas ganancias. Mientras que el estado está obligado a reaccionar de manera rápida antes de que este factor genere mayor descontento de la sociedad por el incremento casi de todos los productos y servicios en el país.
 Sin olvidar que una gran parte de la población mexicana tiene acceso a este líquido hasta sus hogares, muchos de los mexicanos tienen que cargar con cubos, incluso por kilómetros, para abastecer las necesidades de agua.
 ¿Mucho sería pensar que una reforma constitucional pudiera garantizar agua a todos los hogares del país, y más, que cada gota que cayera de agua a cada hogar pudiera tener las características de “potable”, para evitar tener que pagar dos veces por este líquido?
La sociedad mucho tiene que hacer porque los políticos mexicanos están interesados en reformas estructurales de otro calado, son otros los intereses.
 
José Víctor Rodríguez Nájera
Periodista mexicano / @JoseVictor_rdz

http://www.alainet.org/active/74779&lang=es

Leave a reply

Softplug.net