Sequía en la unidad El Rosario obliga a cambiar rutinas de vida

Desde hace años el suministro de agua se realiza sólo por unas cuantas horas al día

Sequía en la unidad El Rosario obliga a cambiar rutinas de vida

Si hay que restringir el servicio que sea parejo para todos, sin privilegios, dice delegado

Rocío González Alvarado

 

Periódico La Jornada
Domingo 27 de enero de 2013, p. 31

Considerado uno de los conjuntos habitacionales más grandes de la ciudad, en la Unidad el Rosario la escasez de agua es un problema añejo, por lo que de manera habitual el suministro del líquido se realiza sólo por unas cuantas horas al día, pero el problema se ha recrudecido en fechas recientes, señalan algunos de sus residentes.

Estoy de acuerdo que por la carestía se nos reduzca, pero hay días completos en que no tenemos ni una gota, aseguró doña Elvira, quien señaló que como parte de su rutina diaria siempre debe de utilizar un tiempo para recolectar el agua en cubetas para sus necesidades básicas.

Explicó que desde que llegó a vivir a esta zona hace más de diez años, el servicio es restringido y sólo se surte durante unas horas. Aquí nos quedamos sin agua de las diez a las doce y de las cuatro a las seis en el día, y el mismo horario en la noche, apuntó.

Durante un recorrido por la zona se pudo constatar que esta situación permea en la mayoría de los sectores del conjunto habitacional, ubicado en la frontera de la delegación Azcapotzalco y el municipio de Tlalnepantla, estado de México.

Rosalía, quien atiende un local de alimentos, indicó que ya es normal para los habitantes de esta unidad que les racionen el agua, incluso, la mayoría está acostumbrada. Aquí ya sabes que si no te bañaste temprano, pues hasta la tarde o la noche, porque no cae agua, y para lavar la ropa es lo mismo, te tienes que organizar, apuntó.

Departamentos de la unidad El RosarioFoto Mario A. Núñez López

“Lo que no es justo –abundó–, es que si ya tenemos esta medida, pase una semana sin que caiga nada. Al que le va mal es al señor de la bomba, porque enseguida se juntan las señoras y van a reclamarle, hasta le truenan los dedos, a ver oiga cómo es que no hay agua”.

Consultado al respecto, el titular de Azcapotzalco, Sergio Palacios, explicó que este es un problema que se ha agudizado desde finales del año pasado no sólo en la unidad El Rosario, sino que se ha extendido a otras colonias como la Nueva Santa María, donde nunca habían padecido desabasto de agua.

Aseguró que ya se puso en contacto con el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM), para que den una explicación, porque antes sólo nos quedamos sin agua cuando había reparaciones en el Sistema Cutzamala y particularmente en Semana Santa, pero ahora ya es de cada ocho días.

Expresó que ha considerado orientar su gestión a garantizar el suministro del vital líquido a la población. No en el sentido de ver cuántas pipas se necesitan, porque no resolvemos el problema, sino de crear una cultura del ahorro y el cuidado del agua, y si hay que restringir el servicio que sea parejo para todos, y no sólo para unas colonias, declaró.

http://www.jornada.unam.mx/2013/01/27/capital/031n1cap

Leave a reply