Sin esperanza de agua tres municipios en Durango

Tlahualilo, Cuencamé y San Juan de Guadalupe.

Sin esperanza de agua tres municipios en Durango

Claudio Gallardo Reyes/Yancuic
30 AGOSTO 2011

La captación de las presas está por debajo de los niveles necesarios para garantizar el ciclo de riego, por lo que replanteará la CAED la cantidad de agua con la que abastecerán al campo este próximo ciclo, de entrada dijo el titular que se tendrán que sacrificar algunas hectáreas.

El director de la Comisión de Aguas del Estado de Durango (CAED), Miguel Calderón Arámbula, confirmó que cuando menos tres municipios del estado se encuentran sin esperanza de agua por la intensa sequía que afronta la entidad; situación que pone en peligro a poco más de 50 mil habitantes de tan sólo esas demarcaciones que no cuentan con esperanza de abasto pues sus ríos están secos. En tanto que el Secretario de la SAGDR, Carlos Matuk López de Nava, reveló que la falta de lluvias anuncia desgracias en el 50 % de la siembra de temporal, por lo que abrió la posibilidad de solicitar una declaratoria de emergencia en el estado.

Para el caso de los municipios de Tlahualilo, Cuencamé y San Juan de Guadalupe, donde habitan 51 mil 823 duranguenses, el CAED ha determinado aplicar el programa de abasto de agua a través de pipas, y destinado 1 millón 800 mil pesos que beneficiará a cerca de 8 mil de los poco más de 50 mil que habitan esas demarcaciones.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) las presas de la entidad se encuentran al 58 % de su capacidad, cantidad que no garantiza el éxito de los cultivos; explicó Calderón Arámbula ya que para regar los campos se quiere cuando menos que las presas estén a una capacidad del 78 %, y en esta ocasión existe el riesgo de tener que sacrificar hectáreas de cultivos.

Declaró que por los tiempos naturales las lluvias están por cumplir su ciclo por lo que lo sembrado al día de hoy corre riesgos, “hemos insistido en que todavía hay tiempo para el programa de reconversión, (…) pero no se puede hacer mucho por rescatar las siembras si no llueve, de las 200 mil hectáreas de frijol, 100 mil hectáreas están en riesgo de no producir”.

Finalmente el director de CAED dijo que los estudios de medición del clima, arrojan que la situación de lluvias para el estado no es favorable, por lo que descartó que los meses de septiembre y octubre tengan grandes precipitaciones. Esto muestra como resultado que algunos municipios del semidesierto de Durango continúen con problema de agua, por lo que aplicarán de nuevo el programa de pipas.

http://www.yancuic.com/nota.php?seccion=3&noticia=6342

Leave a reply