Sistema hídrico, problema de fondo en abasto de agua

Sistema hídrico, problema de fondo en abasto de agua

Tratamiento y reutilización del líquido, temas a revisar: expertos

 

DISTRIBUCIÓN. Reportes del SACM señalan que 15% de los usuarios reciben el servicio de agua por tandeo una vez al día y 10% una vez a la semana (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Lunes 14 de marzo de 2011 Johana Robles | El Universaljohana.robles@eluniversal.com.mx
Tuberías con más de 50 años de antigüedad, la extracción del doble del agua de la que se inyecta a los mantos acuíferos y el escaso tratamiento de aguas residuales es el panorama en que se encuentra el abasto y la distribución de agua en el Distrito Federal. Ambientalistas y estudiosos del tema sugieren que la creación de una empresa pública, como propone el gobierno local, no es lo único que se requiere, “el tema de fondo es cambiar el modelo hídrico, es decir, revisar la forma de abastecimiento, la calidad del líquido e impulsar su reutilización”.

Para Roberto Constatino, especialista en economía y agua de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), la propuesta de descentralizar el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM) como eje de las inversiones que se requieren hacer a futuro en el Distrito Federal por sí sola no resolverá la situación si no se plantea el cambio de modelo hídrico.

“Resolver el problema hídrico no es un asunto de gestión o de régimen de facultades; puede ayudar la descentralización, pero se debe pensar en el modelo”.

El académico advierte que se debe acabar con la visión de que el líquido es infinito y abundante. “Lo que debe replantearse para afrontar la problemática actual es invertir en infraestructura, tratamiento y reutilización de agua, en las redes de distribución y fuentes externas”.

Gustavo Alanís, director general del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) —cuya organización forma parte del Consejo Consultivo del Agua, A.C.— considera que los principales problemas son la sobreexplotación del acuífero, la mínima captación de agua de lluvia y el desperdicio del líquido que hay en las redes.

Indica que otro de los puntos que preocupa a la sociedad es que en algunas zonas de la ciudad de México la calidad del agua es mala y, de acuerdo con el Programa de Derechos Humanos del 2009, elaborado por la Comisión de Derechos Humanos del DF (CDHDF), este tema se vincula con el registro de enfermedades gastrointestinales en menores de edad.

Sobre el punto, el director del SACM, Ramón Aguirre, acepta que de 2001 a 2008 se incrementaron las zonas donde el agua registraba 200 miligramos de sodio por cada litro, lo que, asegura, no causa daños a la salud, pero deja un sabor salado en el líquido.

Alanís considera que además de que urge modernizar la infraestructura, un punto vital es que haya mayor coordinación a nivel metropolitano entre las entidades federativas como es el Distrito Federal y Estado de México para frenar, por ejemplo, la sobreexplotación de los mantos acuíferos.

“Se ha estado estirando la liga”

La infraestructura hidraúlica en la ciudad funciona porque “se ha estado estirando la liga”, reconocen las autoridades del gobierno del Distrito Federal, quienes aseguran que “la infraestructura que construiste a lo largo de los años ya cumplió su función, requieres rehabilitarla, se requiere invertir en cosas que no se invertía antes”.

La ciudad, rodeada del valle de México, está asentada en lo que fue una laguna y, paradójicamente, trae agua de otros lados, cada vez más lejanos, para atender la demanda del líquido de sus habitantes.

La fuente de abastecimiento es la extracción de agua de los mantos acuíferos, que están sobreexplotados, lo que provoca hundimientos del subsuelo que a su vez dañan la red hidráulica y de drenaje, principalmente, en el oriente del Distrito Federal.

Datos del SACM revelan que 20% de las tuberías se encuentran dañadas por los asentamientos de la tierra.

De acuerdo con el estudio Evaluación Externa del Diseño e Implementación de la Política de Acceso de Agua Potable, realizado por la UNAM en 2010, en los últimos diez años se observa un descenso en la disponibilidad y la dotación del líquido en las 16 delegaciones.

El documento revela que de 1997 a 2007 se redujo de 362 a 327 litros por cada habitante.

Otra de las fuentes de abastecimientos del valle de México es el sistema de presas Cutzamala —que básicamente capta el agua de lluvia— y representa el 20% del total. En noviembre pasado, la Comisión Nacional del Agua disminuyó de forma permanente el envío de mil 300 litros por segundo para garantizar, dijo, el abasto a mediano plazo.

Propuesta

Para a atender la problemática del agua en la ciudad de México, el gobierno capitalino envió una iniciativa de ley a la Asamblea Legislativa para dotar de autonomía financiera y de gestión al SACM y un plan a 20 años para efectuar inversiones proyectadas con un monto de 105 mil millones de pesos.

Alanís subraya que la discusión no debe centrarse en la participación de la iniciativa privada, porque el órgano rector será el gobierno, pero insiste en que se debe ser un ente que vigile el mejoramiento del servicio

Constantino, académico de la UAM, delinea que en la discusión del esquema del órgano operador se tienen que considerar las fuentes externas, la creación de infraestructura hidráulica, el tratamiento y reutilización del agua.

http://www.eluniversal.com.mx/ciudad/105488.html

 

 

 

 

Leave a reply