«Sistemas de agua financieramente viables»

Autor:Nora Sandoval

14junio2014

Expediente Abierto

a cobertura y calidad del agua en el país es aceptable, sobre todo en las cabeceras municipales; pero 90% de los organismos operadores están en números rojos, por lo que los ayuntamientos deben buscar sociedades con el sector privado y eficientar la cobranza para mejorar el suministro.

Para los municipios, el suministro de agua potable es un dolor de cabeza: aunque el líquido es de buena calidad y la cobertura es aceptable, al representar 91 ó 92 por ciento según los especialistas, los organismos operadores del servicio tienen números rojos y están endeudados.

Únicamente la mitad de las redes se encuentran en buen estado, lo que provoca que se desperdicie casi 40 por ciento del líquido, y se requiere una gran inversión en tecnología.

La causa de esta problemática es añeja: “La Federación delegó al municipio la responsabilidad del suministro, pero los ayuntamientos no pueden atenderlo a cabalidad porque no tienen recursos.

Se les dieron atribuciones, pero no el poder suficiente para manejar esa tarea”, explica Marco Alfredo Murillo, director general de la consultora Agua Integral, especializada en asesoría en materia hidráulica.

“Tenemos las mejores coberturas que podemos, y nuestro ámbito se remite a las cabeceras porque no tenemos los recursos para incidir en todo el territorio municipal, por lo cual hay muchas áreas rurales no atendidas.

Y es que si para la zona urbana se requieren recursos importantes, para abarcar toda la geografía se necesitaría tres o cuatro veces más dinero”, explica en entrevista Roberto Olivares, director general de la Asociación Nacional de Empresas de Agua (ANEAS).Para Murillo es prácticamente imposible que 100 por ciento de la población tenga acceso al líquido.

“Tan sólo en Chiapas —ejemplifica el directivo de la firma, entre cuyos clientes están los gobiernos del Distrito Federal, de Chihuahua y del Estado de México—, hay 16 mil 500 localidades dispersas a las que no es posible dotar de un sistema de distribución formal.Llevar a congregaciones de dos o tres casas una red de captación, almacenamiento, bombeo, suministro y tratamiento es imposible.Necesariamente hay que recurrir a sistemas alternos de abastecimiento.”

Ante esta situación, los expertos destacan la importancia de que los gobiernos locales apliquen diferentes medidas para mejorar las finanzas de los organismos operadores y con ello hacer más eficiente el suministro de agua, por ejemplo, eliminando subsidios y considerando la participación de la iniciativa privada en el sector.

NÚMEROS ROJOS

Roberto Olivares subraya que más de 90 por ciento de los organismos operadores del país trabajan con números rojos, debido a que la tarifa por el servicio únicamente alcanza a cubrir cuando mucho una tercera parte de los gastos de operación, cuando lo ideal sería que cubriera 100 por ciento, además de los sueldos del personal y la energía eléctrica.

A ello se suma otro problema: “Los municipios le dan a los organismos operadores la responsabilidad de cobrar y eso no debe ser, ya que éstos se preocupan más por que les paguen que por cumplir con la calidad y cantidad que establece la Norma Oficial Mexicana 127, que es la que establece los estándares respectivos.

Lo ideal sería que hubiera otra entidad municipal encargada de cobrar”, sostiene Murillo.

Y es que, indica el director general de ANEAS, la tarifa de agua no sólo debería incluir el costo de la extracción y el suministro de agua potable, sino el servicio de alcantarillado, drenaje y una parte del saneamiento.

Sin embargo, son los congresos locales los que fijan la tarifa, ya que ni siquiera se le ha dado autonomía al ayuntamiento para determinar el costo del servicio en función de cubrir lo elemental, asevera Olivares, quien agrega que a consecuencia de esta situación, hay una falta de inversión que ha derivado en que las redes, los equipos, las plantas de tratamiento y las potabilizadoras tengan un gran deterioro.

“El asunto ya ha rebasado el nivel permisible y se requiere levantar entre 40 y 50 por ciento de las redes porque ya cubrieron su vida útil.

La Norma establece un plazo de 20 años que ya pasaron, por lo cual se corren riesgos, como fugas que provocan que se desperdicie 30 ó 40 por ciento del agua para consumo humano, e infiltración en los tubos, lo que puede derivar en contaminación y, por ende, en un riesgo para la salud muy grave”, advierte.

BUENA CALIDAD

Un servicio de calidad reúne al menos tres características: una es que tiene una cobertura muy alta, indica Hugo Contreras, director de Promoción y Desarrollo de Bal Ondeo, empresa dedicada a ofrecer soluciones en materia de servicios de agua y saneamiento, quien menciona que los países desarrollados tienen niveles de 99 por ciento.

Estados Unidos tiene porcentajes de 99 ó 98.5 por ciento y sólo a las zonas muy aisladas no llega el líquido.

En México, la cifra es de 91 por ciento en promedio —de 94 ó 95 por ciento en las áreas urbanas y de 85 por ciento en las rurales— y es aceptable.

http://www.alcaldesdemexico.mx/2014/06/14/sistemas-de-agua-financieramente-viables/

Leave a reply