Tamaulipas Eluden autoridades la crisis del agua

 

Tamaulipas

Eluden autoridades la crisis del agua

Por: Antonio Hernández

Fecha:2013-03-30

 La mala condición de las redes de agua potable provocan graves fugas del líquido; la responsabilidad de mejorar el sistema de distribución compete a la autoridad.

Un estudio de la Universidad de Harvard en los Estados Unidos y la fundación Mídete aseguran que las autoridades eluden el problema principal de la falta del agua, pues deberían de estar más preocupados que sus ciudadanos cuenten con agua potable antes de que pueden comprar un refresco.

Las enfermedades relacionadas con el consumo de refrescos causan más muertes en México que en ninguna otra parte del mundo, según un estudio realizado por la Universidad de Harvard.

Y en el país latinoamericano se bebe más gaseosa que en cualquier otro sitio: 180 litros por persona al año, muy por encima del segundo lugar, Estados Unidos (118 litros). ¿Por qué tanto refresco?

La principal respuesta: la falta de acceso al agua potable, según explica el estudio. Las cifras nos demuestran que el sobrepeso y la obesidad afecta principalmente a la población de menores ingresos.

Más de 52 millones de mexicanos (el 46.5% del país) viven en situación de pobreza, según los últimos datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

En México, siete de cada 10 personas y uno de cada tres niños sufren de sobrepeso. La falta de suministro de agua potable, particularmente en los Estados del sureste del país (como Guerrero, Oaxaca y Chiapas), obliga a muchas familias a sobrevivir gracias a la única bebida que infaliblemente está disponible: el refresco.

Aun en los lugares más recónditos, es posible hacerse de dos litros de gaseosa y unas bolsas de patatas. “En las zonas rurales, programas como Oportunidades [que da una cantidad periódica de dinero a las familias de más bajos recursos] no garantizan que los padres y los niños comerán mejor.

No es fácil hallar frutas y verduras, pero sí los productos de cualquier tiendita de una zona urbana de México.

Es muy común entrar al comedor de cualquier casa y encontrar una botella de refresco en el centro de la mesa. El consumo diario de 355 mililitros de refresco aumenta un 60% las posibilidades de obesidad. Beber un litro al día incrementa el riesgo de padecer diabetes en un 25%.

http://laverdad.com.mx/desplegar_noticia.php?seccion=LOCAL&nota=125575

Leave a reply