Tratarán en Texas agua de WC para beber

 

REFORMA/REDACCIÓN / Publicada el 20/05/2014 10:29:55 p.m.

Ante la escasez de agua que sufre el estado de Texas, una ciudad optó por una alternativa poco común. Wichita Falls tratará el agua de los retretes y la mezclará con agua potable para que pueda ser consumida por los residentes.

Se trata de la primera localidad de Estados Unidos en realizar este experimento. Otras como San Antonio y Dallas han procesado el agua de inodoros pero la utilizan para regar campos de golf, parques y universidades.

Los lagos de Wichita Falls se encuentran a 25 por ciento de su capacidad.

De acuerdo con el diario El País, el agua residual será tratada y conducida al río Big Wichita para pasar por un proceso natural de limpieza, que demorará varias semanas. Posteriormente desembocará en el lago Texoma.

El plan consiste en que el agua tratada proveniente de inodoros, duchas y lavabos se mezcle en la misma cantidad con el agua proveniente de los lagos Arrowhead y Kickapoo, a través de un gasoducto que conectará dos plantas de procesamiento de agua.

La población de Wichita Falls no está muy conforme con la decisión, pero su Alcalde, Glenn Barham, ha dicho que es la mejor alternativa y que incluso tomará el primer vaso.

Además, el agua procesada deberá contar con el aval de la Comisión de Calidad Medioambiental de Texas, que debe certificar que es segura para la población.

Texas sufre desde hace 4 años una fuerte sequía. El 67 por ciento del territorio se encuentra en nivel severo o excepcional.

Ante esta situación, el Estado ya utiliza, según datos del Consejo de Desarrollo de Agua de Texas, el 80 por ciento de sus reservas de agua.

Entre otras medidas que se han tomado, los negocios de lavado de autos sólo podrán operar cinco días a la semana, y se verán obligados a cerrar temporalmente si los lagos llegan a un 20 por ciento de su capacidad. Para los hogares que sobrepasen los 38 mil litros de agua, el precio subirá de acuerdo al uso.

Para los texanos, ha llegado el momento de tomar seriamente el problema, pues expertos advierten que aunque el estado reciba su nivel de lluvia normal, los desafíos continuarán.

“Ya vemos que algunas comunidades pequeñas están al borde de quedarse sin agua. Si Texas recibiera de pronto su nivel de lluvia normal, yo no hablaría de una crisis. Pero sí diría que el Estado enfrentará desafíos futuros serios si las comunidades no cambian la manera en que piensan sobre el agua”, explicó Amy Hardberger, abogada y geocientífica de la Universidad St. Mary.

Algunos ven con optimismo el llamado de atención.

“La mayoría de las predicciones apuntan a un Texas más seco y caluroso como resultado del cambio climático. Pero la sequía ha llevado a que muchos reexaminen el uso del agua. Eso, sumado a esfuerzos de conservación y programas de respuesta, ha reducido el uso per cápita de agua en muchas partes del estado incluyendo Austin, Dallas y San Antonio. Creo que esa tendencia continuará”, consideró Ken Kramer, consejero para Sierra Club en Texas y miembro del directorio en Texas Water Foundation.

Se estima que para 2060, Texas experimente un déficit de 41 mil millones de litros.

http://www.am.com.mx/notareforma/40930

Leave a reply