Tronar Aguas de Saltillo para que salten millones

OPINIÓN

En otras palabras: están intentando reventar la piñata para que caiga la fruta. Y a río revuelto, obtener ganancia de pescadores. La pregunta es: ¿quiénes?

1

Por:  Luis Carlos Plata

Mosaico de Egos Luis Carlos Plata Más Entradas >

domingo, 03 de agosto del 2014

¿En qué momento se jodió Aguas de Saltillo?

Apenas en 2013 la firma Gabinete de Comunicación Estratégica publicó el Índice de Satisfacción con los Servicios Municipales; en él ocupó Saltillo quinto lugar nacional en “Las ciudades más habitables de México”. Cabe señalar que uno de los elementos que componen la medición es la conformidad de los pobladores con su servicio de agua potable y alcantarillado (Agsal, en este caso).

Pues a partir del segundo trimestre de 2014, y a la fecha, la empresa paramunicipal se metió en una espiral de malas prácticas administrativas y técnicas que no supera. Y todo Saltillo padece. ¿No le resulta extraño que hayamos pasado del gozo al pozo en sólo siete meses de gestión municipal?

Filias y fobias políticas aparte, hay un factor a considerar en su desempeño: el cambio de bandera partidista en el Ayuntamiento. ¿O le parece normal que de 2001 a 2013 presidieron la ciudad seis alcaldes priístas y al primer panista que se sienta en la silla le truena el cohete en las manos?

El pasado 11 de mayo el Consejo de Administración de Aguas de Saltillo lanzó una alerta que VANGUARDIA documentó: “Agsal está consciente de que la sequía es una situación que debe atenderse con responsabilidad, ya que compromete la sustentabilidad del acuífero”. Días después, misteriosamente apareció un héroe de la película: Isidro López, y un rescate financiero para sanear el problema: “ya estamos teniendo contacto con algunos bancos para pedir financiamiento, ya que la empresa no puede pagar seis mil millones de pesos”, dijo (VANGUARDIA, 22/05/14).

Otra vez la historia de los créditos, de la Deuda Pública y las presuntas obras para el desarrollo, para las futuras generaciones. Sin embargo el que con leche se quema, hasta al jocoque le sopla. Me explico.

El documento “Estado de las ciudades de México 2011”, elaborado por la ONU-Habitat, menciona los municipios, y las zonas metropolitanas del País, vulnerables a la escasez debido a que cuentan con una población mayor a 100 mil habitantes, tienen una baja disponibilidad de agua y elevadas tasas de crecimiento demográfico.

Y en esa lista Saltillo no aparece. Ni siquiera en alerta amarilla. Por tanto, ¿quién se equivoca, quién miente?

Aguas de Saltillo no ha tenido pérdidas (en 2011 tuvo ingresos por 397 millones de pesos, en 2012 por 413 millones y en 2013 por 466 millones). Hay estabilidad laboral (el gerente general es el mismo desde octubre de 2010 y la plantilla no ha sufrido modificaciones).En 2013 presentó 13 proyectos y en lo que va de 2014 difundió cinco licitaciones. En la línea de la normalidad, vamos. El 4 de julio pasado presentó los estados financieros de 2012 y 2013. Tampoco hay variaciones significativas. ¿Por qué pretender entonces inversiones extraordinarias?

Al respecto en el numero 21 de la revista InfoAqua, editada por Agsal, apareció un ‘reportaje’ titulado “Las precipitaciones intensas del huracán Alex recargan los acuíferos de la región Sureste de Coahuila”. En él puntualizan que las lluvias de 2010 significaron —cito textualmente— “una recuperación en las reservas del acuífero de Zapalinamé, y en tiempo de extracciones representan cuatro años de provecho”. No sólo eso, también se recargó el subsuelo en Loma Alta, San Lorenzo, Terneras, Agua Nueva y Carneros. En algunos casos hasta por 16 y 21 años.

¿A poco en tres años se acabó toda el agua?, ¿y los aguaceros atípicos de 2013 y 2014 que reportó CONAGUA?, ¿qué información es la real?

Imposible saberlo debido a que los datos fueron reservados por ocho años (aunque no especifican a partir de cuándo) de acuerdo con la Ley de Acceso a la Información Pública de Coahuila.

Cortita y al pie

Tengo una teoría: hay un plan estructurado para tronar Aguas de Saltillo y rescatarla luego con un crédito millonario. Si ahora no le llega la factura o la recibe con fallas, con seis mil millones de por medio la recibirá puntual. Si actualmente recibe a cuentagotas el servicio, próximamente le llegará el chorro con presión. Al tiempo.

La última y nos vamos

Por lo demás, el contrato con Agsal se firmó el 15 de agosto de 2001 por un plazo de 25 años. ¿No le parece curioso que a la mitad del camino (13 años) todo sean nubarrones?

En otras palabras: están intentando reventar la piñata para que caiga la fruta. Y a río revuelto, obtener ganancia de pescadores. La pregunta es: ¿quiénes?

El recurso fácil es culpar a los “gachupines” pero, ¿y el Alcalde?; ¿quién es Abel, quién es Caín?

@luiscarlosplata

http://www.vanguardia.com.mx/columnas-tronaraguasdesaltilloparaquesaltenmillones-2130095.html

Leave a reply