Un segundo acueducto no significa sacarle el doble a Chapala, dice la CEA


|Elecciones Jalisco 2012

El director de la Conagua asegura que es muy difícil que el próximo Gobierno estatal cancele el proyecto de la presa El Zapotillo.

    La obra es urgente, le advierte a los candidatos

    César Coll Carabias, titular de la Comisión Estatal del Agua (CEA), explicó que la ciudad tiene un déficit de hasta tres metros cúbicos por segundo de agua

GUADALAJARA, JALISCO (13/JUN/2012).- Es urgente que arranquen las obras para construir el segundo acueducto Chapala-Guadalajara que impulsa el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA), pues el mínimo desperfecto que sufra la primera vía de conducción representaría problemas en el suministro para 2.6 millones de habitantes de Guadalajara.

La oposición a construir un nuevo “popote” que permita dar la atención que requiere el primero (con 20 años cumplidos en operación) ha sido expuesta no sólo por habitantes próximos al Lago de Chapala, sino por los candidatos a la gubernatura por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Movimiento Ciudadano, Aristóteles Sandoval y Enrique Alfaro, respectivamente.

Su discurso es que, una vez al frente del Gobierno del Estado, no permitirán que se extraiga una gota más de agua al vaso lacustre. La concesión que tiene la ciudad para tomar agua de Chapala es de 240 millones de metros cúbicos (mm3) al año, pero con las condiciones en que se encuentra el primer acueducto sólo es posible trasladar 180 mm3.

César Coll Carabias, titular de la Comisión Estatal del Agua (CEA), explicó que la ciudad tiene un déficit de hasta tres metros cúbicos por segundo y que, aunque el colector de agua potable está imposibilitado para sacar 100% de la concesión federal, ésta de igual manera llega a la metrópoli, pero a través de los canales antiguos de conducción, como el de Las Pintas.

Ahí es donde está el problema: al tratarse de un canal abierto, las pérdidas por evaporación se contabilizan hasta en 40% de lo que debería llegar a la ciudad por esta vía. “Es un desperdicio”, lamenta, y recuerda que, a la intemperie, cualquier afluente es susceptible de recibir contaminantes.

José Luis Luege Tamargo, director de la Conagua, explicó por su parte que es una característica obligada de las grandes ciudades contar con una “instalación redundante” para la distribución del líquido: “No necesariamente construir un ducto nuevo quiere decir que vas a consumir el doble”.

Para las autoridades, los beneficios de un nuevo acueducto son vastos, pues “nunca una grande ciudad debe depender de un solo ducto”, y los sistemas de bombeo y acueductos paralelos, si bien costosos, son “absolutamente necesarios”.

Para responder al discurso de mayor extracción de agua al lago, Coll Carabias explicó que el sistema de impulsión llega hasta un punto alto en donde se “rompe la presión” gracias a un tanque, cuya capacidad máxima es de 7.5 metros cúbicos por segundo (la cifra máxima de extracción al vaso lacustre). De bombear mayor cantidad de líquido usando ambos ductos al mismo tiempo (lo cual, aseguró, no ocurrirá), el tanque de referencia se desbordaría, y su operación quedaría estancada.

“Independientemente de lo que opinen los señores candidatos, que están en campaña, la situación que prevalece de dotación de abastecimiento de agua a la ciudad hoy en día ya es crítica; ya no es normal”, remató el funcionario estatal.

CRÉDITOS:

Informador Redacción / HJ

http://www.informador.com.mx/jalisco/2012/382754/6/un-segundo-acueducto-no-significa-sacarle-el-doble-a-chapala-dice-la-cea.htm

 

Leave a reply