Una realidad la privatización del agua

Guadalajara

Una realidad la privatización del agua

El Occidental

28 de junio de 2011

Elsa Arenas

Guadalajara, Jalisco.- En México ya existe la privatización del agua, a pesar de ser anticonstitucional e ilegal. Expertos investigadores de la materia aseguraron que tanto en el Distrito Federal, como Aguascalientes, Saltillo y próximamente en Guadalajara, el agua se ha privatizado en manos de empresas extranjeras; sin embargo, ya en todo el país existen distintos rostros de la privatización debido a la concesión a la iniciativa privada para construir y administrar presas, plantas de tratamiento, acueductos, y redes de distribución sobre los lagos y ríos que son propiedad de la nación.

En la presentación del texto "Las turbias aguas de la privatización en México", que contiene seis artículos elaborados por investigadores de la Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua (COMDA), Food & Water Watch, el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario AC (IMDEC) y The council of Canadians, se documenta sobre la privatización en las ciudades de Saltillo, Distrito Federal y Guadalajara, así como la crisis y lucha ciudadana que ha iniciado desde hace un par de años en defensa de los recursos naturales.

Sobre el tema de la privatización, señaló la maestra Claudia Campero, que es un tema que los gobiernos enmascaran al hablar de participación privada y puso como ejemplo la Comisión de Aguas de la Ciudad de México (SACM), que desde 1993 inició con contratos de servicio a empresas privadas, pero no hay transparencia ni información pública sobre esos contratos, es más, los trabajadores privados utilizan el uniforme de SACM para que aparenten ser servidores públicos.

"El sistema de aguas del Distrito Federal está fuertemente privatizada y la gente no se da cuenta", declaró Campero Arena.

Agregó que son cuatro empresas privadas las que se dividieron las delegaciones: SAPSA, IASA o IACMEX, TECSA Y AMSA, que pertenecen a trasnacionales como la inglesa Severn Trent, Suez Environment, que es francesa e Industria Peñoles, española.

La maestra Cindy Mc Culling, del IMDEC, mencionó que una de las caras de la privatización es la venta de agua embotellada que monopoliza Nestle, Danone, Coca Cola y Pepsi, y que ha puesto a México como primer consumidor en el mundo de agua embotellada (tipo COTT) ya que en promedio una persona al año consume 224 litros, y ocho mil botellas al año, superando a Europa y Estados Unidos. Esto es debido a que la gente no tiene acceso a agua potable o desconfía de la información sobre cómo llega el agua entubada a su casa. "Los proyectos tipo COTT son la cara de la privatización", reiteró.

Otra forma de privatizar, dijo, es permitir la contaminación de ríos y lagos, porque entonces el Gobierno da entrada a empresas privadas para que traten, limpien y distribuyan el agua a través de concesiones millonarias.

Comentó que desde 1983, tras la descentralización del servicio de agua que la convirtió en un servicio a cargo del municipio, inició un proceso que obligó a privatizar, porque no ofreció herramientas a los gobiernos para dar el servicio; con la creación de la Conagua en 1989, inició la participación privada a través de las empresas VEOLIA (francesa) e ICA en Aguascalientes, con concesión a 30 años; luego el Distrito Federal, Cancún, Suez (Francia) a través de ICA y FCC construcciones, Peñoles, Triden, Aguas de Barcelona en Saltillo, Peninsular, Hermes, etcétera.

Por su parte, el doctor Rodrigo Gutiérrez, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, refirió cómo la lógica moderna del capitalismo ha convertido el agua en un bien común que el hombre puede manipular y utilizar y bajo esta lógica contra la contaminación del agua se propone privatizarla, es decir, que empresas privadas se encarguen de limpiarla para venderla a la gente.

"Contrario a la lógica del uso sustentable del agua, el capital saca renta de la propia destrucción, contamina y luego saca más dinero en su tratamiento (…) El paradigma razonable y necesario es ver el agua no como recurso, sino como bien común, y exige el manejo sustentable de cuenca, así como una distribución equitativa".

Finalizó al señalar que, gracias a la Reforma al artículo 1° de la Constitución que habla sobre los derechos individuales, se cuenta ya con elementos jurídicos para fortalecer la lucha ciudadana que denuncia el modelo dominante es ilegal e inconstitucional, pues en el artículo se adhirieron, los tratados internacionales y para los tribunales internacionales, el acceso al agua, es un derecho exigible fundamental de cada ciudadano.

http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n2125264.htm

Leave a reply