Uso de agua en la agricultura

Uso de agua en la agricultura

2 Mayo, 2013 – 19:50

CREDITO: 

José Ramón Ojeda Ledesma

Durante los últimos años, los mantos acuíferos de México han presentado una mayor explotación. Entre los factores que explican esta situación se encuentra las sequías. Es importante mencionar que México es uno de los países que cuenta con mayor infraestructura de riego.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, los volúmenes concesionados de agua en el país se distribuyen en: actividades agrícolas (76.7%), abastecimiento público (14.1%), generación de energía eléctrica (5.1%) e industria autoabastecida (4.1 por ciento).

A nivel nacional existen 653 acuíferos distribuidos en 13 regiones hidrológicas, de los cuales, 100 acuíferos (15%) se encuentran sobreexplotados.

Acuíferos localizados en las regiones de Lerma-Santiago-Pacífico (54 acuíferos), que comprenden Aguascalientes, Colima, Jalisco, Sur de Zacatecas y Norte de Michoacán y la Región de Cuencas Centrales del Norte (36 acuíferos), conformada por Norte de Durango, Suroeste de Coahuila, Noreste de Zacatecas, Noroeste de San Luis Potosí y Suroeste de Nuevo León.

La problemática antes descrita muestra diferentes intensidades regionales, por ejemplo: en la Región Cuencas Centrales del Norte, 35% de sus acuíferos se encuentra sobreexplotado, en Aguas del Valle de México, 29%, y en la región Noroeste, 21 por ciento.

En relación al riego agrícola, el problema no es menor. Así, de acuerdo con el último Censo Agropecuario del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México existen 630,000 unidades de producción que cuentan con algún tipo de sistema de riego, de las cuales, 64.4% posee riego con canales de tierra, 25.4% con canales recubiertos, 7.7% con aspersión, 1.3% con micro aspersión, 3.3% con goteo y 10.2% con otro tipo de sistema de riego.

Es decir, más de la mitad de las unidades de producción de agrícola con riego no cuentan con tecnología que contribuya en optimizar el uso del agua.

Derivado de lo anterior, es evidente la necesidad de modernizar la red hidroagrícola del país, desde las fuentes de abastecimiento hasta la tecnificación de los sistemas de riego, ya que tan sólo 46% del agua destinada llega a las parcelas.

Ante este escenario es indispensable la inversión en tecnología orientada a mejorar el uso del agua que permita incrementar la productividad, rentabilidad y sostenibilidad del sector agrícola.

*José Ramón Ojeda Ledesma es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

jrojeda@fira.gob.mx.

http://eleconomista.com.mx/columnas/agro-negocios/2013/05/02/uso-agua-agricultura

Leave a reply