Uso del agua: la nueva reconversión económica

Uso del agua: la nueva reconversión económica

Voz Invitada

  • 21 noviembre 2012
  • Enrique de la Madrid Cordero

Actualmente pocos elementos son tan vitales y a la vez tan vulnerables como el agua. De su disponibilidad depende no sólo el sustento de la vida, sino que también se define el futuro económico y las perspectivas de crecimiento de los países. Por ello, de la forma en que las empresas usen el agua dependerá su futuro.

La escasez de agua tiene efectos negativos evidentes hacia la población; sin embargo, también impacta a los sectores económicos si se considera que prácticamente cualquier proceso productivo hace un uso intensivo de agua, incluyendo el sector servicios.

De acuerdo con un artículo publicado por el diario español El País, los hoteles ubicados en las costas pueden llegar a consumir entre 300 y 500 litros de agua por día por habitación. Muchos países encuentran en la actividad turística una importante fuente de ingresos, por lo que maximizar la eficiencia en el uso de agua se vuelve fundamental para ellos.

El sector industrial también es un gran consumidor de este líquido y a decir del artículo de El País muchas actividades dependen del agua que captan por cuenta propia a través de pozos y recursos subterráneos y no de la red pública. Según los datos publicados, tan sólo la industria química española utiliza más de 500 millones de metros cúbicos anuales de agua, de los cuales 450 millones son de captación propia. La industria papelera utiliza 300 millones de metros cúbicos anuales de agua, casi todos extraídos por la misma industria, mientras que la de alimentos y bebidas requiere de 200 millones de metros cúbicos, captados directamente en un 65%. Estos procesos industriales pueden llevar a una sobreexplotación de los mantos acuíferos.

Por supuesto, el sector agropecuario es el principal consumidor de agua. En promedio en el mundo 70% del consumo de agua se destina a las actividades del campo. En España, señala el texto de El País, el campo consume 16 mil 118 millones de metros cúbicos de agua de riego anuales. De ese volumen, casi la mitad la absorben los cultivos de cereales, leguminosas, arroz, maíz y forrajes. La escasez de agua en el sector agrícola puede tener afectaciones importantes a los márgenes de utilidad si los productores se ven en la necesidad de cambiar hacia cultivos menos intensivos en el uso de agua, pero con un nivel de rentabilidad menor.

El agua disponible es poca. Sólo 0.25% del agua del planeta es potable y la mayoría se encuentra atrapada en glaciares. Sin embargo, la demanda por ella es creciente debido a una mayor población mundial, con ingresos cada vez más altos que busca más y mejores productos, así como servicios de mayor calidad. En este sentido existe un exceso de demanda por agua que a la larga se transformará en mayores precios para el recurso más vital que existe.

A partir de lo anterior, muchos analistas señalan que la principal reconversión en la industria es precisamente en el uso de agua, considerando que muchos procesos consumen enormes cantidades de este líquido. Según el artículo de El País, se requieren 716 mil litros de agua para producir un kilo de oro y una tonelada de uranio utiliza 505 mil litros. Estos números alcanzan a productos tan cotidianos como un café, que requiere 140 litros de agua desde que se produce hasta que llega al consumidor, o unos pantalones de mezclilla, que consumen 10 mil litros.

En un futuro, quizá, la medición de la productividad incluirá la forma de uso de agua y su maximización en los procesos productivos y de dotación de servicios. De igual forma, los avances tecnológicos y principales inversiones en infraestructura, especialmente las agrícolas, deberán estar orientadas hacia un mejor aprovechamiento del agua.

emadrid1@hotmail.com

@edelamadrid

http://www.vanguardia.com.mx/usodelagualanuevareconversioneconomica-1423924-columna.html

Leave a reply