Usuarios juzgan excesivo el costo del agua en el DF

Usuarios juzgan excesivo el costo del agua en el DF

De acuerdo con la más reciente encuesta, 16% cree que el incremento se debe a que Ebrard busca recursos con miras a las elecciones de 2012

Ulises Beltrán y Alejandro Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de abril.- El incremento en las tarifas del agua desde 2010 y la reciente aplicación de cuotas más altas para el consumo en hogares sin medidores en el Distrito Federal generan amplia desaprobación. Los cobros se consideran excesivos y se ve a un gobierno capitalino insensible ante las condiciones económicas de la gente, de acuerdo con la más reciente encuesta telefónica BGC-Excélsior en el Distrito Federal.

Asimismo, existe la creencia de que el gobierno de Marcelo Ebrard busca financiar su proselitismo con miras a la elección presidencial de 2012, ello aparece entre las razones más frecuentes para explicar los aumentos.

Los incrementos en las tarifas por el suministro de agua potable a los hogares del Distrito Federal aplicados desde 2010 son ampliamente conocidos por la población de la Ciudad de México, 76% supo de ellos.

Los consultados consideran que estas alzas en el costo del hídrico han sido excesivas (51%), pese a las justificaciones oficiales como disminuir el desperdicio y financiar las obras y mantenimiento del sistema de aguas (gráfico 1).

Además, los habitantes de la capital desaprueban esta medida de encarecer el abastecimiento del vital líquido (desacuerdo/en parte, 57%), especialmente porque no les parece un incremento razonable o porque el servicio proporcionado no justifica lo que se cobra.

Cabe señalar que el servicio de agua potable es bien calificado por la población capitalina en lo que respecta a la cantidad suministrada, continuidad y limpieza (más de 60% lo evalúa positivamente), pero eso no parece validar la magnitud de las alzas en su costo.

En términos de tarifas, aunque tienden a prevalecer  las opiniones positivas (bien/muy bien, 53%), existe una minoría bastante extendida que no está conforme (regular/mal o muy mal, 43%).

Sobre la reciente aplicación de una cuota fija para los hogares que no cuentan con medidor de agua, el caso de la tarifa de mil 369 pesos bimestrales para las zonas de alto consumo de este líquido (gráfico 2) causa fuerte rechazo (desacuerdo/desacuerdo en parte, 65%).

La desaprobación a esta medida se basa en que se considera un costo excesivo, aunque también se menciona, entre otras cosas, que el gobierno debería ser el responsable de poner los medidores y que la gente cuenta con pocos recursos como para pagar esa cuota; aun si es para zonas donde se usa más el agua.

Pasar de cobros bimestrales de alrededor de 200 pesos a mil 369 pesos, es considerado por 72% como desproporcionado.

El gobierno del Distrito Federal todavía dista de convencer a la amplia mayoría de que ha valido la pena el incremento. Las opiniones están muy divididas en torno a qué tanto ha cambiado el servicio de agua desde enero de 2010, para una mitad ha mejorado o sigue igual de bien, pero para una proporción casi similar, ha empeorado o sigue igual de mal (gráfico 3).

Como es de esperarse, las nuevas tarifas dan mala imagen al gobierno de Marcelo Ebrard, pues 58% lo ve como insensible a las condiciones económicas de la gente (gráfico 4).

Por ello, la opinión pública capitalina no coincide con el argumento de que con esas alzas, Ebrard gana en popularidad al mostrarse como un gobernante preocupado por el consumo responsable del agua.

Por el contrario, 66% piensa que las alzas perjudican la aceptación popular hacia él por la afectación económica a la población (gráfico 5).

La razón espontáneamente más mencionada por los capitalinos para explicar las alzas de tarifas es de corte electoral: se dice que el jefe de gobierno, Marcelo Ebrard, quiere recursos para su campaña (gráfico 6). Este argumento resulta creíble para muchos, incluso cuando se le contrapone al presunto interés de Ebrard por promover un menor desperdicio.

Si bien 40% se inclina más por la idea de que busca un consumo más responsable del líquido, 47% piensa que aumenta las tarifas porque con ese dinero extra busca financiar su candidatura presidencial por el PRD (gráfico 7).

Por lo pronto, el tema del agua no le ayuda a Marcelo Ebrard a mejorar la aprobación a su gestión en general; (gráfico 8) las opiniones continúan sumamente divididas al respecto (acuerdo, 49%; desacuerdo, 48%).

 Nota metodológica: Responsable de la investigación, Leticia Juárez. Encuesta telefónica en el Distrito Federal: levantamiento del 30 al 31 de marzo de 2011, 400 entrevistas efectivas a población mayor de 18 años.

Método de selección de la muestra: arranque aleatorio y selección sistemática de los números telefónicos residenciales. Margen de error de +/- 5%. La encuesta telefónica tiende a reflejar más la opinión de la población con mayor ingreso y escolaridad. www.bgc.com.mx

2011-04-04 05:00:00

http://excelsior.com.mx/index.php?m=nota&id_nota=727131

Leave a reply