“Van a pagar lo que vale”

“Van a pagar lo que vale”

Javier López Osorio

 

Martes 10 de Enero de 2012    

 

Es el contexto de una de las recientes declaraciones del presidente del Concejo Municipal de Morelia, Manuel Nocetti Tiznado, en cuanto a la necesidad de sanear el Organismo Operador de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Morelia (OOAPAS), y quien dejó entrever su interés de buscar mecanismos asociados a la iniciativa privada para manejar este servicio público municipal. De acuerdo a las notas publicadas sobre sus declaraciones hechas, poco después de tomar posesión en su nuevo cargo, el funcionario expresó que el organismo municipal presenta un déficit financiero de más de 70 millones de pesos y que para sanearlo, “sin caer en la iniciativa privada” (¿?), es necesario aumentar las tarifas, diciendo categórico “van a pagar lo que vale” los morelianos, refiriéndose al vital líquido.

 

Así las cosas, no podemos más que expresar nuestra sorpresa y nuestra duda razonable a tan oprobiosa declaración del empresario-funcionario de la comuna de Morelia. Es una realidad que el mal manejo del organismo lo tiene en una situación financiera delicada, pero en nada debido a los usuarios, más bien al pésimo manejo que de él han hecho sus autoridades. Es una realidad inocultable los malos manejos que realizó Juan Luis Calderón Hinojosa al frente del OOAPAS, en complicidad con la administración municipal (por hecho u omisión), a cargo del entonces presidente municipal Fausto Vallejo Figueroa.

 

No debemos olvidar que a poco más de cuatro meses de haber renunciado al OOAPAS, Calderón Hinojosa nunca solventó, públicamente, los malos manejos de los recursos de los morelianos, que se llegó a mencionar ascienden a más de 200 millones de pesos. Solapado por la autoridad superior con una supuesta auditoría que nadie conoce y que en la realidad tiene al organismo en crisis y que como siempre se quiere que la paguen los contribuyentes. Menudo negocio donde unos hacen sus trapacerías y otros pagan los platos rotos.

 

En la anterior administración, por las mismas causas ahora esgrimidas, se aumentó el costo del vital líquido a 21 pesos el metro cuadrado, el más caro del país, y se han cobrado altos precios por la contratación del servicio llegando hasta 45 mil pesos en colonias populares. Dinero que en nada ha servido para “sanear” un barril sin fondo por la alta discrecionalidad en el uso de los ingresos de ese organismo municipal. Faltaría saber también cuántos empresarios “morosos”, como Salvador López Orduña, deben millonarias cantidades al organismo.

 

Bien haría el señor Nocetti, antes de hablar de aumentos y del petate del muerto, en estudiar la situación real del organismo y realizar una verdadera auditoría al OOAPAS, bajo una coordinación ciudadana (técnica, administrativa y científica), que permita obtener un diagnóstico del actual escenario y pueda proponer medidas para atender de fondo la cuestión del manejo del agua en Morelia. El problema no se soluciona con aumentos discrecionales, ni mucho menos con su privatización, el problema es estructural y así hay que atenderlo.

 

En México existen reportes de que a través de la privatización del manejo del agua se llegó a mayores crisis y aumentos desmedidos en su costo, que sólo permitió el enriquecimiento de unos cuantos, a costa en un pésimo servicio sumamente caro y el deterioro del recurso agua. Si no investíguese los casos de Coahuila, Quintana Roo y Aguascalientes para entender que la privatización es una medida de “mercado-mercancía” que no soluciona el problema de raíz, sino lo agrava.

 

De inicio las empresas privadas se rehúsan a establecer cualquier tipo de convenio con autoridades municipales si éstas no se comprometen a resolver los rezagos en la infraestructura con inversión estatal (deuda pública), a incrementar las tarifas antes de que ingrese el capital privado, a absorber los costos para “eliminar la incertidumbre” respecto de los derechos de propiedad y a garantizar la continuidad de la concesión.

 

De acuerdo a esas experiencias, una vía para su privatización es buscar la recuperación del costo total del agua. En su lenguaje, la “recuperación del costo” se refiere tanto a la eliminación de los subsidios gubernamentales como al incremento de los pagos que los consumidores deben hacer para tener acceso al servicio. Receta fondomonetarista en toda su crudeza al recordar el “van a pagar lo que vale” el servicio, y que viendo bien sería el principio de su privatización.

 

Ahora, más bien, se debería estar hablando de la necesidad de desarrollar un programa de gestión integral del agua, para lo cual se requiere además de la parte del servicio (captación, distribución y saneamiento) y de su “autosuficiencia” financiera, ver a largo plazo identificando las formas de cómo integrar todos los programas asociados de manera sistematizada y complementaria, buscando el objetivo primordial de proteger el recurso agua para satisfacer las necesidades de la comunidad.

 

Esta gestión incluye el manejo de cuencas hidrográficas, la conservación y restauración ambiental, el ordenamiento ecológico del territorio municipal, la planificación articuladora, modelar el crecimiento urbano, el desarrollo de áreas verdes y de protección, como el control del efecto negativo de la contaminación o de las inundaciones.

 

Por tal motivo debemos tener claro que como principios: 1) El agua es un bien común y su acceso es un derecho humano fundamental; 2) El agua no es mercancía, ni puede regirse por leyes del mercado, ni mucho menos privatizarse; 3) Su gestión, manejo y control deben permanecer en el ámbito público/social, con igualdad y equidad, y sin fines de lucro; 3) El manejo ordenado del agua involucra recuperar los ecosistemas como fuentes de captación hasta el tratamiento de las aguas residuales; 4) Impulsar procesos de educación ambiental sobre las causas de su deterioro y la importancia del manejo responsable y solidario del agua y 5) Proponer experiencias exitosas de constitución de fondos de inversión social para el financiamiento de modelos de gestión pública del agua.

http://www.cambiodemichoacan.com.mx/editorial.php?id=6065

Leave a reply