Vivir sin agua, pero que te cobren por el servicio


Cuestionan certificación ISO 9001

 

Nota publicada el 17 de marzo de 2014
por Karla Lorena Lamas

La familia Vázquez hizo de la falta de agua, una forma de vida. Cuatro años antes de que la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe) iniciara con el programa de racionamiento, ellos ya enfrentaban serios problemas con el suministro.

Julieta Ortega de Vázquez es madre de familia, vive en ex Ejido Ruiz Cortines, cerca de la presa Emilio López Zamora; desde que llegó a este fraccionamiento en el 2009, no hay una semana completa que ella recuerde que haya tenido agua.

“Me levanto antes de las 07:00 de la mañana y lo primero que hago es averiguar si hay agua, es lo primero, le bajo a la palanca del baño y no.. pues ya. A los perros, de veras, les tengo que dar agua de garrafón. Ahorita si ves, ya tengo la casa limpia, ya tengo los tendederos llenos, el agua supuestamente se iba a empezar a ir de 10:00 de la mañana a las 23:00 horas a veces son las 07:00 de la mañana y ya no tenemos agua y son las 22:00 horas y el agua no llega”, se quejó.

En promedio, esta familia paga de 350 a 575 pesos mensuales. Un técnico de Cespe le advirtió que, dejar la llave abierta cuando no hay servicio, provoca que el aire active el medidor y eso también se refleja en el costo del recibo.

Para sobrellevar la escasez de agua en Ensenada, que según autoridades agotó sus acuíferos por la sobreexplotación, cubren las necesidades con agua de garrafón que compran en la tienda de la esquina.

“En la semana ponle que gaste unos 70 pesos en garrafones de agua, o sea, ya al mes, y eso ¿quién me lo va a pagar a mi? a parte el agua me la cobran como de manantial”, comparó.

Alegan usuarios certificación de Cespe

La señora Niura Morales, vive en el fraccionamiento Villas del Prado, ubicado al Noroeste de la ciudad, y según el programa de tandeos ella debería recibir agua los lunes, miércoles y viernes, de 3:00 a 15:00 horas, pero aseguró que este plan no funciona.

Visiblemente molesta por lo que considera incumplimiento de la Cespe, interpuso una queja ante la empresa que otorgó la certificación ISO 9001, American Trust Register, SC, alegando que la organismo incumple con los horarios, y que incluso, se queda varios días sin suministro.

José Heriberto Hernández López, director de Sistema de Calidad de American Trust, respondió en unas horas el reclamo de la señora Morales, en la misiva le agradeció los comentarios no sin antes advertir que procederán a realizar una investigación.

Isesalud sugiere ante la presencia de agua sucia

Al problema de la falta de agua se le suma que cuando se restablece el servicio, llega con presión y mezclada con tierra de la tubería que dañan la ropa, y las instalaciones hidráulicas. Para otros usuarios que suelen cocinar con agua de la llave esta práctica puede ser riesgosa.

El Coordinador del Programa de Atención a la Salud de la Infancia y Adolescencia de Isesalud, Javier Terríquez Carrillo, desestimó las afectaciones por consumir agua turbia, y detalló las medidas de higiene que deben mantener las familias durante las horas en que el líquido salga sucio, principalmente usar plata coloidal que las autoridades sanitarias comenzaron a distribuir en los diferentes centros médicos.

“Ahorita, si la ven que viene sucia es un agua que no se puede usar para cocinar, cuando el agua es corriente, es agua clorada, es agua que sí la pueden utilizar para cocinar, pero si ustedes ven que tiene un aspecto turbio, salvo que la vaya a hervir muy bien en el proceso de cocción, ahí se muere todo”, explicó.

Lo que se recomienda es que, si no viene limpia, o clorada, las familias tiene que usar plata coloidal, aunque la mayoría de la tierra que se va durante el arrastre mecánico que se genera cuando se lavan las verduras.

Por su parte el director de Cespe, Arturo Alvarado González, se sorprendió por las quejas que los usuarios de la oficina a su cargo, impusieron en los últimos día ante American Trust. Explicó que la certificación evalúa los procesos que se han resuelto de la mejor manera.

“El tandeo es temporal y fue forzado por el hecho de que no teníamos suficiente agua para surtir a toda la ciudad, tandeos que esperemos que para el mes de mayo ya no los estemos haciendo y que tengamos el agua suficiente volumen de agua para surtir a toda la ciudad”, respondió.

El problema de los tandeos es una situación complicada porque no todas las colonias se abastecen de la misma fuente; algunas reciben de Misión, Maneadero, Valle de Guadalupe, entre otros, por eso es que la ciudad se divide en cuatro zonas.

Los cortes y los problemas de agua sucia se derivan de las constantes fugas de agua que se registran en distintos puntos de la ciudad y otras líneas conductoras, que al repararlas remueven sedimentos que terminan en las tuberías de las viviendas.

Según el programa de tandeos que inició en enero, la ciudad se dividió en cinco sectores. En las zonas I y V, los residentes tienen agua lunes, miércoles y viernes; en la II tienen los martes, jueves, sábado y domingo; en la III, esos mismos días pero adicionan el domingo hasta las 13:00 horas, mientras que en la zona IV, toda la semana de 10:00 a 22:00 horas.

http://www.ensenada.net/noticias/nota.php?id=33727

Leave a reply