Zaragoza Sur ya no quiere promesas, necesita agua

Los vecinos de este sector ya se acostumbraron a ingeniárselas para conseguirla

Zaragoza Sur ya no quiere promesas, necesita agua

Los menores de edad son los que más requieren del agua para no deshidratarse. El agua de las pipas que acuden al lugar tiene mucha sal y provoca malestares.

·         2011-06-24•Comarca y Estados

Vecinos de la Zaragoza Sur se las ingenian para abastecerse del vital líquido. Foto: Hiram Gaspar

Torreón .- El cuento es el mismo de siempre. Les dicen que el agua les llegará a diario, pero esto sólo es una promesa, ya que hay temporadas en que duran hasta dos semanas sin que la pipa llegue a la colonia Zaragoza Sur, por lo que deben de arreglárselas para conseguirla.

Esta es una situación ya común para Ana Cecilia Guzmán, habitante de este sector, quien explicó que el lunes de esta semana, los encargados de la pipa no acudieron, por lo que tuvieron que esperar hasta el martes para llenar sus tinacos.

Cuando llaman al número que aparece en las pipas, lo que les contestan es que sí irán, pero nunca llegan.

“Nos dicen que están ocupados, que nos la van a mandar más tarde y así nos la juegan”. Aseguró que cuando les mandan el agua, los problemas no se hacen esperar, ya que no abastece a todos los habitantes.

Otra de las cosas a las que se tienen que enfrentar es a que no confían en la calidad del líquido, por lo que no la usan para beber, sólo para lavar la ropa, las verduras y otras labores de la casa.

“A menos que no haya otra, sí de plano nos la tomamos así. Compramos o cuando hay el agua de aquí de la máquina, cuando hay, porque a veces se acaba y no tenemos agua”.

En casa de Ana Cecilia, son cinco y tres de ellos, son menores de edad, quienes más le preocupan, ya que en ocasiones, la sal que hay en el agua les provoca dolores de estómago.

“Ellos todo el día quieren estar tomando agua, un galón si acaso no dura todo el día, porque ya para en la noche no tenemos y hay que buscar a ver dónde hay”.

En ocasiones hay unas mangueras de agua en el rincón de la colonia pero es de dudosa calidad.

“No está buena el agua, está muy salada, sabe muy fea y necesitamos agua que sirva para tomar. ¿Para qué queremos agua que no nos sirve?”.

A la fecha, explicó, las autoridades no se han acercado para darles una solución de fondo, ya que el tener las pipas cada tercer día o cada semana, no les ayuda para subsistir y menos cuando el dinero se agota y no hay para comprar un garrafón .

Siempre han pensado que aquellos que sí pueden pagar y les sale un “chorrito” de la toma del agua, tienen suerte, porque quienes carecen de recursos, deben de buscar alternativas.

Impotencia y coraje, es lo que Ana Cecilia siente al ver que no puede confiar en el líquido que les brindan las pipas,“lo que hacemos es aguantarnos, de decir qué hacemos, más que el día que se les antoje que nos traigan agua, la tenemos y el día que no, ni modo, andarla buscando”.

El organismo requiere de agua

A decir de Óscar Hernández García, médico en terapia intensiva y medicina interna, la falta de agua en los extremos de la vida, suele ser la más peligrosa, ya que los niños menores de un año y los adultos mayores a los 70 años de edad, pueden llegar a deshidratarse en menos de ocho horas.

Explicó que este padecimiento no sólo es grave en sí mismo, sino que además se tiene que tomar en cuenta que se afectan otras funciones del organismo como las del riñón y las cerebrales.

A esto deberá de añadírsele que en caso de que el agua que se tome no esté en las condiciones adecuadas, puede llegar a provocar diarrea en los pequeños o en cualquier persona, agravando la situación y poniendo en riesgo la vida del paciente.

Para esto deberá de tomarse por lo menos dos litros de agua para que, con el calor que se tiene en la Comarca Lagunera, los ciudadanos no pierdan una gran cantidad de líquidos y así eviten problemas futuros.

Explicó que no sólo se debe de tomar agua cuando se tiene sed, sino que para prevenir cualquier enfermedad que se pueda desarrollar por la falta del vital líquido, se debe de tomar constantemente vasos con agua natural o de sabor.

La falta de esta sustancia en el cuerpo, puede provocar desorientación en la persona y resequedad en la boca, en las fosas nasales y en el mismo rostro.

Karla Lobato Huerta

http://impreso.milenio.com/node/8980914

Leave a reply